la canción de tu vida

Durante los ’80, Alex Fletcher (Hugh Grant)fue un ícono de la música popular, como segundo hombre en la recordada banda Pop!.

Pero en el presente, opacado por la fama como solista de su ex compañero de banda, Alex subsiste gracias a programas del recuerdo, presentaciones en ferias, parques de diversiones y eventos privados. Pero un día, la oportunidad llama a su puerta cuando la superestrella pop Cora Corman (Haley Bennett) le pide una canción para su nuevo disco.

Trabajando contra el tiempo, y con nulas capacidades para escribir una letra, Alex convence a su jardinera, Sophie Fischer(Drew Barrymore), escritora frustrada, para que colabore con él en la canción que lo podría devolver al primer plano…

M&L_03

Y es que hay películas que podrás haber visto cien veces y a la ciento uno, aunque te la sepas de memoria que va a pasar, conozcas la trama al revés y al derecho y te sepas el final, la vuelves a ver, y te vuelve a gustar.

Y tampoco es que sea la gran maravilla. Tampoco es que vaya a cambiar la historia del cine, sino simplemente convertirse en una opción más para ver en la sala o en la casa. Siendo precisamente esta falta de pretensiones una de sus mayores virtudes.

Pues bien, en esa lista tengo a Letra y Música¸esa entrañable comedia romántica de principios de 2006 que ya desde su pareja protagónica, Hugh Grant y Drew Barrymore (quienes tuvieron que aprender a tocar instrumentos y a cantar para esta película) exuda buenas vibras.

Grant y Barrymore son de aquellos actores que con sólo mirar a la cámara conquistan no sólo al sexo opuesto, sino que a toda la audiencia. Ambos tienen tal ángel, tal carisma que sin conocerlos en persona (podrían ser unos verdaderos cabrones) ya nos cayeron bien. más aún si entran en un terreno que les es conocido y donde mejor se desenvuelven. Y ambos interpretando personajes parecidos, en cuanto ambos han pasado gran parte de sus existencias a la sombra de otros.

Alex (Grant) ha debido soportar no sólo la postergación y el olvido tras la disolución de su ex banda, sino además las permanentes comparaciones con su ex amigo Colin, cuya carrera fue claramente más exitosa. Sophie (Barrymore), estudiante de literatura que se quedó en el camino ha crecido al alero de una hermana que ha tenido cierto éxito en los negocios y que su ex profesor se haya inspirado en ella para escribir un best seller.

Y si bien ambos tienen la posibilidad de surgir nuevamente a la sombra de alguien (en este caso, de la estrella pop Cora, muy bien interpretada por Haley Bennett, notable parodia de las estrellas pop actuales que recurren a alguna filosofía ancestral para legitimar su “arte”…si es que podemos llamar arte a ese ruido que hacen con el único fin de hipersexualizar precozmente a los preadolescentes. Ello más el cerebro de pajarito de la chica generan algunos de los momentos más absurdos del filme) a la larga se vuelve la oportunidad que ambos a estas alturas ya no esperaban, de reivindicarse consigo mismos.

M&L_02

Vaya, no me había dado cuenta de la profundidad de la historia…y así da gusto. Nada de sermones, moralina o manuales de autoayuda. Sólo una buena, amena y divertida comedia romántica, sobre no sólo conquistar a la chica, sino hacer las paces con tu pasado y seguir adelante con la frente en alto.

La gran gracia es que Letra Y Música no persigue eso, no al menos expresamente. Simplemente nos quiere hacer pasar un buen rato, sin dobles lecturas. Lo logra, pero de paso nos sorprende con esta otra lección de vida.

Decorada con notables personajes secundarios (el manager, la hermana de Sophie, su esposo e hijos, el staff de Cora), sazonada con abundantes referencias a la cultura pop (el videoclip de Pop! Que sirve de secuencia inicial y final a la película nos refiere inevitablemente a Duran Duran, Wham! o A-ha, entre otros próceres ochenteros) terminan por acompañar debidamente el buen desempeño del filme.

Filme que se agradece por su honestidad (esto es lo que hay, disfruten!) y al mismo tiempo por su capacidad de sorprender. Inteligente sin caer en el sabelotodismo, sencilla sin caer en lo simplón, divertida sin perder la sobriedad, Letra y Música es un filme que agrada y que, a siete años de su estreno, se sigue disfrutando más que otros especímenes que no hace mucho salieron de cartelera. Y hasta hace que uno le perdone el lamentable doblaje al español que le aplicaron en la versión que uno encuentra cuando hace zapping.

***1/2

M&L_BR

MUSIC AND LYRICS

Director: Marc Lawrence

Intérpretes: Hugh Grant; Drew Barrymore; Hayley Bennett; Brad Garret; Kristen Johnson; Campbell Scott

Comedia/Romance/Musical

2007

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

si esto es amor, como será el odio

Creyendo que se trata de comercio sexual barato, un trío de adolescentes termina siendo capturado por el grupo religioso ultraconservador Five Points, encabezado por el carismático pastor Abin Cooper (Michael Parks).

Five Points está acusado de cometer una serie de asesinatos de índole homofóbica: sus víctimas, mayoritariamente hombres homosexuales, aparecen no sólo muertas a balazos, sino que con claros signos de tortura. Convencidos que no están haciendo otra cosa que castigar a estos individuos por atentar contra la obra de Dios y por facilitar la autodestrucción de América, Cooper y sus seguidores viven armados hasta los dientes en las afueras de la ciudad, ejerciendo el suficiente chantaje como para no ser acosados por la justicia.

Sin embargo, temiendo que en cualquier minuto la cosa se vaya de las manos, el sheriff de la ciudad contacta a un conocido suyo, el agente especial Joseph Keenan (John Goodman) quien reúne a un pelotón de la ATF (brigada a cargo del control de armas y explosivos en manos de civiles) para que incursione en la granja de Cooper…

redstate03

Kevin Smith lleva un buen rato buscando zafar del humor sobre ñoñerías, marihuana y chistes de camarín que marcó su entrañable saga Askewverse. Y hasta ahora sus resultados han sido dispares: es cierto, Jersey Girl y Zack and Miri Makes a Porno fueron comedias realmente agradables, pero el policial CopOut fue una bazofia intragable. Con este filme de 2011, Red State (nombre que hace alusión al mote con que se conoce a los estados conservadores, republicanos y religiosos hasta la demencia en Estados Unidos), se saca los balazos y limpia su buen nombre tras este último tropiezo.

Red State se estrenó en un período en que el cine independiente estadounidense se había encariñado con los grupos más radicales del cristianismo americano. Tanto Red State como los documentales Jesus Camp y Religiolous se refieren a estos grupos que, con métodos más propios del Tercer Reich o del fundamentalismo islámico, pretenden imponer su particular manera de entender la palabra del Señor al resto de los mortales (tampoco dejemos de lado las no pocas bromas que Trey Parker y Matt Stone hacen acerca de los mormones, evangélicos, católicos y otros en South Park o en sus demás creaciones).

Grupos generalmente encabezados por individuos carismáticos, respaldados por personas de mente débil y fácilmente influenciables (¿se han fijado que los seguidores de estos grupos son generalmente individuos ubicados en lo más bajo del escalafón social, escasamente educados e incapaces de discernir? ¿se han fijado que los grupos más nacionalistas y racistas de los estados juntos están integrados por la misma clase de basura blanca?) principalmente de los estados del sur (casi dos siglos han pasado desde la guerra de Secesión y éstos siguen igual, la América Profunda que le dicen…) que no dudan en recurrir al lavado cerebral, a la tortura e incluso al terrorismo para imponer su manera de celebrar el amor por las obras de Dios (¡!).

Grupos que han presionado de tal forma que han llevado a incluir el creacionismo en los planes de estudio de las escuelas públicas estadounidenses..escuelas de orientación LAICA…y que les faltó poco para el suicido masivo ritual cuando Barack Obama ascendió a la presidencia.

redstate04

No se alegren tanto. Aquí también tenemos a este tipo de maníacos. Se llaman Opus Dei. También viven la caridad cristiana (porque si no, ¿a quién le darían esa ropa que pasó de moda, les quedó chica o se les rompió y no tiene arreglo? ¿A dónde mandan al hijo zorrón a hacer “trabajos” voluntarios para sacárselos de encima en verano?) y el amor por las creaciones del Señor, pero pregúntenles por un homosexual (ojalá los maten a todos esos degenerados!), por un extranjero, por una madre soltera o incluso alguien que simplemente piensa distinto (acuérdense de esa tuitera que le escribió a Camila Vallejo “ojalá se te muera en la guata el monstruo que estás engendrando!”) amor de Dios mis polainas!

Por eso, y tal como ocurrió en su oportunidad con Dogma, de 1999 (otra película con la que Smith se reía de las religiones) hubo protestas por ciertos grupos conservadores hacia la película, que incidieron en su distribución y causando que Red State tuviese ingresos menores a sus costos (pero que se recuperó con las ventas del bluray, el dvd y las descargas, prácticamente el nicho de Smith dentro de gran parte de EEUU y fuera de ellos).

En cuanto al filme en sí, como dije antes se saca los balazos, literalmente, del desastre que fue CopOut. Y Smith aprovecha de recordarnos que la cancha en que juega con la comodidad del local es la suya y no la de las multinacionales del cine, jugando con sus reglas. Pese a lo peludo de su tema, Red State es un filme que se disfruta y se pasa volando, sacando además muy buen rendimiento de sus actores (uno termina por odiar en serio a Michael Parks, a su hija y brazo derecho encarnada por Melissa Leo –a estas alturas el rostro oficial para el cine de la mujer White trash, republicana y conservadora- y para qué nos vamos a poner a discutir quien es John Goodman).

Le valió el premio a la mejor película ese año en Sitges. Mal no le fue después de todo.

Es cierto que uno como espectador puede pensar que Smith exagera al construir a sus personajes. Sería incluso lo lógico y normal. Pero lo terrorífico es que estos personajes, conservadores y con un complejo de superioridad moral a la médula, existen, y están ahí. Y no en otro país, sino que cerquita, en el nuestro. Red State no sólo es una muy buena cinta de acción, sino además un buen recordatorio de que tenemos que tener ojo con nuestro entorno. El enemigo está más cerca de lo que aparenta.

***

redstate01

RED STATE

Dir: Kevin Smith

Intérpretes: Michael Parks; Melissa Leo; John Goodman; Michael Angarano; Kevin Pollack Comedia/Acción 2011

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata