la escala salió más larga que el viaje

Para Viktor Navorski (Tom Hanks) era un mero trámite: llegar a Nueva York, salir de Policía Internacional, y cumplir con su misión en la Gran Manzana.

Pero no contaba con que su país de origen, Krakozhia, una pequeña república alguna vez parte de la U.R.S.S., entraría en guerra civil, provocando el quiebre de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, por lo que su visa para entrar al país pierde valor, impidiéndole además regresar a su país, lo que obliga a Viktor a permanecer en el JFK Airport.

Unas horas. Algunos días. Muchos días.

Con el tiempo, Viktor termina por habituarse a la vida dentro del terminal, volviéndose incluso parte del paisaje y logrando una vida relativamente normal, en lo que cabe. Cosa que no le agrada a Dixon (StanleyTucci), el impaciente e implacable director del recinto, quien ve en Viktor un obstáculo en su ascendente carrera..y una obsesión.

terminal_01

Hace poco más de un mes, tuve mi primer viaje en avión, a Punta Cana, República Dominicana. Independiente del destino y de lo bien que lo pasé, la sensación de entrar en un aeropuerto, hacer los trámites, los procesos de seguridad, el abordar, despegar y el hecho mismo de volar me conquistaron. Amé la sensación y quiero repetirla.

Si, quizás se trate de un caso excepcional y me esté entusiasmando más de la cuenta con algo que para mucha gente es rutina. Quizás si fuera viajero frecuente no me entusiasmaría tanto.

Pero si me llamo Merham Karimi Nasseri, ciudadano iraní que se vio obligado a residir en el areopuerto Charles De Gaulle de París entre 1988 y 2006, ciertamente no me causaría gracia.

Lo cierto es que la historia de Nasseri no deja de ser insólita. Lo suficiente para llamar la atención de Steven Spielberg, quien en 2004 la convirtió en la comedia dramática La Terminal. Quizás no sea uno de sus filmes más extraordinarios (la estrenó entre Minority Report, Atrápame Si Puedes y La Guerra de los Mundos, filmes cuyo potencial épico sobrepasa con creces la historia en comentario) pero vaya que se disfruta.

Es una historia modesta en comparación a otras del mismo autor, okey, pero eso no nos puede llamar al engaño (trata de filmar en medio de uno de los aeropuertos más importantes y concurridos del mundo, sin interrumpir su funcionamiento, y dime si puedes seguir hablando de modestia). Negar lo extraordinario de la historia de nuestro protagonista es pecar de una irresponsabilidad severa.

No en vano, estamos hablando de un personaje que, sobrepasado por las circunstancias, se ve privado de volver a su propio país, pero tampoco es admitido para entrar a otro, viéndose empujado a adaptar su vida al ritmo y mecanismo de un lugar de paso, no apto para vivir sino sólo para transitar. Un No-Lugar, como diría Fuguet. Viktor se ve obligado a subsistir y arreglárselas como pueda para mantenerse en un entorno no hostil, pero ciertamente no del todo amigable.

terminal_02

Viktor, en todo caso, es lo bastante listo para salir del paso y girar las cosas a su favor. Sin dinero, equipaje, conocidos, ni siquiera un idioma, logra, a fuerza de ingenio, un poco de suerte y una facilidad para caerle bien a la gente, salir del paso.

No tarda en hacerse de amigo con otros personajes tan solitarios, tan desamparados como él: el chico de las maletas (Diego Luna), un huraño barrendero hindú (Kumar Pallana), la chica de la sala de embarque (Zoe Saldanha), vive un breve romance con Amelia, una aeromoza (Catherine Zeta Jones) y hasta desarrolla una rivalidad, aunque el no la ve como tal, con un burócrata que solo quiere librarse de él.

Una vida normal, en un entorno anormal.

No es casualidad que Spielberg haya escogido para interpretar esta epopeya a Tom Hanks, quien ya venía de protagonizar otra gran película, Náufrago, de la mano de Robert Zemeckis, otro de los discípulos del tío Steven. Así que ya conocía de interpretar personajes en situaciones límites. Y si se fijan bien, pese a las diferencias obvias, la situación que atraviesan es más similar de lo que parece.

La Terminal es una película que funciona bien a lo largo de todo su metraje. Demostrándonos una vez más la buena mano de Spielberg para convertir lo ordinario en extraordinario. Situaciones que le podrían pasar a cualquiera, sin necesidad de momentos de gran espectacularidad, pero lo bastante bien hecha como para quedarse en la memoria.

De hecho, han pasado varios años desde la última vez que vi esta película. Y si me acordé de ella fue precisamente al llegar a Arturo Merino Benítez y hacer la previa antes de abordar. Eso me hizo click y recordé inmediatamente la historia de Viktor. Sentirla tan vigente, tan viva, es porque algo bien hecho tuvo que tener.

terminal_br

****

THE TERMINAL

Director:Steven Spielberg

Intérpretes: Tom Hanks; Stanley Tucci; Catherine Zeta Jones; Zoe Saldanha; Diego Luna; Chi McBride; Kumar Pallana.

Comedia

2004

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s