memorias filméfilas

Cierto día de 2006, apareció por las redes un crítico cinematográfico muy sui generis.

Se trataba del blog de un mozalbete de básica, que con ese lenguaje propio del niño/preadolescente/adolescente en crecimiento, comentaba las películas que veía, por qué le gustaban, por qué no le habían movido un pelo, todo mezclado con anécdotas de su propia vida.

Hermes El Sabio había dado sus primeros pasos.

Pasó el tiempo y Hermes fue creciendo. Y madurando. Aunque su lenguaje no varió mucho, si lo hicieron sus contenidos. Más elaborados, más producidos y con harto más contenido. Pasó del mero “Me gusta por X motivos” a columnas más largas y fundamentadas. Pasó del blog a la web hecha y derecha, participó en diversos medios virtuales, tuvo auspiciadores, ganó muchos fans, abrió un podcast y en la última Feria del Libo presentó la primera recopilación de sus grandes éxitos: Flims, el Libro.

SDC15253

Suerte de diario de vida filméfilo, como él dice, Hermes Antonio nos comparte los mejores momentos de sus primeros años como bloguero y crítico, lo que nos permite entender por qué Hermes Antonio se convirtió en un fenómeno. Dividido en diversos capítulos (primeros años, superhéroes, terror, acción, personajes solitarios, personajes elegidos, adaptaciones de libros, más un triple apéndice), Flims es un libro que todo filméfilo debe tener en su biblioteca, no sólo porque te ofrece buenos fundamentos como para encontrarle la razón..o como para entusiasmarse y tratar de rebatírselos, sin caer en ese vocabulario pasado a pseudointelectual de otros colegas de la especialidad.

Es cosa de leer lo que opina de filmes como Náufrago (que ya no volveré a ver de la misma forma luego de leer la crítica maestra que aparece en el libro), El Planeta de los Simios (R ) Evolución o el análisis que hace de las películas de Pixar entre la primera y la última Toy Story.

Y es que la gracia de Hermes el Sabio radica precisamente ahí, en la informalidad.

En un ámbito como la crítica cinematográfica donde circula mucho colega pretencioso y de expresarse rebuscado para pretender cierta intelectualidad que el resto carece, celebrando más que un gol de Chile películas que mientras más raro sea el idioma en que vengan habladas, más van a aplaudir (aunque sólo se trate de 90 minutos de un paisaje sólo adornado con moscas), sano es ver que existe alguien que, sin ser un ignorante (en ciertos medios intentan pasar por onderos poniendo a comentar películas a imberbes que apenas terminaron cuarto medio por un error de secretaría, ya que su redacción y comprensión lectora dejan harto que desear) tenga el buen hábito de no sentirse superior a los realizadores (o peliculastas) ni mirar por debajo del hombro al lector.

Hermes no se siente superior a su público objetivo, sino que lo ve de igual a igual y muchas veces, aprende y recoge los aportes que sus lectores hagan en sus medios. Y lo hace de la forma más simple y lógica: hablando de cine como quien conversa con un amigo en una fiesta, a la hora de almuerzo o haciendo la fila en boletería.

SDC15216

Es por esa familiaridad, esa cercanía y sobre todo, ese buen humor, que el medio filméfilo ha terminado por reconocer a Hermes Antonio como un referente. Es por eso que pasar por su web siempre vale la pena, y es por eso que Flims se disfruta tanto que al llegar a la última página uno queda con ganas de seguir leyendo, matándose de la risa, reflexionando y sacando conclusiones. Y claro, quedando con ganas de ver o rever tal o cual película para saber si concordar o discutir con el muchacho, o encontrar ese detallito que se nos pasó.

Mientras esa secuela llega, nos quedan dos cosas: leer el libro desde el principio de nuevo (válida) o visitar www.flims.cl, la web del crítico maestro (y si busca en google puede encontrar la versión antigua de la página) (opción igualmente válida). Una u otra que escoja, no se arrepentirá.

Chorrocientas mil estrellas y un Tipo Leyendo Matado de la Risa Entre Todos los Apestados Que Van En El Metro y Lo Miran Feo Pero a El Le Da Lo Mismo Award para Flims. Imprescindible.

(lo admito, no me salió tan gracioso como el original).

PD: Hermes Antonio El Sabio en realidad es el alter ego del crítico de El Mercurio Diego Muñoz…pero no es spoiler de nada, el mismo ya lo declaró así en la presentación del libro hace algunas semanas atrás.

SDC15231

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

próximamente: la columna 900…(y dijeron que no llegaría)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s