la sensación de que pudo ser mejor

Haciéndose pasar por turista, James Bond (Daniel Craig) se encuentra en Ciudad de México, en una investigación encargada antes de morir por su anterior jefa (Judi Dench): prevenir que una organización terrorista haga volar un estadio. Sin embargo, se ve involucrado en un confuso incidente que termina con la destrucción de un viejo edificio y la muerte de Sciarra, aparentemente el cabecilla de esta organización.

Al volver a Londres, y mientras se está votando la reformación de los servicios de inteligencia MI5 y MI6, M (Ralph Fiennes) releva de sus funciones a Bond por los hechos anteriores, a fin de no alterar el curso de las conversaciones. Sin embargo, convencido de la información que le dejara su anterior superior jerárquico, y con la ayuda extraoficial de Moneypenny (Naomie Harris) y Q (Ben Wishaw), Bond se inmiscuye cada vez más en las pistas, descubriendo un plan global para la dominación mundial, del que apenas conoce una punta…

007spectre01

Comenzamos un nuevo año, con los títulos rezagados del 2015, y la afortunada en iniciar esta nueva temporada es Spectre, la última entrega de la saga de James Bond, nuevamente dirigida por Sam Mendes y, según viene sonando desde hace un rato, la última con Daniel Craig en el rol principal.

Y voy a ser franco. Me cuesta hacer esta reseña. Pero no porque la película sea mala, sino que porque me cuesta encontrar qué fue lo tan terrible que muchos le encontraron a Spectre que no les gustó.

Aclaremos una cosa: Spectre no es una mala película. No es un filme Bond perfecto, tiene sus flaquezas, algunas bastante dolorosas, pero eso no lo hace una película mala. Películas malas de Bond hay, pero no es el caso.

Diría que Spectre tiene lo que podríamos llamar el síndrome del Regreso del Jedi. Lo expliqué tiempo atrás. El Regreso del Jedi no es una mala película, pero que ha sido históricamente castigada por ciertos factores, principalmente por haber tenido la mala suerte de suceder a El Imperio Contraataca, la mejor de la serie. Spectre sufre una situación similar: con sus virtudes (que las tiene) tiene la mala suerte de suceder a Skyfall (2012) lo más cerca de la perfección que ha estado Bond en la gran pantalla.

Sobre todo si tomamos en cuenta que Skyfall cerraba la trilogía de “reinicio” de Bond (iniciada con otro filme fundamental, Casino Royale, 2006) y con Spectre comenzaba ya la historia Bond como la veníamos conociendo (con Connery, Moore, Lazenby, Brosnan y hasta Dalton). Eso, más repetir el equipo ganador de Skyfall. Así, podemos concluir que el peor enemigo de Spectre son las altas expectativas. Y ciertamente, con todos sus aciertos, no le alcanza.

La película tiene todo lo que uno conoce y disfruta de James Bond: la escena de Bond disparando a la cuarta pared, una increíble secuencia de acción inicial, persecuciones automovilísticas, personajes entrañables como Q y Moneypenny, la clásica secuencia en que 007 hace pedazos la tecnología que el servicio secreto pone en sus manos, el secuaz impresionante y listo para usar los puños o el revólver (encarnado esta vez por el cumplidor Dave Bautista) y la pelea de rigor, humor por montones y, por supuesto, las chicas Bond (que me perdonen los fans de Monica Bellucci, pero Lea Seydoux me encantó). Como ven, todas las piezas que normalmente arman el puzzle Bond están en su lugar.

007spectre03

O mejor dicho, casi todas. Y no, que Bond atraviese situaciones físicamente imposibles a lo largo de la historia no es un error, es una de las gracias del personaje.

Primera falla: la canción de Sam Smith. En primera, no conozco a este fulano (como si conocía a Adele, a Jack White o a Chris Cornell, por citar las últimas cintas Bond). En segunda, la escuché más de una vez y no encuentro por donde pega y junta con el universo 007. Da lo mismo si es buena o mala, pero una canción Bond funciona cuando la escuchas sin ver las películas y de inmediato la asocias a 007. La canción de Smith no lo logra, y por eso es que fracasa.

Segunda falla: y más garrafal que la anterior: que mal aprovechado está Christoph Waltz, un actor más que capaz en crear villanos carismáticos (pensemos en el coronel Landa, en Bastardos Sin Gloria), no me resulta convincente. A ratos me parece que Waltz no está cómodo en el papel de Oberhauser, también conocido como Ernest Stavro Blofeld, a la larga el villano clásico de Bond. Lo que es bastante triste, si pensamos en los actores que lo precedieron en el cargo, como Mads Milkkelsen (Le Chiffre, en Casino Royale) o Javier Bardem (Silva, en Skyfall), que dejan hacen que uno vea aún más mal la performance de Waltz.

Tercera falla: el argumento, que presenta ciertas fallas y soluciones que no terminan de convencerme.

Y es una lástima que un director más que capacitado como Sam Mendes (ganador del Oscar como mejor director por Belleza Americana, y responsable de esa maravilla llamada Camino a la Perdición) haya dejado que se le escapen de las manos esta clase de detalles. Un poquito más de cuidado de su parte habríamos tenido un filme Bond con todo el derecho del mundo a ser considerado uno de los grandes estrenos del año. Esta vez, se limitó con ser un filme correcto en el armado de las piezas.

007 merece más que eso.

007spectreBR

***

SPECTRE

Director: Sam Mendes

Intérpretes: Daniel Craig; Lea Seydoux; Christoph Waltz; Monica Bellucci; Ralph Fiennes; Ben Wishaw; Naomie Harris; Dave Bautista; Andrew Scott

Espionaje

2015

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s