desagravios metálicos

Más de 20 años han pasado desde que Metallica conquistara el mundo con su álbum homónimo, conocido popularmente como el Black Album (1991), probando que el trash metal podía ser de gusto masivo (cosa que prueba la gigantesca cantidad de copias vendidas del trabajo, el poner cinco singles en los rankings de todo el mundo –cosa inédita para una banda trash: Enter Sandman, Wherever I May Roam, Nothing Else Matters, Sad But True, The Unforgiven, y una exitosa gira mundial que los trajo incluso acá, en un memorable show en el Velódromo del Estadio Nacional en mayo de 1993), convirtiéndose en la banda metal más importante quizás del universo.

Mirando hacia atrás son muchos los fans que hoy miran el presente de Metallica y no pueden sino decir “Que pasó, Metallica? Antes eran chévere!”

metallica01

Y tienen todo el derecho a pensar así, si comparamos la época de oro de Metallica, entre 1983 a 1993, con los últimos diez años. No podemos medir de la misma forma clásicos como Kill’em All, Ride The Lightning o el imprescindible Master of Puppets, con trabajos como St.Anger, Death Magnetic o el impresentable Lulu junto al fallecido Lou Reed.

Es cierto que Metallica ha tomado decisiones equivocadas los últimos años: trabajos que no están a la altura de lo que se espera de ellos, experimentos que nadie ha entendido mucho en qué consisten: la guerra entre Lars Ulrich y Napster (el sistema de intercambio de música online aparecido a fines del 99, que ahora que lo vemos es un moco al lado de Spotify, Youtube, torrents y sitios de descarga directa), el documental Some Kind of Monster, el concierto en la Antártica a principios del 2014, que aún hay muchos que no entienden cual era el quid de este asunto, la película Trough The Never (A Hard Day’s Night en clave trash?) o la exitosa pero incomprendida gira Metallica By Request, del año pasado, donde los fans tuvieron la oportunidad de armar, mediante votación on line, el repertorio del tour (farréandose la posibilidad de escuchar en vivo temas que hace media vida no tocaban, optando por la comodidad de las canciones radiales de la banda), y la interminable guerra de palabras entre Metallica y Dave Mustaine, su ex integrante y fundador y hoy líder de Megadeth, acaso la banda que ha tomado su lugar en la escena metalera de los últimos tiempos.

Para no pocos, incluso, este bajón viene de incluso antes, con la publicación en 1996 y 1997 del combo Load y ReLoad. El lanzamiento de este “disco doble” (así fue pensado, intentando emular otro experimento no del todo logrado como fue Use Your Illusion, de Guns N’Roses) presentando canciones más cercanas al formato radial que al trash que los caracterizaba hasta entonces, más videoclips e iconografía encargada a artistas visuales como Samuel Bayer o Anton Corbijin, y, lo que pateó más fuerte a los fans más recalcitrantes, el haber dejado atrás los pelos largos, las poleras negras y los jeans para pasar a usar ropa de diseñador y un look más cercano a la boy-band.

metallica02

Por eso, y aunque Metallica no está en mi top 5 de bandas favoritas…quizá en el 10…voy a decir algunas cosas en defensa de este cuarteto, integrado originalmente por James Hetfield, Lars Ulrich y Kirk Hammett, y por la que han pasado el citado Mustaine, Cliff Burton (QEPD), Jason Newsted y Robert Trujillo, porque es cierto que han tenido sus bajones, pero de ahí a crucificarlos per se, hay un largo trecho. Vamos por partes:

-Load y ReLoad.

El regreso de Metallica tras tres años de silencio no estuvo exento de polémicas, como ya lo hemos visto. Es cierto que el formato de cuatro minutos, más apegado al esquema radial, con un cambio de imagen resistido hasta hoy, no tiene el power de sus antecesores y que Fuel es un mal chiste si lo comparamos con Master of Puppets o One. Load y ReLoad son buenos discos pero con algunos problemas. Principalmente, el haber descartado el disco doble por uno seguido del otro obedeció a una razón de lanzar el disco lo antes posible. Con una escena rock dominada por Pearl Jam y Soundgarden, y con nombres como Nine Inch Nails o Marylin Manson en el horizonte, Metallica perdía mucho terreno si seguía dejándose estar. Si estos discos hubiesen esperado un poco más, y en vez de hacer un “disco doble” se hubiera hecho uno solo con lo mejor del disco (Vamos, canciones como Until It Sleeps, Mama Said, Hero Of The Day, The Memory Remains o Devil’s Dance daban para mucho más. Es cosa de escucharlas en vivo).

-Garaje Inc.

Tras la agridulce experiencia de estos discos anteriores, Metallica la rompió recolectando sus canciones favoritas de su etapa más primitiva en este compilado doble, en que rinde tributo a aquellas bandas e intérpretes que fueron fundamentales en su formación musical. Black Sabbath, Misfits, Motorhead, Queen, etc, hasta sorpresas como Bob Seeger (Turn The Page) o Nick Cave. Uno de los discos contenia nuevos covers y el segundo recopilaba los clásicos Garaje Days Revisited y Garaje Days Rerevisited, y otros legendarios bootlegs, devolvían la fe. Quien creyera que Metallica se había ablandado, bastaba una audición del clásico Whiskey In The Jar para darse cuenta de que no era así.

-S & M

metallica03

El siguiente paso fue la realización de dos conciertos realizados en el Berkeley Community Theater, California, en abril de 1999, en el cual la banda unía esfuerzos con la Orquesta Sinfónica de San Francisco, dirigida por Michael Kamen, otro habitual colaborador de la banda. La inédita experiencia fue publicada en un disco doble a fines de ese mismo año, y reinventaba totalmente el repertorio clásico de Metallica, dando un nuevo aire a la obra del conjunto, que por un lado limaba asperezas con su fanaticada de siempre y les abría la puerta a nuevos fanáticos, impresionados con la fuerza de las canciones de la banda que hasta entonces no habían experimentado.

-Metallica en vivo

Con todo lo que se le pueda criticar a sus discos, singles o promociones, algo que nunca perdió Metallica (o al menos hasta el Live By Request, ver más arriba, aunque tampoco es estrictamente su culpa) fue su intensidad y enorme potencia en vivo. De eso no han perdido un pelo y si algo hay que agradecer de cada disco nuevo de la banda es que queda la expectativa de verlos tocar en grandes estadios. Quedó demostrado acá mismito, en 1999, en su segunda presentación en Chile (la primera fue en 1993), aun con abundantes temas de Load y ReLoad en el repertorio, en que tocaron con tal intensidad que hasta en sectores como Providencia y Santiago Centro, zonas medianamente distantes de la pista Atlética del Estadio Nacional, lugar de los hechos, se podía escuchar el concierto.

Y aunque cancelaron su show de 2003 a pocos días de realizarse, sus presentaciones de 2010 en el Club Hípico, y 2014 en el Estadio Monumental, siempre con la clásica Ecstasy of Gold de Morricone como inicio, sirvieron para demostrar que su convocatoria no sólo estaba intacta, sino que era cada vez más poderosa.

Si usted tiene alguna duda de que Metallica sea capaz de mantener su grandeza en escena, consulte el dvd Orgullo, Pasión y Gloria, que compila lo mejor de las tres presentaciones que hizo la banda en ciudad de México, durante 2009.

-The Big 4

Si Metallica necesitaba revalidarse ante la comunidad trash metalera luego de una década en el mainstream, esto fue lo mejor que pudo haber hecho: tocar en el mismo escenario que otros baluartes del género: Megadeth (más allá de la relación de amor-odio que mantienen con su líder y ex fundador Dave Mustaine), Anthrax y Slayer, que se dio en junio de 2010, reviviendo la época en que las cuatro bandas tocaban juntas en festivales durante el auge del movimiento, en los 80.

The Big 4

Fue en este último año que se lanzó el correspondiente combo en cd y dvd, registrando la presentación en Sofia, Bulgaria, que nos confirma que Metallica, arriba de un escenario, tiene esa intensidad, poder y magnetismo intactos. Y que más allá de los cortes de pelo, estética de diseñador y estrategias de marketing, por las venas de Metallica corre del más puro rock, y si usted insiste en negar su calidad de imprescindibles del metal a nivel mundial, del cual siguen siendo uno de sus principales exponentes, es señal inequívoca de que usted es un perfecto ignorante, musicalmente hablando.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s