diez años en arriendo

(Esta no es una crítica de cine, sino más bien una declaración de sentimientos. Perdonen el desorden).

Se cumplen esta semana diez años desde un hito no menor en la cinematografía nacional, y en mi propia vida de cinéfilo: una década desde el estreno de Se Arrienda, el filme con que el escritor Alberto Fuguet, quien con su recién lanzada novela “No Ficción” (la primera obra de ficción que lanza después de casi cinco años dedicado a, paradojalmente, la no ficción) está volviendo a dar que hablar.

se_arrienda_02

No entraré en detalles, porque ya hemos tratado este tema varias veces en esta misma página. Sólo como un recordatorio, se trata de Gastón Fernández (Luciano Cruz-Coke), músico de profesión quien, tras varios años de perfeccionamiento en Nueva York, vuelve a Chile para enfrentar la realidad: no encuentra trabajo, amenazando su hasta entonces relajado estilo de vida su mayor éxito fue la composición del soundtrack de un filme de escasa repercusión, su mejor amigo, Julián Balbo (Felipe Braun) ha derivado de la música de vanguardia a la producción de música pop, su ex novia está por casarse y se dedica a diseñar malls y edificios corporativos, y todos sus amigos han dado la espalda a lo que alguna vez declararon como estilo de vida: no venderse al sistema.

Apremiado por las circunstancias, debe postergar su carrera musical y aceptar el trabajo de corredor de propiedades que su padre, un buen hombre que se ha hecho a si mismo, a puro ñeque (Jaime Vadell, no podía ser de otra manera) le ofrece en su empresa de corretaje, lo que hace a Gastón un tipo frustrado y lleno de inseguridades.

Hay películas que te marcan. Que se vuelven parte de tu vida irremediablemente. Y no sólo porque te gustaron mucho, sino que porque además te encontraron en un momento determinado de tu vida y que te ayudó a definir muchas cosas de ella. Fue lo que me pasó con Alta Fidelidad (película que tiene más de un parentesco con Se Arrienda) y que a la postre la terminó por convertir en la gran película de mi vida, y con la cinta que comentamos hoy.

Comenté una vez, creo que en el recordado Raw Is Chile, que vi Se Arrienda con desfase, cuando salió en dvd, recién (cuando se estrenó en cine estaba a poco de dar mi examen de grado por segunda vez y no quería romper la concentración), por la misma época en que me estaba titulando de abogado y estaba en esa encrucijada de buscar trabajo. Por eso, y por la manera en que fue contada (por obra del guión escrito a medias entre Fuguet y el gran Francisco Ortega) no me costó identificarme con el drama de Gastón.

se_arrienda_04

No era un proceso fácil, la pega no aparecía y eso te dejaba la sensación de que pasaste la mitad de tu hasta entonces vida, en algo en lo que estabas seguro era lo tuyo, para nada. Y te empiezas a cuestionar sobre de que te sirvió esforzarte tanto, entonces. Pero lo conseguí. Quizás no es el trabajo que había soñado siempre (es más, si mi yo recién salido del colegio me viera trabajando en un tribunal, lo más probable es que se molestaría de verme trabajando para el enemigo), pero no me quejo.

Me da para vivir y me permite hacer las cosas que me gustan. Claro, ideal sería si fuese al revés, pero este no es un mundo ideal.

Y es que no se trata de venderse necesariamente. Uno entra a trabajar básicamente empujado por la necesidad de ser autosuficiente, de demostrar lo que uno vale, es capaz de hacer por sí mismo…sin renunciar a lo que uno es. Venderse es otra cosa y está más ligada al ego, a la ansiedad por ser otra cosa para ser aceptado por los que tienen power.

Trabajar en un banco o en una afp no es venderse. Vestirte como hacen tus jefes, alabar sus gustos y tratar de enganchar con ellos y endeudarse para que tus hijos vayan al mismo colegio y vivir en el mismo barrio que tu patrón si que lo es.

Todo depende de encontrar el equilibrio entre lo que se es, lo que se hace y lo que se quiere lograr.

Gastón alcanza a abrir los ojos. A darse cuenta que hay cosas más terribles que ponerse corbata para no quedar debiendo la luz y el agua. A darse cuenta que no está solo en el mundo, y que hay gente (amigos, amores, familiares) que creen en él, y que es cosa de que se ponga las pilas y sea capaz de creer en sí mismo.

Repaso de vez en cuando Se Arrienda. Ahora cada vez menos que antes, es cierto, pero siempre es bueno reencontrarse con este filme. Es como un indicador que me permite ver las cosas en perspectiva. Y así saber que todo está en orden.

Quizás para mi yo de 18 años yo sea una rata, pero mi yo de 29 puede que me diga que “hey, en 10 años has tenido más logros que yo en los 29 anteriores”. Y saber eso hace que todo valga la pena.

Vamos viendo: tengo una profesión, un patrimonio, trabajo estable, tiempo para desarrollar mis pasiones, amigos, una familia y una persona que es el principal motivo por el cual me levanto cada mañana y pienso que vale la pena.

Y me sigo teniendo a mi de mi lado, lo que no debe ser poco.

se_arrienda_03

se viene la columna 1000…cada vez más cerca

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s