la supervivencia de las especies

Un crédito especial para los colegas de Hijos del Atomo, cuyo aporte en la elaboración de esta columna ha sido invaluable para el aquí firmante.

planet_apes01

Diez años después de que un virus artificialmente desarrollado arrasara con la población mundial, los escasos sobrevivientes se agrupan en pequeñas comunidades a lo largo y ancho del planeta. Una de ellas, liderada por Dreyfus (Gary Oldman) se ha instalado en las ruinas de lo que solía ser San Francisco.

No muy lejos de allí, en los bosques de secuoya vecinos, una comunidad de primates inteligentes, encabezada por Caesar (Andy Serkis) se ha consolidado como una sociedad estable y en armonía, ignorantes de lo que sucedió con la especie humana. O así era, al menos, hasta que son visitados por Malcom (Jason Clarke) un explorador que pretende mediar entre simios y humanos, a fin de poder introducirse en el bosque y reactivar una represa abandonada, necesaria para que la comunidad vecina cuente con energía eléctrica.

Aunque Caesar deja su posición muy clara desde un principio, le da un par de vueltas al asunto, después de considerar las garantías que Malcom ofrece, y porque en rigor no tiene mayor problema con los hombres, mientras no intervengan con su comunidad. Pero su brazo derecho, Koba (Toby Kebell), que guarda un gran desprecio por los humanos luego de años de servir como animal de laboratorio, desconfía no sólo de los invasores humanos, sino del criterio de su propio líder…

Este año 2014, el vilipendiado Hollywood ha dado un puñado de producciones que le han tapado la boca a los pseudointelectuales que aman el cine de autor. Películas como Capitan America, Como Entrenar a tu Dragón 2, Godzilla, X Men DOFP, no sólo comparte el ser producciones cien por ciento comerciales, sino además una recepción crítica a la par de sus cifras en taquilla. Y El Planeta de los Simios: Confrontación, segunda entrega de esta reiniciada franquicia sigue no sólo esta tendencia, sino además, mantiene el gran nivel de su antecesora de 2011.

¿Y que otra cosa se puede decir de una película que en ningún momento baja su intensidad?

planet_apes04

Me explico. Confrontación hay que dividirla en tres partes: una primera, sin diálogos (hablados, porque gestuales tiene muchos) que se entiende clarito, permitiendo al espectador entender sin lugar a dudas por donde va la cosa.

Una segunda parte de más diálogos, que sigue la misma senda: si los primeros minutos eran para establecer los cimientos de la historia, aquí conocemos el cuerpo y las ramificaciones de la misma. Entendemos el conflicto principal desde los distintos puntos de vista (humanos y simios parecen querer una coexistencia respetuosa, solidaria y pacífica, aunque en ambos bandos existen elementos que sí quieren el conflicto) y las ramificaciones del mismo.

Y una tercera parte y final donde el conflicto estalla irremediablemente y sin vuelta atrás, abundante en logradas escenas de acción, batalla y un final muy lejos de ser esperanzador.

El punto es que pese a la diversidad de registros que se presentan a lo largo de la estructura del filme, éste en ningún momento le quita atractivo. Matt Reeves, que algo sabe de filmes de catástrofes (Cloverfield, una de las mejores cintas recientes del género) tiene claro que no puede tirar todo a la olla de un solo viaje, sino que sabiendo dar a cada cosa, a cada movimiento, su lugar dentro de la cinta, lo que le da la fluidez necesaria para contar y dar a entender su cuento.

La estructura y orden que Reeves da a la película le da toda la consistencia necesaria y es funcional para el buen desarrollo del relato, haciendo que todas las piezas involucradas funcionen de manera adecuada.

¿Es mejor que la primera película? No sabríamos decirlo, porque aunque narrativamente son el mismo cuento, obedecen a estructuras distintas y objetivos distintos. La primera buscaba el doble objetivo de hacer resurgir una franquicia que hacía aguas por todos lados, y reordenar la historia que estaba contando, mientras que ésta secuela la tiene más fácil: funciona sobre una construcción de base sólida, para seguir construyendo con solidez y estabilidad. Ambas logran sus objetivos, hay que decirlo.

planet_apes03

Y si bien estamos ante un director que arma cada pieza de su rompecabezas dándoles el lugar preciso a cada una de ellas, hay algunas de estas piezas que brillan con luces propias, sin desmerecer la obra a la que pertenecen (por el contrario, la hacen más grande aún). Es el caso de Andy Serkis, interpretando a Caesar. Es cierto, es un disfraz digital sobre un actor vistiendo un traje lleno de sensores hasta en la cara, pero que sin las virtudes actorales de Serkis, sería un CGI vacío y sin alma. Serkis da a Caesar toda la vitalidad, la consciencia y el espíritu que necesita para que lo apreciemos como el gran protagonista de la saga. Sin decir muchas palabras y recurriendo a una amplia gama de gestos captamos las distintas fases de Caesar, como el líder imponente seguro de si mismo del principio, hasta el individuo que ve, dolido, como lo que creía haber construido con solidez, se desmorona. La actuación de Serkis emociona, impresiona y descoloca. Lo mismo pasa con Toby Kebell, en el rol de Koba, a quien basta una mirada para delatar el odio que lo mantiene vivo, y Nick Thurston, en el rol de Blue Eyes, hijo de Caesar, debatiéndose entre la lealtad a su padre y la admiración por Koba.

Fiel a la tradición instaurada por la novela de Pierre Boulle y la película de 1968 protagonizada por Charlton Heston, Confrontación también trae un lote de observaciones sociopolíticas implícitas dentro de su argumento, como para ponerse a reflexionar a su respecto (y con el conflicto entre israelíes y palestinos, así como la guerra civil de Ucrania en pleno apogeo a esta misma fecha) sin caer en el panfleto y la denuncia sin editar. Lo que se agradece y sólo contribuye a subir los bonos de esta película, que a su vez le sube los bonos a un año 2014 que, fílmicamente hablando, ha sacado cuentas más que alegres.

****3/4

DAWN OF THE PLANET OF THE APES

Director: Matt Reeves

Intérpretes: Andy Serkis; Jason Clarcke; Gary Oldman; Keri Russell; Kodi Smith-McPhee; Toby Kebell; Nicj Thurston.

Ciencia Ficción

2014

planet_apesposter

PD: Si la prumera fue Revolución y ésta Confrontación, la tercera es…¿Conquista? Porque la tercera viene sí o sí.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata