sin mucha dignidad

Hans (Daniel Bruhl) y Lena (Emma Watson) son dos ciudadanos alemanes residentes en el Chile de 1973. Ella es aeromoza. El es fotógrafo y está ligado a los movimientos revolucionarios que, en plena Unidad Popular, llaman a la vía armada al socialismo.

Por eso, cuando estalla el golpe militar del 11 de septiembre, ambos son detenidos. Y aunque Lena es puesta en libertad pronto, del paradero de Hans no se sabe nada.

Averiguando, Lena descubre que Hans fue llevado a Colonia Dignidad, una comunidad de ciudadanos alemanes ubicada en un predio del sur del país, encabezada por el pastor Paul Schafer (Michael Nyvquist). Ignorante de lo que ocurre en el interior del enclave, Lena decide infiltrarse y tratar de rescatar a Hans…

colonia_01

El gran problema con Colonia  no es la película en sí. Es la polémica trucha, tipo teoría conspirativa a lo Salfate, tejida a su alrededor, acusando de la censura de la película.

Al año, de trescientas películas que debutan en salas, a los cines nacionales no alcanzan a llegar fácilmente dos tercios de esa cantidad. O llegan tarde. O solo llegan en dvd, al cable, streamings y descargas legales y de los otros, o simplemente no llegan. Principalmente porque ninguna distribuidora se interesó en exhibirla, o no tuvieron como acomodarla en el calendario, o no encontraron sala. Ninguna de esas doscientas películas pasa de largo por un tema de censura. Y ni en Chile, ni en ningún país del mundo (excepto, quizás en Corea del Norte, Venezuela y las naciones regidas por el Corán) se censuran las películas.

Además, ¿que se podría censurar de Colonia? No muestra nada que no se haya visto antes en Informe Especial, o en La Lista de Schindler, o cualquier otra película o documental sobre el Tercer Reich o sobre nuestra propia dictadura militar.

Así, tenemos que una película sin nada del otro mundo termina ensalzada por una discusión levantada por unos cuantos mitómanos que han terminado por darle más atractivo del que en verdad tiene.

Porque, hay que ser claro con esto, Colonia es bien ahí no más. Mala, mala no es. Pero uno que no sea fan de Emma Watson puede vivir lo más bien sin verla (incluso sus fans, diría).

colonia

Tiene sus aciertos, si, que nos hacen tenerle algo de indulgencia. Una dirección de arte, diseño bastante fiel no sólo con lo que conocemos de la Colonia Dignidad y sus alrededores, sino también con el Santiago de 1973 (aunque haya sido filmada en Argentina, todavía nos pesa en contra nuestra los chascos sufridos por el equipo de Quantum Of Solace hace casi una década), además de actuaciones bastante decentes de sus protagónicos, que hacen lo mejor que pueden con un guión muy flojo (aunque igual les recomendaría cambiar de manager, tienen demasiado talento como para perderlo haciendo de salvavidas de historias mediocres).

De ahí vienen todas las debilidades de esta película, de un argumento que pretende ser un thriller político, pero que cae en tantas obviedades y tantos lugares comunes que la vuelven un filme absolutamente predecible y que hace ver la historia original como algo trivial y liviano.

Tomemos por ejemplo filmes como El Libro Negro (la notable película de Paul Verhoveen sobre el holocausto) o La Lista de Schindler, que no se guardan nada para mostrar los horrores del nazismo y uno los cree completamente. Colonia no lo logra, aun conteniendo imágenes de sufrimiento y físico y moral, que no nos mueven un pelo.

Colonia consigue además que uno de los personajes más repudiados de la historia reciente de Chile, Paul Schaefer, por más de una década uno de los hombres más buscados del país por un largo historial de pedofilia, abusos sexuales y tortura, se presente como un villano caricaturesco. Una suerte de líder religioso y político como el que se muestra en la película funciona en un capítulo de Los Simpson, pero no en una historia basada, según se dice, en hechos reales.

Así es como una película que aparece dedicada a las víctimas de la dictadura más parece una falta de respeto para éstas.

Queda esa sensación, que todo el proceso de Colonia Dignidad y sus vínculos con la dictadura al final no han sido más que una anécdota para contar en una película. Colonia relativiza demasiado los hechos ocurridos en dicho asentamiento por más de medio siglo. Y honestamente, eso no nos ayuda mucho.

**

coloniapos

COLONIA

Director: Florian Gallenberger

Intérpretes: Emma Watson; Daniel Bruhl; Michael Nyvquist; Richenda Carey

Drama

2015

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s