la historia extraoficial

Fue Arturo Prat, uno de nuestros máximos próceres nacionales, espiritista?¿Que pasó con el cadáver de uno de nuestros más míticos personajes, como Manuel Rodríguez? ¿Fue real Orelie Antoine I, el rey de la Patagoinia?¿Hubo un proyecto de crear una red computacional por todo Chile durante la Unidad Popular?

De un tiempo a esta parte la literatura chilena se ha encargado de mirar hacia adentro, y no en un sentido psiconanalítico, sino que buscando dentro de nuestra historia, de nuestra propia mitología e iconografía como fuente de buenas e interesantes narraciones, tanto dentro de la ficción como de la no ficción.

Uno de estos autores que ha participado de este rescate literario de nuestra propia biografía es Jorge Baradit, un habitual por estos lados, quien con su más reciente trabajo Historia Secreta de Chile, que lo ha convertido en un best seller (al escribir esta columna, el libro va en su cuarta edición) y en un referente del tema literario/histórico, aunque por esta vez, dejando de lado las fuentes canónicas o académicas de la historia, y yéndose por ese lado B del que no siempre existe constancia en actas, pero no por eso no se habla de ello.

Baradit reúne en poco más de 150 páginas un puñado de crónicas relacionadas con ese lado de los grandes personajes o hitos de la historia nacional que se han mantenido vigentes fuera de las bibliotecas gracias a la tradición, al rumor o al mito. Desclasifica aspectos que podrían resultar insólitos para quienes no conocen a los personajes de la historia nacional más allá de lo que les pasaron en el colegio, narrados en forma amena, cercana y sin caer en la histeria de la conspiranoia de la que se sirven ciertos personajillos televisivos.

CNnhwEQWwAAOfrW

El trabajo de Baradit en esta Historia Secreta no busca delatar operaciones encubiertas, simplemente dar una mirada diferente y refrescante al desarrollo del país. Mirada que, para sorpresa de unos cuantos, no ha sido mal mirada por los estudiosos más académicos de la historia, por cuanto un número interesante de ellos ha dado su aprobación al proyecto del autor, como una forma de acercar el estudio histórico a las masas, lo que ha quedado corroborado con el tremendo éxito que ha tenido la obra en el ámbito de las librerías.

La existencia de trabajos como éste en caso alguno persiguen blasfemar contra los nombres e hitos que han dado forma a la historia del país, o vulgarizar el estudio de la misma. Simplemente cambiar la óptica a partir de la cual ésta se analiza y ampliar el espectro a través del cual se intenta comprender ésta lo cual siempre es sano.

Aunque ciertos personajes rasguen vestiduras. Por suerte se trata de personajes de la vieja guardia, conservadores, estrictos y que ya están de retirada.

¿Cuál es el pecado de contar la afición de Prat por el espiritismo? Nos ayuda a conocer su dimensión humana, por paradojal que parezca…¿Qué tiene de peligroso remover los misterios en torno al paradero del cuerpo de Manuel Rodríguez? ¿O la influencia luciferina en los objetos de poder?¿Que hay de malo en conocer la trastienda de hechos más recientes y ampliamente conocidos como el tongo de la Virgen de Peñablanca, un ardid de la dictadura para desviar la atención de los grandes temas, o de Synco, el proyecto de Stafford Beer que buscaba unir al país en la primera red informática del mundo? Restarle méritos a investigar y conocer estos aspectos de la historia implica negar nuestro humano derecho a la duda, a la curiosidad, y a la búsqueda del conocimiento.

La historia está ahí para ser contada. Revisada. Revisitada. No está ahí para quedarse como un monolito al que rendirle culto. Y para entenderla bien conviene tomar en cuenta los diversos puntos de vista existentes, conocer todas las versiones, todos los lados de la historia. Jorge Baradit no sólo se ha anotado un punto en lo estrictamente literario, sino que sienta un precedente para reenfocar el conocimiento, el registro histórico.

Y aunque, repitiendo, no busca fomentar un ánimo conspiranoico, la histeria colectiva, si nos muestra que hay algo más allá de la cátedra, del texto oficial, del Icarito. Y que ese algo está desesperado por ser conocido y entendido. Y nosotros estamos llamados a descubrirlo.

Hay mucho paño que cortar. Se especula acerca de una segunda parte para este libro. Y esto porque nuestra historia, al igual que nuestra geografía, está llena de recovecos que quieren ser descubiertos.

Ya que insiste, ¿para qué nos vamos a resistir?

HISTORIA SECRETA DE CHILE

Jorge Baradit

Sudamericana.

169 páginas.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s