leer para vivir, vivir para contar

Cuando su padre abandona el hogar familiar y su madre se ve en la necesidad de darla en adopción, Liese (Sophie Nélisse) llega a vivir a Alemania, donde es adoptada por los Huberman, una pareja de obreros de un pequeño poblado germano. Rosa, la madre(Emily Watson) es una mujer severa, de difícil carácter y poca paciencia, aunque de buena voluntad, que se gana la vida lavando y planchando ropa ajena. Hans, el padre (Geoffrey Rush) es pintor, fue soldado en la Primera Guerra Mundial y es un hombre muy agradable y amante de las artes, quien inculca en Liese el gusto por la lectura, a lo que ésta se vuelve muy aficionada, incluso cuando el incipiente Reich ha reprimido la expresión literaria y escrita.

Cuando una nueva guerra mundial se hace inminente, Hans recibe en su casa a Max (Ben Schnetzer), un judío alemán refugiado, a quien acoge en cumplimiento de una promesa hecha a un compañero que murió en el combate tratando de protegerlo.

Pronto, Liese y Max construirán una fuerte amistad, sostenida principalmente en el gusto por la lectura, que les permitirá sortear las no pocas dificultades que deberán atravesar cuando la guerra sea una realidad…

ladrona_01

Hay un problema con las películas sobre el Holocausto, el Tercer Reich y la Segunda Guerra Mundial en general. O son desde dignas, buenas hasta excelentes (La Lista de Schindler, El Pianista, El Lector, El Libro Negro) o son películas perversamente manipuladoras que buscan la lágrima inmediata y la emoción fácil, pero quitándoles eso se van al carajo (La Vida es Bella, Jakob The Liar). ¿En qué parte podemos ubicar La Ladrona de Libros? Diría que en el justo medio entre estos dos polos.

¿Por qué? Porque, por un lado repite todos los lugares comunes de los filmes sobre la segunda guerra y como se vivía ésta del lado del simple ciudadano. Gente común obligada por sus líderes a abrazar una causa que no comparten, o derechamente no entienden, pero que deben hacerlo si quieren salvar lo poco que les va quedando, es decir su vida y..sería. Y claro, ese personaje sin mucho brillo que termina por convertirse en un héroe. Ínfimo, olvidado, ninguneado, pero héroe al fin.

Lo que salva a La Ladrona… de caer en la hoguera donde muchos de estos filmes debieran ser arrojados es que, no obstante la abundancia de clichés y lo plano de su relato, evita caer de manera tan obvia en eso que nos hace decir “viste una película sobre la Alemania de Hitler y las viste todas”. Esta es una más de esas películas, pero la historia, sin mayores sobresaltos y sin caer en el melodrama (que la película sea de esta índole no quiere decir que tenga que parecer culebrón venezolano) ni en la perorata de autoayuda y superación. Y hace que el espectador la vea hasta el final, lo cual no es menor.

A ratos nos trae a la memoria El Diario de Ana Frank y no a Roberto Benigni, lo cual no tiene precio.

DF-05687.JPG

Si bien la dirección de Brian Percival es lo suficientemente correcta como para no desear ver esta película ardiendo en una plaza, son las actuaciones las que le dan peso a la cinta. No vamos a descubrir ahora las virtudes de Geoffrey Rush y Emily Watson, y se nota claramente que Percival delegó en ellos la función de afirmar una historia que, de otro modo, se derrumbaría inevitablemente. Y así no más tiene que ser cuando el desempeño de la debutante Sophie Nélisse, 13 años al rodar la película, no está mal, cumple al que es su primer gran desafío en pantalla, pero está muy lejos de ser todo lo fuerte que se necesita para cargar con la historia sobre sus hombros. No en vano, es la protagonista a que se hace referencia desde el título, pero a ratos parece que no se dio cuenta. Y cuesta enganchar con un personaje cuando su propio intérprete parece no haberlo hecho. Lo que no nos impide pensar que, bien asesorada, la chica sea una de las estrellas del futuro. Sophie actúa bien, sale airosa del desafío, pero creemos que le falta un poco.

Otro punto a su favor, es la existencia de un narrador en off, que no es otro que la Muerte, quien va contando la historia y dando sus puntos de vista respecto de la misma, lo que hace que el trámite de la película se haga más llevadero.

En síntesis, buena historia, filme pasable…pero algo me dice que pudo ser algo mejor si el empeño puesto hubiese sido un poco mayor.

***

ladrona_BR

THE BOOK THIEF

Director: Brian Percival

Intérpretes: Sophie Nelisse Geoffrey Rush; Emily Watson

Drama

2013

(como curiosidad, mientras preparaba esta reseña me tocó leer muchas críticas donde los responsables de ellas veían como un defecto insalvable que los protagonistas, principalmente alemanes y rusos, hablaran, leyeran y escribieran en inglés…alguien no ha ejercido su capacidad de entendimiento e interpretación últimamente, parece…)

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s