otras formas de ver ciertos hechos

librone_BR

Películas sobre el Holocausto hay muchas. Prácticamente desde que terminó la Segunda Guerra Mundial el tema del martirio del pueblo judío a manos del nazismo ha sido tema recurrente dentro de la cinematografía, y contempla títulos como Escape de Sobibor, El Diario de Ana Frank, La Decisión de Sophie o, más recientemente, La Vida es Bella y La Lista de Schindler.

Hoy voy a quedarme con dos que tienen una particular mirada sobre el Holocausto que escapa la mera relación de hechos ocurridos dentro de los campos de concentración. Porque si bien hubo muchos judíos que de alguna manera no cayeron en ellos, no necesariamente lo pasaron mejor que otros.

Estrenada en 2002, y dirigida por Roman Polanski, El Pianista se basa en el libro del pianista polaco Wladyslaw Szpilman (Adrien Brody). Junto a su familia de origen judío, residentes en Varsovia, Wladyslaw vive la invasión alemana sobre Polonia en 1939, el traslado al ghetto de la ciudad y su posterior traslado a los campos de concentración y exterminio. Y aunque salva providencialmente gracias a un viejo conocido, su libertad no le sirve de mucho, ya que deberá pasar de escondite en escondite, primero en casas de amigos y conocidos, luego entre las ruinas de la devastada Varsovia, evitando la persecución, las escaramuzas entre nazis y los escasos focos de resistencia, y evitando sucumbir ante el hambre, el frío y la soledad.

pianista01

Distinto es el registro de The Black Book, película alemana/holandesa/británica de 2006. Es la historia de Rachel (Clarice Van Houten), cantante judía que debe abandonar Berlín luego de que la casa de la familia holandesa con la que residía es bombardeada. Creyéndose a salvo, se reúne con su familia e intentan huir hacia el sur, sufriendo una emboscada nazi de la que sólo Rachel salva con vida, ayudada por la resistencia. Gracias a ellos consigue un pasaporte falso y trabajo como secretaria en el seno mismo de la Gestapo en La Haya, permitiéndole servir además como espía para sus salvadores.

Sorprendente es el trabajo de Paul Verhoeven, director de esta producción, de quien nos habíamos acostumbrado a ver reverendas porquerías. Cierto, tuvo a su haber clásicos del cine de acción abundante en testosterona como Robocop y El Vengador del Futuro (los originales, claro), pero después rubricó esa burrada llamada Showgirls (una de las peores películas de la historia) que lo marcó para siempre, en mala, de lo que no logró recuperarse por mucho que después haya tratado de arreglarla con cosas como Starship Troopers o El Hombre Sin Sombra.

Con Black Book se recompone totalmente, construyendo un filme inédito dentro del género bélico, y del subgénero de la segunda guerra. Filmes de espionaje en este contexto ha habido muchos, pero cuya protagonista fuera precisamente una víctima, y operando desde la propia resistencia, en frente a las propias narices del Reich. Y aunque no falta el factor emotividad (no en vano estamos hablando de una comunidad que fue prácticamente arrasada por el mero hecho de no provenir de la misma etnia que la autoridad de entonces), Verhoeven no pierde el control de la historia, la cual atrapa hasta el final, sin puntos bajos (o sea, los tiene, pero nunca tan graves como para mandar el filme por el despeñadero) y sin perder la motivación principal del filme, adjudicándose varios premios en festivales europeos e independientes.

librone_01

Distinto, ya dije, es el caso de El Pianista. Esta es ante todo una historia de sobrevivencia en un entorno duro, vista a través de los ojos de nuestro protagonista, que encarna el progresivo deterioro de la calidad de vida de los perseguidos a lo largo del proceso que sólo concluyó con la irrupción soviética a mediados de los ’40. Durante un largo período de más de media década, Wladyslaw pierde su estilo de vida, a su familia, su prestigio y dignidad, se ve obligado a mendigar por un escondite o un pedazo de pan.

Sin nada que comer o que ponerse, o donde esconderse, ignorante pero a la vez muy consciente del destino de sus familiares, Wladyslaw, soberbia actuación de Adrien Brody, se debate entre la vida y la muerte…o la locura total. Todo ello narrado con el oficio a que Polanski nos tiene acostumbrados, ante una impactante reconstrucción que le valió el Oscar y el Cesar como Mejor Director, mismos premios para Brody como actor, más el Cesar y la Palma de Oro como Mejor Película.

Son películas diferentes, de motivos diferentes, ligadas por un tema de fondo común, pero además por la virtud de dar una mirada diferente a un evento histórico, lejos de la lágrima fácil, y de la estética del reportaje televisivo. Y es precisamente en esa variedad de puntos de vista donde están sus principales virtudes.

THE PIANIST

***1/2

pianista_BR

Director: Roman Polanski

Intérpretes: Adrien Brody; Thomas Kretschmann; Maureen Lipman; Frank Finlay; Emilia Fox

Drama

2002

ZWARBOEK (THE BLACK BOOK)

***1/2

Director: Paul Verhoeven

Intérpretes: Clarice Van Houten; Sebastian Koch; Thom Hoffmann

Drama/Espionaje

2006

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s