fiebre amarilla

Desde que pisaron por primera vez la faz de la tierra, los Minions han tenido clara su misión en este mundo: servir y asistir a los grandes villanos que la humanidad ha conocido.

Pero como a lo largo de los siglos sus intervenciones han mandado a sus amos directamente al fracaso, han terminado desterrados en el Polo Norte.

Tras años de exilio, en 1968, uno de ellos, Kevin, harto de la inactividad, decide partir del exilio y, junto a dos acompañantes, Stuart y Bob, abandonará su refugio en el Polo para buscar un villano a quien servir…

minions1

Tenemos distintos tipos de filmes animados: los sublimes, que se paran de igual a igual ante filmes live action, superándolos incluso (Intensamente, por ejemplo), las buenas ideas, las malas ideas, las secuelas que no necesitamos, las sorpresas y esos otros filmes que no pretenden sino hacer pasar un buen rato. Minions está en este último grupo.

Siguiendo la huella de Timón y Pumba o Los Pingüinos de Madagascar, Minions nos trae como protagonistas a esos divertidos enanos amarillos que acompañaban a Gru en las dos partes de Mi Villano Favorito, y que se robaban gran parte de los momentos del filme. Ahora bien, es cierto que no por robarse los mejores momentos de una película esté garantizado de antemano que puedan funcionar en solitario. Así, las potencialidades de funcionar bien de un título como éste resultan bastante limitadas. No es mucho lo que ofrecen y no es mucho lo que cabe esperar de ellos.

Pero lo cierto es que dentro de lo que se puede esperar, Minions funciona.

Y es que pongámonos a pensar: son unos enanos amarillos que hablan en un idioma inentendible que fusiona inglés, francés, español y jerigonzas varias, que sirven de complemento de un personaje principal con chistes, más chistes y todavía más chistes. No cabe esperar que se acabe el cine o se marque un antes y un después con ellos. Si entendemos así el fenómeno Minions, entonces podemos darnos por satisfechos: se nos ofrecen chistes y momentos divertidos y es lo que nos dan. No pretende más, y no logra menos.

Si usted ve Minions con ganas de pedirle peras al olmo, le digo desde ya que no pierda su tiempo. Menos si no es fan o no soporta a estos personajes. A una película como ésta se debe asistir sin prejuicios, sin buscar lecturas entre líneas (como la de ese ocioso que afirmaba que los minions estaban inspirados en las víctimas del holocausto y la de los miles de ingenuos que cayeron) y, vamos a ser sinceros, sin hacerse expectativas muy altas. Así es como se disfruta mejor.

Minions es una comedia simple, entendible y disfrutable. No necesita ser otra cosa, y por eso funciona. Cierto, al día siguiente puede que no nos acordemos de nada (para eso están Pixar o Ghibli), pero durante los noventa y algo de minutos que dura, cumple. Y con eso basta.

minionsp

***

MINIONS

Director: Kyle Blada; Pierre Coffin

Voces: Sandra Bullock; John Hamm; Geoffrey Rush; Michael Keaton; Allison Janney; Jeniffer Saunders; Steve Carell; Steve Coogan

Animación

2015

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s