tenía todo para ser un hito…

Un buen día de agosto de 2010, en las cercanías de Copiapó, Chile, la mina San José sufre un derrumbe que termina con 33 mineros sepultados y atrapados en un refugio subterráneo en espera de ser rescatados.

Mientras en la superficie el gobierno intenta coordinar un rescate con el tiempo en contra, los trabajadores encerrados deberán ingeniárselas antes de que el encierro haga insostenible la supervivencia y la convivencia entre ellos…

De verdad que le doy vueltas y vueltas tratando de rescatarle sus virtudes, pero no puedo.

El desastre de la mina San José y el rescate de los 33 mineros es uno de los hitos más relevantes de nuestra historia reciente, en tanto lección de vida (igual sobrevivir 33 tipos en un refugio apenas más grande que el living de un departamento es meritorio) como clase magistral de aprovechamiento político (sin desmerecer la gestión del gobierno en el hecho en su oportunidad, andar mostrando el papelito “estamos bien en el refugio los 33” hasta al vecino es feo).

La hazaña tuvo relevancia a nivel mundial, y por eso no debiéramos extrañarnos que tarde o temprano se hiciera una superproducción al respecto. Y Los 33  es el producto más ambicioso realizado en torno al tema.

33_01

Y no voy a desconocer las buenas intenciones de esta película, basada en la hazaña que mantuvo a un país completo expectante por casi tres meses y que es una COPRODUCCION chileno-estadounidense (no chilena como algunos patudos quieren hacer ver). Pero como dicen por ahí, el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones.

Los 33 no es una mala película, pero adolece por igual de carencias y excesos que impiden que uno le busque sus cosas buenas, que las tiene, pero que terminan haciendo pensar a uno que se farrearon lo que podría haber sido una historia de proporciones épicas.

A nivel de actuaciones, la cosa anda bien, aunque sin llegar a resultados extraordinarios. Antonio Banderas cumple en el rol de Mario Sepúlveda, el minero que se convirtió, muy a su pesar, en el rostro de este puñado de sobrevivientes. Gabriel Byrne hace lo propio encarnando a Andrés Sougarrete, el ingeniero que diseñó los distintos planes para rescatar a estos operarios y Juliette Binoche se ve cómoda en el rol de María Segovia, hermana de uno de los mineros y una de las cabezas visibles del campamento Esperanza, el asentamiento levantado por las familias de los trabajadores junto a la mina. Rodrigo Santoro y Mario Casas, los otros nombres potentes del elenco, cumplen con lo que se pide de ellos: ser guapos y atraer al público femenino…y sería.

Es en el campo de los realizadores donde las cosas fallan, y éstas no se alcanzan a tapar con la notable fotografía (y con que pese a la enorme gama de etnias involucradas entre sus realizadores e intérpretes, como casi nunca pasa una película estadounidense sobre un país sudamericano si logra que se parezca a ese país sudamericano: el desierto de Atacama con arena y sol, y no con palmeras y guayaberas). Por un lado, un guión que se empeña en introducir elementos que sacan de contexto la historia, como convertir a Mario Kreutzberger Don Francisco en una suerte de corresponsal 24/ 7 de la hazaña…le tengo buena al más Gigante de nuestros hombres de tv, pero su presencia aquí estuvo de más. Otra cosa que sobra es esa especie de “romance” que se pretende introducir entre el ministro Golborne (Santoro) y María que, obviamente no llega a nada y por lo mismo, nada aporta. Aparte de un par de secuencias oníricas y alucinaciones que no vienen al caso.

El tiempo que se gasta en estos elementos que sobran se malgasta y no se hablan cosas que realmente importan: la difícil convivencia en el interior de la mina, las no pocas tensiones entre gobierno y rescatistas o las maniobras de los dueños de la mina San José por eludir sus responsabilidades en el accidente, resultado obvio de su negligencia y avaricia (apenas si se menciona algo al respecto al término del filme). Por otra parte, el guión peca de ser demasiado amable con el gobierno de turno, haciendo ver a Lawrence Golborne como el gran héroe de la jornada, en perjuicio de un Andrés Sougarret que hizo harto más que ser el que puso la cara ante las cámaras.

(como se nota que uno de los patrocinadores de la cinta es Carlos Lavín, empresario ligado a la derecha, que financió la película como un reforzamiento de imagen de Golborne en caso que haya terminado como presidente de la república…hoy ambos están procesados por delitos tributarios).

La dirección de la película tampoco aporta mucho. Es el primer trabajo a nivel de superproducción de la mexicana Patricia Riggen y se nota su inexperiencia en el ámbito. La historia se lee entrecortada, dispersa y su dirección no contribuye a la coherencia entre los distintos escenarios en que se desarrolla la trama.

(además que se entiende tan raro el chileno en el doblaje latino neutro)

Por eso uno se siente decepcionado. Todo aquel que vivió la historia real sabe las emociones que estaban implicadas y la película no consigue hacernos revivir ni la tensión ni el alivio, ni siquiera esa especie de orgullo que todos sentimos cuando la cápsula fénix subió tras rescatar al último minero. Es más, después de concluido el rescate se encarga de mandar todo a la cresta recordándonos que ni los dueños de la empresa fueron sancionados por su responsabilidad en el accidente ni los mineros fueron compensados debidamente, pese a que todo el que pudo se aprovechó de ellos.

Tenía todo para ser un hito. Apenas alcanzó para un filme de matiné que se olvidará al otro día. Si quiere verla, déle, pero bajo su propio riesgo, y ojalá en un formato que no requiera pagar una entrada o disco (netflix, cable, en fin). Le dolerá menos.

**

33_poster

THE 33

Director: Patricia Riggen

Intérpretes: Antonio Banderas; Juliette Binoche; Gabriel Byrne; Rodrigo Santoro; Mario Casas; Lou Diamond Philips; Bob Gunton; Kate Del Castillo; Cote de Pablo

Drama

2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s