1000 entradas después…una oferta que no pude rechazar

En un primaveral día de 1945, en su casa de las afueras de Nueva York, Vitto Andolini Corleone (Marlon Brando) celebra la boda de su hija Connie (Talia Shire) y el reencuentro con sus otros hijos Sonny (James Caan), Fredo (John Cazale) y Michael (Al Pacino), recién retirado con honores después de servir en la segunda guerra, además de su hijo adoptivo y consejero Tom Hagen (Robert Duvall).

Conocido como un próspero empresario agrícola y hotelero, y un destacado miembro de la comunidad siciliana en la ciudad por su solidaridad, esta es sólo la fachada por la que Corleone deambula por la vía pública, ocultando su verdadera identidad: es el jefe de una de las cinco familias más importantes e influyentes de la Cosa Nostra, el crimen organizado que reina en el Nueva York de la época, ha cimentado su fortuna e influencia sobre la base de la extorsión, el contrabando, la prostitución y el trabajo sucio.

Asesorado por Tom y Sonny, y junto a sus hombres de confianza de toda una vida, Tessio (Abe Vigoda) y Clemenza (Richard Castellano), Vitto acude a una reunión convocada para tratar la propuesta de Virgil Sollozzo, conocido como El Turco (Al Lettieri) quien pide a las familias su auspicio para iniciar una gigantesca operación de tráfico de heroína, la primera gran operación del tipo en el país. Contrario a lo que todos pronosticaban, temiendo que la droga se convierta en algo que después no se pueda controlar, Vitto se opone a dar este préstamo, frustrando la operación.

A los pocos días, una serie de atentados contra la familia Corleone, que incluso dejan a don Vitto al borde de la muerte, obligan a la familia a cambiar de estrategia y Michael, quien hasta ahora se había marginado de las actividades ilegales del clan, decide ocupar un rol más activo y hacer justicia con sus propias manos…

godfather01

En qué lío me he metido!!

Aunque a lo largo de la historia de este blog he hecho una cantidad considerable de referencias a esta obra de 1972, nunca había hecho una reseña propiamente tal. Por eso, dije que la reservaría para una ocasión especial.

Me propuse que una vez llegara a la columna número 1000, ésta se dedicaría a la que, obviando mis preferencias personales y subjetivas, opino modestamente que es la mejor película de la historia: El Padrino.

Si, me puse una meta difícil. Pero era una oferta que no podía rechazar. Asi que vamos por partes.

Partamos diciendo que El Padrino surge en un momento en que los estudios se habían dado cuenta que la plata que entraba por las superproducciones no era la misma que salía de sus bolsillos para hacerlas. Que uno de sus géneros más clásicos como el western se había ido de EEUU para instalarse en Italia y España desembolsando menos plata y recibiendo mayores elogios. Que en la misma Italia, Francia y Alemania hace rato que venía haciendo ruido un puñado de directores que rodaban gastando menos dinero y poniendo más alma y corazón en sus producciones.

Fue así que se dieron cuenta que tenían que poner énfasis en las historias y en sus realizadores antes que en los escenarios gigantescos donde colocar a diez mil extras vestidos en traje de época, reduciéndose las superproducciones a unos pocos casos puntuales y sandías caladas. El caldo de cultivo donde surgieron los Scorseses, los Allens, los Pakulas, los Ciminos, los De Palmas…y un tal Francis Ford Coppola.

Y es este mismo Francis Ford Coppola quien tuvo que luchar contra todos los obstáculos posibles para convencer a la Paramount Pictures de comprar los derechos de una novela de Mario Puzo publicada no mucho tiempo antes, sobre una familia de gangsters sicilianos en Nueva York. La gestación de El Padrino no fue sencilla y requirió de Coppola una ardua lucha para primero filmar la película y luego, a su manera, con los actores que él quería y en sus términos.

Pensemos que Paramount Pictures no quería a Marlon Brando en la película principalmente por su difícil carácter. Ni a Al Pacino, pues no obstante sabían del talento que ya habían derrochado talento de sobra en teatro y en algunas películas independientes, pero no le veían cara de rentable. El entusiasmo de Coppola             por la novela de Puzo (una simple novela de gangsters) era un chiste recurrente en los pasillos del estudio.

godfather04

Pero Coppola luchó hasta el final, y a la luz de los resultados (uno de los universos cinematográficos más completos, trascendiendo incluso la pantalla con novelas, videojuegos y otros derivados, canónicos y expandidos), valió la pena.

Cierto que el motivo fundamental de El Padrino es el crimen organizado visto desde dentro, motivo recurrente en la literatura de Puzo (Omerta, El Último Don y hasta su novela histórica Los Borgia tiene mucho del tema) y del cine. Pero restringir El Padrino a una historia de guerra de pandillas es tener una visión muy restringida de la obra.

El Padrino es más que eso. En primera, es una historia de familia. Más específicamente de un padre de familia. Vitto Corleone podrá ser la cabeza de una importante organización ilícita, actividad a la que llegó por un tema de supervivencia (como nos queda claro la secuela del filme, estrenada en 1974). Un hombre que no tiene escrúpulos para hacer lo que sea necesario para el bienestar de su gente.

Un hombre de conceptos muy claros, que no duda en decir que no quiere en un principio en intervenir en una actividad que le podría reportar mucho dinero pero a costa de un flagelo que podría hacer añicos familias y comunidades. Don Vitto lo deja muy claro, ni él ni su familia son asesinos, y no tomará una vida si puede evitarlo. Dentro de todo, el caballero tenía cierta ética.

Y un hombre para quien lo más sagrado es la familia. Al punto que no puede evitar pegarle una mirada furtiva a su hijo cuando éste cree que sus infidelidades habían pasado inadvertidas. Pero que se desarma completamente cuando ve a ese mismo hijo acribillado a balazos o a su hijo menor, a quien no quería involucrar en sus negocios, tomar las riendas de la familia, empujado por las circunstancias.

Pero por sobre cualquier otra cosa, Vitto Corleone es un tipo inteligente, calculador y que no acostumbra dar pasos en falso. Sí, es capaz de renunciar a una venganza a fin de prevenir una masacre, pero al mismo tiempo, jugar las cartas precisas para alzarse como el vencedor.

Es esa duplicidad en la que se desenvuelve Vitto Corleone (padre de familia vs líder criminal) la que constituye el elemento central de la historia, al menos en esta primera película, que terminó por alzarse con tres premios de la Academia (película, guión adaptado y actor para Marlon Brando, y con otras nominaciones para su director, compositor –Nino Rota, que aquí presenta dos de los temas  más icónicos del cine, y a Pacino, Duvall y Caan por mejores actores de reparto) seis Golden Globe y una larga lista de reconocimientos y nominaciones. No hay recuento de mejores películas en que no mencionen a El Padrino, especialmente en la parte alta de la lista.

godfather02

Por eso no es fácil hablar de El Padrino ¿qué cosa nueva puedes decir que no se haya dicho antes?

Coppola cuenta con maestría este cuento acerca de un padre en la disyuntiva de buscar lo mejor para su gente a sabiendas de que lo que hace no es lo mejor para la sociedad (pero insiste en ello porque ha terminado por convencerse de que es lo que mejor hace), y cuenta la historia haciéndola tan única que uno llega a pensar que éste y Puzo fueron separados al nacer, apoyado en la impecable fotografía de Gordon Willis y la inolvidable partitura del citado Nino Rota. Y claro, sin dejar de mencionar el sólido, soberbio y jamás igualado trabajo de Marlon Brando en el rol principal.

Brando le dio a Vitto Corleone toda la presencia, imponencia, personalidad y solidez que el personaje necesitaba. Estamos hablando de un señor al que no le tiembla la voz para ordenar se pongan las cosas en orden, burlarse de la actitud pusilánime de uno de sus protegidos, pero que se desarma completamente ante sus hijos. Brando nos hace espectadores de un Vitto del que temblamos cuando habla golpeado (capaz de dejar caballos finasangre decapitados a los pies de la cama de aquellos que no aceptan sus ofertas), pero que nos deja hecho bolsa cuando nombra a Michael su sucesor. Corleone es un personaje atormentado: todo lo que ha hecho ha sido por el bien de su familia, y por eso se vio empujado a entrar en un entorno del que ya no puede salir.

Brando captó a la perfección la esencia de Vitto Corleone y por eso es que es prácticamente separar al intérprete del personaje.

Sin desmerecer al resto del impecable elenco, donde unos jóvenes Pacino (quien asume a la perfección este rol de hijo pródigo, que vuelve a la familia que alguna vez rechazó, para tomar las riendas que nunca quiso, o al menos así nos hizo creer), Duvall, Caan, Cazale, Diane Keaton golpeaban la cátedra metiéndose en una camisa de once varas que les cupo a la perfección, pero Brando es responsable del 50% del triunfo de esta película.

Experiencia cinematográfica absoluta como pocas, que dio pie a un tremendo universo expandido que incluye novelas, videojuegos y múltiples momentos icónicos en la cultura pop (que han sido tributados, homenajeados y parodiados cada vez que ha sido posible), imitada y jamás igualada (los intentos más cercanos de llegarle a los talones fueron cosas como Buenos Muchachos, de Scorsese, y la serie Los Soprano, y aún ellas no le llegan ni a la cintura) y que prácticamente no tiene escenas malas. Unas mejores que otras, pero malas? Por ningún motivo.

Podría pasarme días escribiendo al respecto (el borrador ya me ha tomado tres páginas en Word) y aún así no tendría palabras que hagan justicia con la grandeza a esta obra.

Me puse una tarea difícil. Espero haberlo logrado.

*****

 

THE GODFATHER

Director: Francis Ford Coppola

Intérpretes: Marlon Brando; Al Pacino; James Caan; Robert Duvall; John Cazale; Talia Shire; Diane Keaton; Al Lettieri; Abe Vigoda; Richard Castellano; Al Martino

Drama/Policial/Suspenso

1972

godfatherBR

Y así es como hemos llegado a las mil columnas. Mil entregas en las que durante los últimos siete años he volcado tiempo, ganas, ideas, teorías, opiniones, en un principio motivado por la necesidad de tener una válvula de escape y así evitar terminar en el diván del psiquiatra víctima de la sobreinformación, ahora porque esta página se ha vuelto una parte importante de mi vida.

Directa o indirectamente ella me ha permitido hacerme un nombre, conocer nuevos mundos, paisajes, aventuras, gente increíble..de hecho, este blog fue fundamental para conocer a Alexa Wolf y construir esa vida simple pero perfecta a la vez que tenemos juntos.

Ha habido columnas que han sido muy populares, otras han pasado piola. Algunas las veo y me da vergüenza haberlas escrito, así como hay no pocas que me siento orgulloso incluso años después de haberlas publicado.

Si lo he hecho bien o mal, ustedes tienen la última palabra.

De todos modos, siete años metido en esto, sin bajar los brazos, y con un promedio de cincuenta visitas diarias (cincuenta personas que se tomaron su tiempo para venir hasta acá), sin grandes auspicios ni más difusión que twitter o Facebook, algo debo haber hecho bien.

Gracias a todos por su atención. Sin ella, no habría llegado hasta aquí ni en sueños.

Y sobre todo gracias a Alexa Wolf, por apoyarme siempre en las locuras que hago.

Nos reencontraremos en las dos mil.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s