que nochecita aquella!

Que año este 2014. Lleno de aniversarios relevantes. De plata, de oro, cincuentenarios, tres cuartos de siglo, en fin. Ello, más la relevancia histórica de los Beatles para la cultura occidental del siglo XX, que hace que cada cosa que hicieron sea digna de celebración, nos sirven para darnos cuenta que, los 50 años que esta semana se cumplieron del estreno de A Hard Day’s Night (La Noche de Un Día Agitado), la primera incursión de los cuatro de Liverpool en la gran pantalla.

Estrenada en el Reino Unido el 6 de julio de 1964, A Hard Day’s Night fue, como solía hacerse en esa época, una forma de hacer extensivo el fenómeno de los Beatles desde la música al cine, en plena Beatlemanía. Desde ese punto de vista, uno tiene todo el derecho a sospechar que esta película no sea más que una mera sucursal de la cual seguir exprimiendo. Las horrorosas experiencias recientes de Jonas. Bieber y Katy Perry justifican esa sospecha, pero en el caso de A Hard Day’s Night no es así. No en vano, son los Beatles.

AHDN01

Dirigida por Richard Lester, la premisa de esta película consiste en un día en la vida de John, Paul, George y Ringo, mientras permanecen en Londres eludiendo a sus fans, realizando actividades promocionales y de relaciones públicas, ensayos y coronándose con una presentación en un popular show televisivo londinense. Todo ello matizado con las bromas que los chicos de Liverpool se hacen entre ellos y para con sus managers, un ocasional altercado con productores y auspiciadores, más los disparates que el abuelo de Paul, John McCartney (Wilfrid Brambell) causa cuando acompaña en el viaje a su nieto, a quien, claramente, pillaron volando bajo.

El argumento de la película es una mera anécdota para justificar la presencia de los Beatles en pantalla y toquen sus canciones. Eso no se puede negar, pero tampoco eso da el derecho a considerar la experiencia como una pérdida de tiempo. Richard Lester podría haber armado un simple collage de grandes momentos (para eso hay documentales), prefiere optar por la aventura, la comedia y explotar el lado lúdico de los Fab Four, lo cual, dados los resultados del filme, terminó por ser una fórmula acertada.

La historia es bastante simple, fácil de procesar y disfrutar. El talento y la simpatía innatos de Lennon, McCartney, Harrison y Starr para las bromas, que no tienen nada que envidiarle a los Hermanos Marx o a los Tres Chiflados, contribuye a que la cinta mantenga un ritmo constante, más allá de las secuencias estrictamente musicales.

AHDN02

La cosa pudo haber sido mucho más simplona, después de todo lleva el sello Beatle y eso la convertía por sí sola en un objeto de culto. Y de hecho, así fue, con un éxito de taquilla en todos los países en que se exhibió en salas, alta rotación de sus canciones y el LP publicado con las canciones del filme (me jacto de tener una versión del vinilo de edición nacional entre mis tesoros) un fenómeno. Pero no se quedó en eso, sino que Richard Lester y los Beatles apostaron por una obra que quedara en la retina y en el inconsciente colectivo de sus seguidores. Y lo lograron.

Si vamos a conquistar el mundo, que sea con las mejores armas, pareciera que pensaron.

Sobra decir que lo lograron. Y no hay que ser fan de los Beatles para pasársela bien con esta noche de un día difícil.

Reestrenada en 2001 en una versión restaurada a cargo de Miramax Films, fue lanzada en dvd a los pocos meses, pero aún no hay una edición oficial en bluray (hasta donde sé, apenas hay una versión canadiense y otra mexicana que no aportan mucho en realidad, así como una edición Criterion Collection que está disponible en Amazon) lo cual es una lástima, no poder disfrutar esta obra en un formato que merezca la pena. Habrá que conformarse con lo que hay y tener paciencia. Después de todo, más de cuatro décadas después de su separación, los Beatles siempre tienen algo nuevo que ofrecernos.

(ojo, Beatlemaníacos, a ver si reconocen a Patty Boyd, la futura mujer de George Harrison y luego Eric Clapton)

***1/2

AHDNBR

A HARD DAY’S NIGHT

Director: Richard Lester

Intérpretes: John Lennon, Paul McCartney; George Harrison; Ringo Starr; Wilfrid Brambell; Norman Rossington; John Junkin: Victor Spinetti

Comedia/Musical

1964

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

la historia desde el punto de vista canino

Mr.Peabody es un personaje muy especial. Es el perro más inteligente del mundo.

Dueño de un coeficiente intelectual envidiable y un currículum extraordinario, es el orgulloso padre de Sherman, su hijo humano adoptivo, y creador de la única y más avanzada máquina del tiempo del mundo, con la que va de un momento a otro de la historia, presenciando los grandes hitos y personajes en vivo y en directo.

Así, hasta el día en que Sherman va por primera vez al colegio. Algo inquieto e impulsivo,, Sherman no tardará en meterse en problemas con Penny, la mejor alumna de su curso, hasta ese día, y con ello causar algunos descalabros de históricas proporciones…

peabody01

Otro gallo le habría cantado a Jay Ward si hubiera tenido los auspicios de otros animadores. Creador de George de la Selva, Rocky y Bullwinkle y Mr.Peabody y Sherman, de haber corrido mejor suerte, bien pudo haberse parado de igual a igual frente a Walt Disney, Hannah-Barbera o Chuck Jones. Eso ha hecho que si bien la mayoría de personajes de Ward sean bien populares en EEUU, pero fuera de país del norte, apenas sean conocidos como para ser reconocidos si son parodiados en Los Simpsons, por ejemplo, pero no más que eso.

Ello pudo haber contribuido a que Las Aventuras de Mr.Peabody y Sherman, sin ser un fracaso de taquilla tampoco hubiese sido el éxito que Dreamworks esperaba, aun cuando sus utilidades fueron más que respetables. No es de extrañar, en consecuencia, que tampoco haya hecho mucho tanto en otras latitudes.

Lo que es una pena, porque, para ser sinceros, estaba bien divertida la cosa.

Si bien no es la gran cosa (Dreamworks ha tenido cosas mucho mejores, como Los Croods, Como Entrenar a tu Dragón, Shrek o El Origen de los Guardianes), esta película, dirigida por Rob Minkoff, uno de los cerebros tras esa obra maestra que es El Rey León (pero también de bazofias como La Mansión Embrujada, con Eddie Murphy) cumple con hacer pasar un buen rato y resulta muy respetuosa de su fuente, aunque dejando el factor educativo un poco de lado. Así como en Chile Themo Lobos hizo que Mampato llegara a los más diversos momentos y rincones de la historia, siempre con un afán pedagógico (sin caer en la mera lectura de libros de cátedra), el objetivo de Peabody y Sherman era inculcar la historia de la humanidad en sus espectadores. Este motivo, si bien está presente en la película, no es el factor preponderante, lo cual, en todo caso, no es obstáculo para el buen desempeño del filme. De hecho, varios de los mejores chistes de la película vienen de parte de los cameos de personajes y eventos históricos, desde el Caballo de Troya, pasando por la Revolución Francesa hasta nuestros días.

peabody02

Otro buen soporte de la película está en sus personajes principales. Un canino superdotado, meticuloso, metódico y preocupado del más mínimo detalle, junto a un niño algo ansioso, inquieto y no siempre cuidadoso, pero de buenas intenciones. La cosa funcionó durante años y aquí no es la excepción. La inclusión de un tercero, en este caso, una niña que viene a desequilibrar la balanza, que podría desajustar el panorama, no lo hace, sino que termina reforzando la buena relación entre padre/perro e hijo.

Diversión sin altibajos, ideal para pasar una tarde en familia. Ojo, si usted es fanático de Modern Family, véala en inglés: reconocerá las voces de Ty Burrell (Phil) y Ariel Winter (Alex), prestando sus voces a Mr. Peabody y Penny, respectivamente.

***

MR. PEABODY AND SHERMAN

Director: Rob Minkoff

Animación

2014

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata