donde y cuando todo termina

A vista y paciencia de Bilbo Baggins (Martin Freeman) y de la compañía de enanos comandada por Thorin Escudo de Roble (Richard Armitage), refugiados en la Montaña Solitaria, contemplan como el dragón Smaug, a quien tontamente dejaron escapar, intenta destruir la cercana y modesta Ciudad del Lago.

Sin embargo, esto no parece preocupar a Thorin, quien está más pendiente de encontrar en Erebor, la olvidada ciudadela de enanos ubicada dentro de la montaña, la Piedra del Arca, gema que, según se dice, le permitirá alzarse como el mayor de los reyes de Tierra Media, volviéndose un individuo obsesionado, malhumorado y desconfiado.

La llegada de un ejército de elfos, comandada por Tharanduil (Lee Pace), señor de Bosque Negro, y su vieja e interminable disputa con Thorin, parece complicar las cosas, pero la intervención del humano Bardo (Luke Evans) consigue apaciguar un poco las hostilidades, hasta que Gandalg el Gris (Ian Mc Kellen), quien apenas ha logrado escapar de su cautiverio en Dol Guldur, advierte que ha descubierto quien está detrás de los recientes ataques de orcos, y que de no cesar las confrontaciones entre elfos, enanos y hombres, Tierra Media estará perdida…

hobit_02

Quien lo diría. El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, que cierra la segunda trilogía de Tolkien realizada por Peter Jackson, aquella de la que menos esperaba, resulta que fue la que me entretuvo más.

La que se me hizo más corta (y es de hecho, la más corta, apenas roza los 140 minutos, menos si quitamos los créditos) y que gasta menos energías en chácharas mitológicas y las invierte más en escenas de batalla.

Ahora, que haya sido la más entretenida no la hace necesariamente la mejor de la trilogía, sino que mantiene parejito el nivel de las dos películas anteriores, marcando una leve diferencia a su favor, por las virtudes antes señaladas, pero sigue sin contestar la duda que siempre hemos mantenido muchos: ¿era necesario alargarla tanto?¿Vale la pena convertir una novela corta de 200 páginas, esencialmente de aventuras, en una epopeya de, aproximadamente, nueve horas?

Y eso, a su vez alimenta nuevas dudas. Por ejemplo, si al final lo que todo fan tolkeniano quiere es ver grandes y épicas batallas ¿por qué se dilató tanto la gran batalla gran? ¿Qué pretendía Jackson al desarrollar esta historia en este formato, dándole importancia a ciertas situaciones que en el papel no lo son tanto?¿Reduciendo a personajes relevantes a la categoría de accesorio –partiendo por aquel cuyo nombre da titulo a la saga, o el hechicero Radagast- y viceversa? ¿Por qué sembrar los cimientos de una historia romántica que al final nunca agarra vuelo? ¿Cuál es la obsesión por querer convertir a Bardo –sin desmerecer en nada al personaje- en el equivalente a Aragorn para esta saga? Y una que tiene cabeceándose a mucha más gente de la que uno cree: ¿Por qué forzar un enlace entre El Hobbit y El Señor de los Anillos, que en el original no sucede?

hobit_01

No estoy diciendo que la trilogía de El Hobbit sea una serie de malas películas. No lo son. Por muy por debajo que estén de la trilogía de El Señor… tampoco es para quemarlas con un lanzallamas. No es tampoco, el equivalente tolkeniano a los episodios I a III de Star Wars (en Tierra Media no hay Jar Jars, Dios mediante). Son películas buenas pero que se limitan a eso, a ser buenas. A proporcionar suficiente fanservice, tratar de abarcar la mayor cantidad de hechos narrados en la novela (el problema es que lo hace de manera un tanto excesiva) y a dejar a la mayor cantidad de seguidores de Tolkien contentos (cosa que es imposible con los fans…siempre habrá uno que diga que faltó esto o sobró aquello). Bueno, quien mucho abarca poco aprieta, y al tratar de meter tanta cosa…

Estas apreciaciones llevan a concluir que la historia bien se pudo haber contado en dos películas de poco más de dos horas. O que hubiese sido una muy buena serie tipo Game Of Thrones, con la que se habría armado una interesante competencia.

La urgencia de Jackson por presentarnos una obra colosal ha terminado por salirle al revés. Con menos pretensiones de más que salía una historia mucho mejor.

Pero bueno, lo hecho, hecho está, y aunque el resultado global es cumplidor, es inevitable la sensación de que había mucho como para lograr un resultado más alentador.

(Y nunca le perdonaré a Jackson que le haya puesto La Batalla de los Cinco Ejércitos cuando el título para este capítulo se lo da el mismo Bilbo: There And Back Again).

***

hobit_poster

THE HOBBIT: THE BATTLE OF THE FIVE ARMIES

Dir: Peter Jackson

Intérpretes: Martin Freeman; Ian McKellen; Richard Armitage; Evangeline Lily; Orlando Bloom; Luke Evans; Lee Pace; Orlando Bloom; Cate Blanchett; Hugo Weaving; Christopher Lee; Benedict Cumberbatch (voz).

Fantasía Heroica

2014

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata