la liga de los personajes fantásticos

Un panadero y su mujer (James Corden y Emily Blunt), abrumados por su incapacidad para tener hijos, deciden aceptar la propuesta de una bruja (Meryl Streep) quien les ofrece curar esta esterilidad si le ayudan a reunir los elementos necesarios para revertir una vieja maldición.

Una joven (Anna Kendrick) sueña con dejar de ser la maltratada sirvienta de su madrastra y sus indeseables hermanastras.

Un niño (Daniel Huttlestone) quiere evitar a toda costa que su madre se deshaga de su vaca mascota, aun cuando eso los tenga muriéndose de hambre a los tres.

Y una niña (Lilla Crawford) cruza el bosque para visitar a su abuela, ignorante de que un manipulador lobo (Johnny Depp) se encuentra al acecho.

Estos cuatro mundos se encontrarán en el interior del bosque a través del cual se unen todos estos personajes y descubrirán, no de muy buen modo, que sus deseos traen consecuencias que no esperaban…

bosque_02

Sigue la tendencia hollywoodense de reinventar los cuentos de hadas…aunque En El Bosque de nuevo tiene poco, pues es la adaptación cinematográfica de una popular comedia musical, creada por Stephen Sondheim, pero bastante oportuna si se quiere.

Como fuera, hasta ahora las reinvenciones de cuentos de hadas, más allá de la taquilla, no han sido del todo afortunadas. Si. Ha habido cosas como Maléfica (por lejos la mejor de la especialidad), Hansel y Gretel Cazadores de Brujas (ahí ahí, pero bastante entretenida como para quedársela viendo hasta el final), pero también cintas fallidas como Blancanieves y el Cazador, Espejito Espejito o La Chica de la Capucha Roja, que dejan al estilo con un claro 2-3 abajo. En El Bosque, dirigida por Rob Marshall (Chicago, Memorias de una Geisha, y las insatisfactorias Nine y Piratas del Caribe 4), tiene sus virtudes, de hecho es bastante mejor que las últimas tres cintas mencionadas, pero sin llegar a empatar el marcador.

Tiene sus virtudes, principalmente por el lado de las actuaciones. No vamos a descubrir la pólvora con Meryl Streep a estas alturas, demostrando su polifuncionalidad y versatilidad. La pareja principal (Corden y Blunt) tiene química y nos convence de lo suyo. Anna Kendrick justifica la presencia que ha ganado los últimos años, actuando y cantando cada vez mejor, los niños actores Lila Crawford y Daniel Huttlestone tienen harta personalidad y nos terminan cayendo bien y aunque Johnny Depp repite aquí el mismo personaje que lleva una década encarnando, al menos esta vez nos termina agradando en vez de agotando (si, Depp es uno de mis actores favoritos, pero la verdad sea dicha, lleva una década haciendo a Jack Sparrow pero con otros trajes). Tal vez a ratos todos caigan en la exageración, en la sobreactuación pero ¿que esperaban? Son cuentos de hadas donde una calabaza se convierte en carroza, un lobo primero habla y luego se disfraza de vieja y nadie se da cuenta, y un cabro chico trepa por una planta gigante.

bosque_03

Por ahí va otro de sus aciertos, y a la vez, desaciertos: intentando ser lo más seria posible, busca respetar el material original de cada personaje de cuentos, olvidándose del canon impuesto por Disney en sus clásicos animados (pero como el estudio que realizó esta película es Disney, al final todo eso queda en nada, pues el equipo encabezado por Marshall no se atreve a desafiar el cedazo Disney y de la calificación PG).

El drama es el ritmo de la historia. Y que Rob Marshall se empeña en filmar algo que no le sale del todo: los musicales.

Si, una película suya ganó en 2002 como mejor película (Chicago) y director pero fue en esas ocasiones que tratando de no quedar mal con nadie, la Academia se decantó por ese filme del que nadie esperaba nada, y así no tener que escoger entre competidores más poderosos (Pandillas de Nueva York, El Pianista y El Señor de los Anillos: Las Dos Torres). La pobre recepción de Nine casi diez años después es prueba de ello.

Eso hace que la película caiga en notorios desequilibrios. En su primera hora cuenta demasiadas cosas sin tomarse el tiempo de que el espectador las pueda procesar debidamente (y entre todas estas cosas hay algunas que realmente no contribuyen mucho al desarrollo de la historia). No hay respiro entre canción y canción. Mientras que en la segunda parte, las revoluciones bajan a tal punto, que llegado el final, nuevamente hay que apretar el acelerador para que la historia alcance a contarse, dejando una vez más la sensación de que uno está viendo demasiado.

bosque_01

¿Por qué en teatros esta historia ha funcionado tan bien y en pantalla no? Cierto que en vivo la necesidad de optimizar el factor tiempo para que el espectador no se aburra, no se duerma o no se vaya de la sala es la misma que en el cine, pero por la misma circunstancia de que se trata de una presentación en vivo, tiene que saber darse los tiempos para no colapsar ni a su elenco ni a su público. Por lo demás, entre un acto y otro siempre hay un intermedio para estirar las piernas. Eso no existe en la versión fílmica, así que el factor tiempo debe ser aún más optimizado…el problema es que Marshall exagera con eso. Y a la larga termina comprometiendo la obra.

Pensar que con un poco más de criterio hubiésemos estado frente a un clásico instantáneo.

** ½

INTO THE WOODS

Director: Rob Marshall

Intérpretes: Meryl Streep; Emily Blunt; James Corden; Anna Kendrick; Johnny Depp; Chris Pine; Daniel Huttlestone; Lila Crawford; Tracey Ullman; Christine Baranski

Musical/Fantasía

2014

bosque_04

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s