memorias filméfilas

Cierto día de 2006, apareció por las redes un crítico cinematográfico muy sui generis.

Se trataba del blog de un mozalbete de básica, que con ese lenguaje propio del niño/preadolescente/adolescente en crecimiento, comentaba las películas que veía, por qué le gustaban, por qué no le habían movido un pelo, todo mezclado con anécdotas de su propia vida.

Hermes El Sabio había dado sus primeros pasos.

Pasó el tiempo y Hermes fue creciendo. Y madurando. Aunque su lenguaje no varió mucho, si lo hicieron sus contenidos. Más elaborados, más producidos y con harto más contenido. Pasó del mero “Me gusta por X motivos” a columnas más largas y fundamentadas. Pasó del blog a la web hecha y derecha, participó en diversos medios virtuales, tuvo auspiciadores, ganó muchos fans, abrió un podcast y en la última Feria del Libo presentó la primera recopilación de sus grandes éxitos: Flims, el Libro.

SDC15253

Suerte de diario de vida filméfilo, como él dice, Hermes Antonio nos comparte los mejores momentos de sus primeros años como bloguero y crítico, lo que nos permite entender por qué Hermes Antonio se convirtió en un fenómeno. Dividido en diversos capítulos (primeros años, superhéroes, terror, acción, personajes solitarios, personajes elegidos, adaptaciones de libros, más un triple apéndice), Flims es un libro que todo filméfilo debe tener en su biblioteca, no sólo porque te ofrece buenos fundamentos como para encontrarle la razón..o como para entusiasmarse y tratar de rebatírselos, sin caer en ese vocabulario pasado a pseudointelectual de otros colegas de la especialidad.

Es cosa de leer lo que opina de filmes como Náufrago (que ya no volveré a ver de la misma forma luego de leer la crítica maestra que aparece en el libro), El Planeta de los Simios (R ) Evolución o el análisis que hace de las películas de Pixar entre la primera y la última Toy Story.

Y es que la gracia de Hermes el Sabio radica precisamente ahí, en la informalidad.

En un ámbito como la crítica cinematográfica donde circula mucho colega pretencioso y de expresarse rebuscado para pretender cierta intelectualidad que el resto carece, celebrando más que un gol de Chile películas que mientras más raro sea el idioma en que vengan habladas, más van a aplaudir (aunque sólo se trate de 90 minutos de un paisaje sólo adornado con moscas), sano es ver que existe alguien que, sin ser un ignorante (en ciertos medios intentan pasar por onderos poniendo a comentar películas a imberbes que apenas terminaron cuarto medio por un error de secretaría, ya que su redacción y comprensión lectora dejan harto que desear) tenga el buen hábito de no sentirse superior a los realizadores (o peliculastas) ni mirar por debajo del hombro al lector.

Hermes no se siente superior a su público objetivo, sino que lo ve de igual a igual y muchas veces, aprende y recoge los aportes que sus lectores hagan en sus medios. Y lo hace de la forma más simple y lógica: hablando de cine como quien conversa con un amigo en una fiesta, a la hora de almuerzo o haciendo la fila en boletería.

SDC15216

Es por esa familiaridad, esa cercanía y sobre todo, ese buen humor, que el medio filméfilo ha terminado por reconocer a Hermes Antonio como un referente. Es por eso que pasar por su web siempre vale la pena, y es por eso que Flims se disfruta tanto que al llegar a la última página uno queda con ganas de seguir leyendo, matándose de la risa, reflexionando y sacando conclusiones. Y claro, quedando con ganas de ver o rever tal o cual película para saber si concordar o discutir con el muchacho, o encontrar ese detallito que se nos pasó.

Mientras esa secuela llega, nos quedan dos cosas: leer el libro desde el principio de nuevo (válida) o visitar www.flims.cl, la web del crítico maestro (y si busca en google puede encontrar la versión antigua de la página) (opción igualmente válida). Una u otra que escoja, no se arrepentirá.

Chorrocientas mil estrellas y un Tipo Leyendo Matado de la Risa Entre Todos los Apestados Que Van En El Metro y Lo Miran Feo Pero a El Le Da Lo Mismo Award para Flims. Imprescindible.

(lo admito, no me salió tan gracioso como el original).

PD: Hermes Antonio El Sabio en realidad es el alter ego del crítico de El Mercurio Diego Muñoz…pero no es spoiler de nada, el mismo ya lo declaró así en la presentación del libro hace algunas semanas atrás.

SDC15231

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

próximamente: la columna 900…(y dijeron que no llegaría)

dejando atrás la infancia

Esta es la vida de Mason Evans Jr. (Ellar Coltrane). Mason vive junto a su hermana Samantha (Lorelei Linklater) y su madre, Olivia (Patricia Arquette) y ocasionalmente es visitado por su padre, Mason Sr.(Ethan Hawke), en Texas.

La vida de Mason no difiere mucho de de cualquier otro. Durante los próximos doce años, Mason y su familia atravesarán por toda clase de situaciones y vivencias, algunas alegres, otras difíciles y una que otra muy dolorosa, que irán formando el carácter del muchacho, en su paso de la infancia a la adultez…

boyhood02

Hay carreras cinematográficas que se agradecen y la de Richard Linklater.

Es cierto que no pesqué mucho sus filmes semianimados Waking Life y A Scanner Darkly, pero no por eso los vamos a desmerecer. Es más, Linklater es uno de los pocos realizadores que pueden decir que su carrera no presenta puntos bajos: Slackers, Dazed and Confused, la Trilogía Antes De (Amanecer/Atardecer/Medianoche), Fast Food Nation, entre otras. Hasta puede entrar al mainstream, imponer sus reglas y salir no sólo bien parado sino que además, convirtiendo un título que pudo haberse ido a la basura en un clásico instantáneo (la imprescindible School of Rock).

Lo que más me gusta de Linklater es que, sabiendo que tiene un público cautivo fuera del manistream, no se cree el cuento. No es un Wes Anderson que piense “ahí están mis fieles fans hipsters, que me van a celebrar cualquier porquería que haga mientras siga al pie de la letra sus cánones”. No digo que Anderson filme porquerías (no lo ha hecho nunca), pero creo que ya captaron la idea.

Linklater no hace eso. Simplemente se concentra en filmar, en crear un cine que conecte legítimamente con el público más allá de ciertos estándares y modas, y hacernos sentir mejores personas.

boyhood04

Su más reciente trabajo, Boyhood, mantiene esa constante, lo que queda acreditado con el segundo Oso de Plata obtenido en el último Festival de Cine de Berlín que logra y con la celebración, prácticamente unánime, recibida por parte de la crítica y el público.

Mucho se ha hablado del proceso de producción de Boyhood: filmar durante doce años al mismo personaje. Imagínense que en vez de ocho temporadas, Los 80 hubiera durado sólo dos horas y media y se hubiese filmado a los Herrera dos veces cada año.

Pero creo que eso es quedarse en lo formal. Claro, no es un desafío menor armar una historia filmando una escena al año y después armar todo eso de manera que cuaje se entienda. Y desde luego, logrando que las señales del paso del tiempo en sus actores (las arrugas de Arquette y Hawke son totalmente creíbles, asi como la adaptación de sus personajes a las modas y tendencias de turno) contribuyan a la credibilidad de la realización.

Aquí lo importante no es sólo como se arma la historia, sino que la historia misma. Pues de nada sirve toda esa cuidada producción si la historia es floja. Y, respirad aliviados, no lo es.

Películas que hablan del paso de la niñez a la madurez hay por cientos. Todos los años salen unas buenas cuantas. La gracia de Boyhood radica en la credibilidad que inspira y en la cercanía que transmite con el público. El hecho de contar con actores no profesionales en los roles principales (Mason y su hermana Samantha, así como sus amigos más cercanos) ayuda mucho en ese sentido. Lo mismo el innegable talento de Linklater como narrador, que sabe darle una estructura a esta historia, evitando los tiempos muertos (que tanto le encantan a los fanáticos del “verdadero cine”) y con la capacidad suficiente como para armar este álbum de fotos sin que se le escape de las manos. Es cierto, filmar una vez al año un par de secuencias podrían armar un todo sin mucha conexión, un puñado de elementos aislados que el buen Richard es capaz de armar con precisión para que estos momentos no se vean aislados o inconexos, y sean funcionales a la historia en lo global.

Es cierto, su duración puede espantar a cualquiera (2 h 40 min), pero el desarrollo de la historia hace que no se note tanto. Linklater es capaz de armar una historia atractiva y con credibilidad. Como he dicho antes, las actuaciones principales aportan mucho de su parte en este sentido, sobre todo la familia principal, y Ellar Coltrane, incluso a temprana edad, es capaz de echarse al hombro la mayor parte de la historia no exenta de momentos duros(y a estas alturas, Ethan Hawke es a Richard Linklater lo que De Niro a Scorsese).

Por cierto, que manera de parecerse Coltrane, a los dieciocho, a Hawke. Otro punto para Boyhood.

Querían realidad? ¿Querían honestidad? Entonces no vean realitys. Vean Boyhood. Está mejor hecha, y te deja con mejores sensaciones y perspectivas frente a la vida.

Que Dios de larga vida a Richard Linklater.

boyhoodBR

***3/4

BOYHOOD

Director: Richard Linklater

Intérpretes: Ellan Coltrane; Lorelei Linklater; Ethan Hawke; Patricia Arquette

Drama

2014

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

 

 

las cuatro estaciones

Esta es la historia de cuatro jóvenes de New Jersey que, a mediados de los ’60, enfrentaron al destino, que los llevaría invariablemente a la miseria o al crimen, a través de la música.

Y aunque no fue fácil en un principio, Frankie Valli and the Four Seasons se convirtieron, en no mucho tiempo, en una de las bandas más populares de su país, y quizás del mundo. Lo cual no estuvo exento de roces y momentos complejos para sus integrantes…

jerseyb_01

Es cierto, hace rato que el cine de Clint Eastwood no ha estado ni cerca del nivel de filmes como Los Imperdonables, Million Dollar Baby, Rio Místico o Gran Torino y, por el contrario, se ha limitado a hacer un cine correcto y cumplidor (Invictus, Hereafter y la lata bien vestida llamada J. Edgar). Jersey Boys no rompe de ninguna manera esa tendencia, pero cuenta con un elemento que le sube los bonos: la sorpresa.

¿Acaso no se sorprendieron de ver a Clint Eastwood, un director acostumbrado a la acción, al suspenso y sobre todo a navegar dentro de las inquietas aguas de la condición humana, dirigiendo una adaptación de un musical de Broadway, basado en la carrera de uno de los grandes clásicos de la música pop estadounidense?

Pues así no más fue la cosa.

No es para sorprenderse, en todo caso, ya que no es la primera vez que incursiona en el género musical. No nos olvidemos que una de las grandes películas del tío Clint es precisamente una biografía de músico: Bird, basada en la vida del

Y aunque no sea su especialidad, le sale bien. Está bien, la especialidad de Eastwood nunca han sido los musicales, pero el buen Clint tiene el bichito de la música dentro suyo (el propio Eastwood ha musicalizado más de una de sus propias películas) y a decir verdad, se siente bastante cómodo.

En todo caso, no nos olvidemos de algo. Que esto es un drama biográfico y no un episodio retro de High School Musical o Glee. Menos mal. Y como buen drama biográfico, Jersey Boys no está exento de momentos tensos.

Sus orígenes muy ligados al crimen organizado. La difícil tarea de conseguir un contrato, o al menos, oportunidades para demostrar su talento. Los conflictos por el control creativo y económico de la banda especialmente entre su frontman Frankie Valli (John Lloyd Young) y su fundador Tommy De Vitto (Vincent Piazza). Los líos familiares de Valli, así como los excesos y endeudamiento del segundo, además de la permanente necesidad de adaptarse a las modas.

Ambos elementos, la parte dramática de la historia, así como su parte musical, son ítems que interesan a Eastwood y que, para que andamos con cosas, disfruta mucho de hacer. Eso me lleva a pensar que rodó esta película sólo por darse un gusto.

jerseyb_02

El hecho de hacer que varios de los personajes se dirijan al espectador para contar su historia, hace que la narración se sienta más cercana y se disfrute mejor, pues ayudan a entender un poco mejor su desarrollo, sin necesidad de apegarse a un orden cronológico estricto. No es High School Musical, cierto, pero tampoco un documental para rellenar tiempos muertos un domingo en televisión.

Se criticó mucho Jersey Boys, y se dijo que era una prueba fehaciente de la capa caída de un director que  no constituye la decadencia de un director, porque aunque no esté filmando como antes, la obra de Eastwood está lejos de ser mala o por cumplir, y porque Jersey Boys no es una mala película. Admito que no es una maravilla, pero no pretende serlo. Como dije antes, es un gusto que se quiso dar su realizador. Pensada así, Jersey Boys funciona, atrae y se disfruta.

Por lo que cabe concluir que a sus 84 años, Eastwood sigue gozando de buena salud. Y lo más importante, de buen ánimo.

***

JERSEY BOYS

Director: Clint Eastwood

Intérpretes:John Lloyd Young, Vincent Piazza; Christopher Walken; Erich Bergen; Renee Marino; Michael Lomeda.

Drama biográfico/Musical

2014

jerseyb_bluray

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

el Peladito que conquistó Hollywood

Estamos en el Hollywood de mediados de los ’50. Mientras los grandes estudios anuncian sus grandes estrenos para la temporada, el productor independiente Michael Todd (Michael Imperioli) anuncia el rodaje de la adaptación de la novela de Julio Verne, La Vuelta al Mundo en 80 Días, para lo cual anuncia un elenco multinacional, que incluye al mexicano Mario Moreno “Cantinflas” (Oscar Jaenada) dentro de sus protagonistas.

Cantinflas es el actor de cine más popular y querido de su país, pero no fue fácil convertirse en una figura influyente. Dos décadas antes, en 1931, tras fracasar como boxeador y como torero, Moreno prueba suerte en una pequeña compañía de teatro, donde su divertida manera de hablar y sus curiosos movimientos sobre el escenario lo convierten rápidamente en un fenómeno…

cantinflas03

Lo que son las cosas. La misma semana que Chespirito dejaba este mundo, para muchos el segundo gran comediante azteca tras aquel a quien nos referiremos en estas líneas, llegaba a mis manos Cantinflas, esta reciente coproducción mexicana y estadounidense, que nos presenta los primeros años y el ascenso de Mario Moreno Reyes como comediante, figura angular del cine y la cultura hispanoamericana, líder sindical, y un referente obligado al momento de pensar en Latinoamérica.

El filme fue un fenómeno de taquilla en su país de origen y muchos ya aseguran una nominación al Oscar como mejor película de idioma no inglés.

¿Da para tanto? Si y no.

Si, porque es una película correcta. De rápido trámite y que pretende cubrir los puntos más altos de la carrera del célebre comediante. Nos cuenta con fidelidad sus primeros años y nos revela a un personaje que era totalmente distinto fuera del set.

Si en pantalla, Cantinflas era un personaje simpático, querible y que transmitía una bondad innegable, fuera de ella Moreno era un realizador estricto, disciplinado y bravo a la hora de defender el trabajo suyo y el de sus colegas. Tanto, que llegó a rechazar en algún minuto a Hollywood, viendo la clase de papeles que le ofrecían (puros estereotipos), todo ello en un marco de una cuidada producción y convincente adaptación.

No, porque Cantinflas está filmada de tal forma que parece más una respetable biopic televisiva antes que una película de cine. Como biografía resulta, pero de ahí a subirle los bonos y convertirla en un acierto cinematográfico…algo le hizo falta. Como un guión menos superficial que se limita en mostrarnos pinceladas de lo que Moreno fue en vida, en pantalla y fuera de ella.

cantinflasposter

Por eso uno encuentra que esta película, que funciona bien en televisión, puede que no resista de la misma forma su permanencia en salas, no obstante el buen desempeño que tuvo en taquilla, jugando de local y nacionalismo mediante.

Eso por un lado, y lo planas de las actuaciones. Cierto que Imperioli cumple bien su papel de joven y ambicioso productor, y que la actuación de Jaenada raya la perfección (salvo las obvias diferencias físicas, la compenetración entre representante y representado es absoluta, y uno cree que efectivamente Jaenada se convirtió en Cantinflas) pero el resto deja mucho que desear. Sobre todo teniendo que compartir escenas con la sublime interpretación protagónica.

Leí alguna vez a un colega decir que Cantinflas es más grande que sus películas. Lo decía seguramente respecto de aquellos filmes que rodó a fines de los ’60 en adelante, cuando claramente ya no era el mismo. Uno los veía por ver a Cantinflas aunque ye tuviera las debilidades propias del cambio de edad. Y aunque Jaenada no haya envejecido un segundo entre el principio y el fin, su actuación nos hace pensar lo mismo: que sin él, esta película no hubiese sido nada.

**1/2

CANTINFLAS

Director: Sebastian Del Amo

Intérpretes: Oscar Jaenada; Michael Imperioli; Ilse Salas;

Drama biográfico

2014

cantinflas01

*Igual tiene sus partes buenas…ojo con el remake de la secuencia de baile de El Bolero de Raquel al término de la película.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata