como conocí tu sitcom

2045.

Niños, les conté que me gustaba escribir sobre series y películas en algo que ustedes han revisado seguramente en los libros de historia. Se llamaban blogs…y un día de 2015 decidí escribir esto:

Sí, lo sé. Llegué tarde.

Si, sé que terminó hace más de un año.

Si, sé que en la actualidad existen cosas como House of Cards, Orange Is The New Black, The Strain, Daredevil (que es la única de todas estas que de verdad he tenido ganas de ver y he visto), The Walking Dead (le está pasando a TWD lo mismo que a Lost tras la cuarta temporada, es decir, sufriendo las consecuencias de ser artificialmente alargada?) y, por supuesto, Game Of Thrones.

Pero ¿que quieren que les diga? La serie que me ha tenido más que pegado en la última temporada fue una sitcom cuyo último capítulo salió al aire hace un año y algunos meses. Por una cuestión de sintonía nada más.

HIMYM03

Porque How I Met Your Mother me resultó una experiencia mucho más cercana que todas las otras series enumeradas. Y llegó como las grandes cosas de la vida, por casualidad. A bordo de un bus a Viña del Mar, en uno de nuestros habituales viajes que con @Alexa_Wolf hacemos a nuestro segundo hogar.

Tenía referencias de la serie porque junto con The Big Bang Theory pasó la última década disputándose el trono de las sitcoms sobre grupos de amigos desocupado por Friends en 2004. Y por los miles de memes y virales que han salido con ítems relacionados a la serie y que circulan por ahí (true story, challenge accepted, en fin). Así que le dimos la oportunidad. Y nos enganchó. Cuando volvimos a casa y nos dimos cuenta que estaba en Netflix hasta la temporada 8 nos dijimos que una vez terminadas las temporadas vigentes de las otras series que estábamos viendo, le daríamos curso.

Y así fue. Por al menos cuatro de los siete meses que lleva el año.

A estas alturas no es un misterio el leit-motiv de HIMYM: En el año 2030, un padre (voz en off de Bob Saget) decide contarles a sus hijos como conoció a su madre. Y nos retrotrae al año 2005, cuando Ted Mosby (Josh Randor) un joven y promisorio arquitecto se entera que sus mejores amigos Marshall Erikssen, estudiante de derecho (Jason Segel) y Lily Aldrin, licenciada en arte y parvularia (Allyson Hannigan), deciden casarse después de casi una década de relación.

Esa misma tarde, en su bar favorito, Ted le comenta a su otro mejor amigo, Barney Stinson (Neil Patrick Harris) un hedonista de tomo y lomo que le gusta la buena vida, la diversión, los buenos tragos, el vestir bien y, sobre todo, el sexo casual (Barney es un especialista a la hora de llevar chicas a la cama y al día siguiente olvidarse de ellas) que el anuncio le ha hecho pensar que es el momento de sentar cabeza y dar un paso más allá en su vida, buscando a la chica indicada. Y aunque a Barney la idea del compromiso le aterra, le propone jugar al “Hola, conoces a Ted?”, es decir, presentarle a Ted a la primera chica que se le cruce. Y la escogida es Robin Sherbatsky (Cobie Smoulders), una joven canadiense que se desempeña como reportera para un pequeño canal de noticias neoyorkino.

HIMYM02

Y ahí empieza esta historia de encuentros, rupturas, peleas, malos entendidos, éxitos, frustraciones, reuniones, flashbacks, fantasmas del pasado que nos atormentan, visiones del futuro…y todos esas cosas que suceden en eso que se conoce como la vida.

Eso, y un tremendo puñado de estrellas invitadas (Joe Mangianello, Enrique Iglesias, Britney Spears, Jennifer Lopez, Bryan Cranston, Bob Oderkink, John Lithgow, Kal Penn, Tim Gunn, Laura Prepon, Martin Short, Katy Perry, Katie Holmes y un largo etcétera)

HIMYM me llegó a gustar tanto, que entró sin más trámite a mi top 5 personal de comedias favoritas de todos los tiempos, desplazando a Friends incluso y peleando con The Big Bang Theory el número uno (TBBT tiene a su favor que aún se esté contando su historia), inclinando varias veces la balanza a su favor.

Esto se puede explicar por varios factores: el más evidente es por la simpatía de sus protagonistas. Es cierto que Ted y Robin, a la postre la pareja principal de HIMYM pueden llegar a ser un poquito irritantes a ratos, pero se compensa con la simpatía de Marshall, Lily y, sobre todo, Barney Stinson, a la larga el gran personaje de la serie, un tipo cuyo gran sentido del placer por el placer, de la irresponsabilidad y el descaro (llegando al punto de escribir verdaderos tratados como The Playbook o el “Bro Code” y de instaurar muletillas como legen….wait for it!…dary!) lograron momentos de enorme hilaridad.

Eso más la inteligencia de los guiones que, además de graciosos, fueron escritos de manera tal de que a lo largo de las nueve temporadas estuvimos más intrigados que los hijos de Ted incluso (Lindsay Fonseca y David Hernie) en saber la conclusión de la historia: como conoció a mamá? Cuando? Donde? Hubo algo entre Ted y Robin? Pregunta que forma el motivo principal de la serie, que se mantuvo hasta el final emitido en marzo de 2014.

Y considerando también que planteaba situaciones o historias que más de una vez dieron tema para reflexionar.

Pero la gran gracia de HIMYM fue su cercanía. A diferencia del entorno burgués bohemio de Friends o el mundillo de inteligencias superiores de The Big Bang Theory, las historias de HIMYM, sus chistes, sus no pocas referencias a la cultura pop son, más allá de que sean entendibles o no fuera de EEUU, se trata de situaciones que podrían afectar a cualquiera, viva en Nueva York, en Barcelona, Santiago o Hong Kong. Una cuestión de cercanía, de empatía.

how-i-met-your-mother,-josh-radnor,-jason-segel,-cobie-smulders,-alyson-hannigan,-neil-patrick-harris-151775

Más de una vez a lo largo de la serie nos encontramos viendo una situación que nos pasó alguna vez. O que le pasó a un amigo. O que te consta que le sucedió a alguien.

A  la larga, el gran mérito de HIMYM fue celebrar la vida simplemente. Con sus pros y sus contras, con sus defectos y virtudes. Cuando caes, pero también cuando te levantas. Cuando tienes ganas de que todo se vaya al diablo, pero también cuando agradeces lo que te ha tocado. Cuando crees que estás en un abismo, pero te das cuenta que hay mucha gente dispuesta a ayudarte a salir de él.

Porque al final la vida no es sino una sucesión de pequeñas cosas, buenas, regulares y malas, pero que sabiéndolas enfocar y con la compañía adecuada pueden convertirse en grandes acontecimientos. En situaciones extraordinarias.

Como terminó siendo la vida de estos cinco amigos que compartían una mesa en el bar de abajo de su edificio. Simple y extraordinaria a la vez. Depende de uno (challenge accepted!).

Gracias por estas nueve temporadas, amigos. Que les vaya bien. Los voy a extrañar.

Brindaré por ustedes la próxima vez que vaya a McLaren’s. Será legen….(esperen un poco!)…dario!

HIMYM01

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s