¡Santos cincuentones, Batman!

Es inminente el lanzamiento de Batman: Return Of The Caped Crusaders, filme animado que revive, con toda su estética, iconografía y conceptos, el estilo de la memorable serie televisiva Batman, de 1966, demostrando de paso que, por muchos años que hayan pasado entre medio, esta serie, nuevamente sigue dando que hablar.

Ya hizo harto ruido hace un par de años cuando, tras una ardua batalla legal entre 20Th Century Fox, propietaria de la serie, y Warner Bros, propietarios del personaje (al alero de su subsidiaria DC Entertainment), finalmente vio la luz, por primera vez de manera oficial, la colección completa de la serie (1966 a 1968,más un largometraje entre medio) en blu-ray, en un box set que mucho antes de su lanzamiento, ya había agotado sus preventas en Amazon.

batman66BR1

Lo mismo unos pocos años antes, cuando DC Comics lanzó, sólo on-line, el cómic Batman’66. Para que decir las colecciones de figuras de acción alusivas a la serie. Y esta nueva película animada, que tiene la virtud de tener en su elenco de voces a Adam West y Burt Ward (los legendarios Batman y Robin de la serie), así como a Julie Newmar, la Catwoman original, refrenda el verdadero nivel de culto que tiene esta serie, y su vigencia por muchos Burtons, Schumachers, Dinis, Timms, Nolans y Snyders que hayan pasado entre medio.

Lo que nos lleva a recordar que con este, son 50 los años que se cumplen desde que el primer capítulo de esta serie fuese estrenado por la cadena ABC.

Creada por William Dozier, fue la segunda adaptación de Batman a las pantallas, tras los seriales de matiné que vieron la luz durante los ’40, obedeciendo a los cánones de la época, y que en episodios de poco más de media hora nos presentaba las aventuras de Batman y Robin en su incansable lucha contra el crimen, encarnado en insólitos villanos como El Guasón (César Romero), El Pingüino (Burguess Meredith), Gatúbela, la Mujer Gato (Newmar, pero también encarnada por Lee Meriwether y Ertha Kitt) o el Acertijo (Frank Gorshin, aunque en algunos episodios fue encarnado por John Astin), entre otros.

El argumento era invariablemente el mismo: el villano de turno daba un golpe, Batman y Robin eran llamados por la policía, evitaban un nuevo golpe del villano, caían en la trampa (causando el inevitable cliffhanger para dejar enganchado al espectador), se salvaban de la trampa en el siguiente capítulo, frustraban un nuevo golpe del villano, hasta que finalmente lo atrapaban.

Claro, a ojos de los fans de Batman que se han alimentado del personaje los últimos 30 o 40 años, sobre todo después de que a mediados de los ’70 Dennis O’Neill tomara el control del personaje devolviéndolo a su hábitat natural de las sombras y lo volviera a convertir en vigilante enmascarado antes que superhéroe, puede ser incómodo, hasta desagradable, contemplar a un personaje tan colorido, optimista, inocente, políticamente correcto incluso (comparemos a ese Batman que estaciona correctamente, a plena luz del día y pagando el parquímetro –bailando twist y en una ocasión haciendo surf- con el Batman de Ben Affleck, por ejemplo, que no tiene problema en marcar como ganado a sus perseguidos), pero yo insisto con mi teoría: respondía a las necesidades de su momento.

batman6602

Hablemos de eso: Batman ’66 surge en lo que en la historia del cómic se llamó la Edad de Plata, que para DC Comics fue el momento de relanzar, con nuevos aires a sus clásicos personajes ante la arremetida de Marvel por esos mismos años y, aunque con sutiles diferencias, esta encarnación de Batman se ajustaba con el espíritu del cómic por aquellos años (hablamos de la época en que Batman enfrentaba hasta amenazas interplanetarias!!).

Por otra parte, estamos ante unos EEUU que si bien se alzaba victorioso y como el gran ganador de la Segunda Guerra Mundial, pero que atravesaba la guerra fría y estaba a punto de embarcarse en la de Vietnam. Coincidiendo con esos hitos políticos, surgieron el hipismo, la psicodelia y el flower power. Y como la idea era transmitir mensajes positivos…

Tampoco podemos olvidar esa estética que terminó resultándole tan propia: planos inclinados, onomatopeyas durante las escenas de acción (punch! Zap! Crash!..ya saben..) y esas escenas del Duo Dinámico subiendo por la cornisa, siempre encontrándose con algún personaje insólito asomándose por una ventana en el momento exacto (Jerry Lewis, por ejemplo), que hicieron de esta serie un hito dentro de la cultura pop. Mucho del pop-art de la época (Warhol, Linchtestein, en fin) se alimentaron de la serie y viceversa.

Además, para que andamos con cosas, muchos conocimos a Batman, antes que por las revistas (esas viejas revistas de la editorial mexicana Novaro, serie Avestruz o serie Aguila, con la publicidad de Charles Atlas en la contratapa y sus traducciones que nos legaron a Bruno Díaz y Ricardo Tapia,entre otras iluminaciones) por esta serie, la que vi por primera vez sólo a principios de los 80, cuando con mi familia llegamos desde Talca y era programada por el Canal 13 al mediodía, durante la semana.

batman66BR

El punto es que el cariño que se le tiene a esta serie, a medio siglo de su lanzamiento, ha sido más fuerte que cualquier crítica, ironía o comentario ácido que se le pueda achacar, y seguirá ocupando un lugar no menor en el corazón de los fans batmanianos, incluso en aquellos que renieguen. Y si ha sido capaz de seguir produciendo esa reacción a medio siglo de su lanzamiento, alguna gracia debe tener.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s