Brando en cinco momentos

Van diez años desde la muerte de Marlon Brando, acaso uno de los grandes actores en toda la historia del cine. Como en ese tiempo no tenía blog (con cueva fotolog, que por fácil de usar ponía tantas trabas que al final era como lo mismo que nada) aprovecho la ocasión para recordar a un actor fundamental para la consolidación del cine como arte, repasando cinco de sus más emblemáticos personajes…por orden cronológico (la cosa va así: personaje, película, director, año).

brando02

-Stanley Kowalski (Un Tranvía Llamado Deseo, Elia Kazan, 1951).

Su segunda aparición en cine, la primera de una larga colaboración con Elia Kazan. En esta adaptación de la obra de Tennesse Williams, Brando encarna a un tosco y rudo obrero polaco-estadounidense, casado con Stella (Kim Hunter) quien a duras penas debe soportar la presencia inesperada de su cuñada Blanche Dubois (Vivien Leigh), y las diferencias entre ambos no tardan en aparecer y en hacer insostenible la vida familiar. 12 nominaciones al Oscar recibió este filme, adjudicándose tres, todos por actuaciones (Hunter, Leigh y Karl Malden). Brando no recibió nominación alguna, marcando el primero de muchos roces con la Academia, aunque su actuación ganó elogiosos comentarios.

-Terry Malloy (Nido de Ratas, Elia Kazan, 1964)

Con el macarthysmo vigente en el medio estadounidense, en plena caza de brujas donde Elia Kazan fue blanco de críticas por haber delatado ante el Senado a muchos actores y colegas suyos acusados de comunismo, Kazan y Brando se volvieron a encontrar en este filme, ambientado en los muelles de Nueva York. Malloy es un boxeador retirado que se dedica a hacer ciertos trabajos para el mafioso del barrio. Cuando conoce a la familia de una de las víctimas de su jefe, Malloy se debate entre guardar silencio y mantener los privilegios que le reporta su posición, o bien hacer lo correcto. Brando se adjudicó un Oscar por su actuación, así como la película, su director y su coprotagonista Eva Marie Saint.

-Vitto Corleone (El Padrino, Francis Ford Coppola, 1972).

Si bien a estas alturas Brando ya era un consagrado y un rostro reconocible, influyente y prenda de garantía para el éxito y grandeza de ciertas películas, fue don Vitto Corleone, patriarca de una influyente familia neoyorkina y cabeza de una de las cinco grandes ramas de la Cosa Nostra, que su rostro quedó inmortalizado en el inconsciente colectivo.

Todo comienza el día que don Vitto, respetado cabecilla de una de las organizaciones criminales más poderosas del país, a quien lo seduce la idea de retirarse pronto, manifiesta su rechazo a la idea de iniciar una operación de tráfico de drogas, pese al entusiasmo de las restantes familias. Y aunque su decisión es inquebrantable, un atentado en su contra y la falta de un sucesor con la cabeza lo suficientemente fría para asumir responsablemente la conducción de la familia, más la reaparición de su hijo menor, Michael (Al Pacino), tras volver del frente, altera las intenciones de Corleone.

Las palabras sobran. Brando cosechó su segundo Oscar, aunque rechazó ir a la ceremonia de rigor a recibirlo, enviando en su lugar a una activista nativo-americana, en protesta por el trato estadounidense a sus pueblos originarios.

brando01

-Jor-El (Superman, Richard Donner, 1978)

Para que vean que los grandes no le hacen asco a los blockbusters cuando la idea es buena. Brando se pone en la piel de Jor-El, influyente político del planeta Krypton que vive días de dulce y de agraz. Por un lado, consigue capturar y condenar al despótico General Zod (Terence Stamp) al exilio en la llamada Zona Fantasma. Pero por otro lado, no logra convencer a las autoridades kryptonianas de evacuar el planeta ante el inminente colapso del mismo. Desesperado, envía a su pequeño hijo Kal-El, fuera de su mundo, a un pelo de colapsar, como la última esperanza de la supervivencia de su especie, transmitiéndole todos los valores y conocimientos de su raza, que definirían lo que el niño llegaría a ser años después.

-Coronel Kurtz (Apocalipsis Ahora, Francis Ford Coppola, 1979)

Brando y Coppola se reencontraron en esta adaptación libre de El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad. Kurtz es un ex boina verde escondido en el interior de la selva vietnamita, en plena guerra, donde se ha convertido en una suerte de señor de los nativos, llegando a formar una comunidad y ejército en torno a su figura. En ese escenario, acoge a Willard (Martin Sheen) un capitán a poco de abandonar Vietnam, que como última misión debe capturar, vivo o muerto, a Willard. Pese a que Brando no aparece más de 20 minutos en escena, su actuación se come todo el resto de la película. No obtuvo nominaciones para nada…pero su actuación en esta película se comenta y se celebra hasta el día de hoy.

(PD: No vamos a dejar de señalar la mención que hace de Brando Jaime Azócar en Al Diablo Con Todo! -2000-…”Do You Like Cuchucflí?”…está en youtube, para que la busquen)

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s