increíblemente buena

(como se supo hace no mucho, Pixar anunció las nuevas secuelas de Cars y Los Increíbles para el próximo par de años. Cars siempre me ha dado lo mismo, no así Los Increíbles, como se ve en esta columna que subí tiempo atrás para los colegas de Rovok y que reproduzco a continuación)

incredib_04

Atrás quedaron los tiempos en que los superhéroes estaban siempre ahí, cerca nuestro, luchando contra el mal, ayudando al prójimo y haciendo el bien sin mirar a quien. Atrás quedó la época en que personajes como Mr.Increíble o Elastigirl salvaban el día, protegían al inocente y enfrentaban a los villanos, recibiendo el aprecio de la comunidad…

Todo eso quedó atrás…aunque Bob Parr (voz de Craig T. Nelson), ejecutivo de seguros, esposo de Helen (voz de Holly Hunter) y padre de tres hijos, le cueste aceptarlo. Forzado a vivir en el anonimato, echa de menos sus días en que se hacía llamar Mr.Increíble y con su superfuerza luchaba por la justicia. Hastiado de vivir como un individuo común, y dedicándose a escondidas a corregir las injusticias, cierto día recibe una oferta imposible de rehúsar, que le permitirá revivir las viejas glorias que tanto extraña..

Este es un caso especial.

Tengo esta película en dvd, en blu-ray y en su oportunidad la tuve en vhs. Es decir, tengo la posibilidad de verla cuando se me de la gana, y no necesito verla en el cable ni en tv abierta cada vez que me la topo…pero cuando me la topo, la sigo viendo igual hasta donde pueda, ojalá hasta el final. Es que la grandeza de un filme como Los Increíbles amerita romper algunas convenciones.

Estrenada en 2004, dirigida por Brad Bird y ganadora del Oscar a la Mejor Película de Animación, entre otros logros, esta película de Pixar destaca por entre sus propios hermanos de estudio (y todos sabemos el nivel que alcanzan normalmente las producciones Pixar, así que saquemos cuentas de que tan grande estamos hablando) por tratarse de un filme tan inteligentemente construido, un argumento inteligente, por sobre incluso muchos filmes live-action, divertido para los niños y más allá de lo meramente atractivo para los adultos.

Y es que Los Increíbles es un filme que destaca por sobre sus similares por atreverse a jugar con el mundo de los superhéries, subgénero que recién en la época de su estreno empezaba a tomar vuelo (apenas teníamos los dos primeros X Men de Singer y los Spiderman de Raimi. Nolan no había estrenado aún Batman Inicia y la idea de ver por fin Watchmen en pantalla seguía siendo utópica). No sólo eso, lo hace abordando el tema desde una perspectiva inédita para un filme familiar.

Los Increíbles juega con las relaciones de los superhéroes, primero, con la sociedad, algo que sólo Watchmen había hecho veinte años antes: ¿quién vigila a los vigilantes? Si, los superhéroes salvan al mundo, pero, ¿a qué precio? Los supervillanos ¿nacen espontáneamente o porque aparece un superhéroe que los motiva a salir de sus escondites? ¿Quién repara los destrozos que éstos dejan en sus enfrentamientos? Estos hechos llevan a la crisis de los superhéroes que concluye con su abolición, y la obligación de vivir en el anonimato para no terminar en la cárcel. Esta es la premisa de Watchmen, de la que Los Increíbles recoge gran parte de su argumento, y se ha llegado a sostener por ahí que este filme animado es una adaptación (u homenaje) a la obra de Moore y Gibbons, muy superior a la adaptación oficial que Zack Snyder estrenara en 2009. Y uno lo cree totalmente.

A scene from the upcoming Pixar animation studios movie "The Incredibles".

Otro punto que normalmente no se toca en los mass media respecto de los superhéroes es la relación con su entorno más cercano e íntimo. Aunque es un tema viejo dentro del cómic (en Spiderman, por ejemplo, es tema recurrente la situación de Peter Parker y su conflicto entre vida heroica y vida personal y este mismo tema fue el leit motiv de Identity Crisis, acaso la última macrosaga de DC Comics que realmente disfruté). Esto se puede apreciar de dos formas: por un lado, la necesidad de Bob, Helen y sus hijos de mantener en la más de las reservas posibles su calidad de ex superhéroes. Los niños Violet y Dash ya han empezado a desarrollar sus poderes especiales y se les está empezando a hacer difícil mantenerlos en secreto, al mismo tiempo que cuestionan tanto anonimato.

Por su parte, si bien Helen ha logrado acostumbrarse a su nuevo status de simple dueña de casa, Bob no puede resignarse a estar sentado tras un escritorio y cumpliendo horarios de oficina. Y desde su escritorio procura seguir luchando por el bien ayudando a sus clientes, aunque a su poco escrupuloso jefe le moleste. Y saliendo cada noche a luchar contra el crimen o resolviendo emergencias.

Lo que plantea la siguiente pregunta ¿Se es héroe por vocación, por obligación, por hobbie o porque no queda otra? Superman lo es porque quiere, pero si Batman pudiera, dejaría de serlo inmediatamente. Bob Parr va por el primer punto de vista: fue héroe porqu quiso y aunque se ha visto obligado a dejarlo, algo en el fondo de su ser le insiste en que vuelva a serlo. Lo que se termina por volver su mayor debilidad y lo que causa un desastre mayor y aumentando.

incredib_02

Más allá de tratarse de un filme animado, lo cierto es que la carga emocional del Los Increíbles es tremenda: un hombre en crisis de la mediana edad que, inevitablemente arrastra a su familia a la misma; dos hijos que no logran conformarse con lo que les tocó vivir y que lo manifiestan de distinta forma, una cayendo en la introspección, el otro convirtiéndose en alumno problema. Traiciones, venganzas, engaños, todos envueltos en el paquete de un filme animado. Y que se desenvuelve con precisión y comodidad, donde la narración fluye sin bajar las emociones, todo ayudado además por la notable banda sonora compuesta por Michael Giaccino.

¿Ayuda al buen desempeño del filme que su director, Brad Bird, haya dirigido muchos episodios de Los Simpson antes de llegar a Pixar? Creemos que sí. Una historia tan compleja narrativamente podría haber sofocado a realizadores y espectadores, pero el paso de Bird por una serie que, al menos en un principio era dirigida por un público adulto (y que obligaba a desarrollar sus temáticas en tiempos de no más de 25 minutos) lo hizo el director indicado para hacerse cargo de un filme de estas características. No pudo ser mejor elección.

Increíblemente buena. Ojo con los extras del dvd/br.

****

THE INCREDIBLES

Director: Brad Bird

Voces de: Holly Hunter, Craig T. Nelson; Samuel L. Jackson; Jason Lee

Animación 2004

incredib_BR

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

ojo con Anna

 

Cada tanto aparece en la escena esa figura de bajo perfil que nos termina encantando, no sólo por lo talentosa que suele ser, sino que además bastante guapa y por el mero hecho de mantenerse lejos de los focos nos resultan aún más atractivas. Y cuando por fin logran conquistar el mainstream, nos alegramos mucho.

Pasó con Winona Ryder, Uma Thurman, Juliette Lewis y Mira Sorvino en los noventas. Con Reese Witherspoon, Amy Adams, Maggie Gyllenhaal, Zooey Deschannel y Vera Farmiga en los dos mil, y hoy está pasando con Anna Kendrick.

 

annakendrick01

Aunque ya tiene unos cuantos filmes mainstream en el cuerpo (encarnó el personaje de Jessica en cuatro de las cinco películas de la saga Twilight, circulando un meme por ahí que nos dice que es lo único que no odiamos de esa saga), desde muy temprana edad comenzó actuando en teatro. Nacida en 1985, en 1998 Anna debutaba en el musical High Society. Sólo en 2003 debutó en cine, con el filme Camp, y sólo en 2007 retomó la cinematografía protagonizando la comedia Rocket Science, que le valió un Spirit Independient Award por su actuación, pasando a formar parte de la saga creada por Stephanie Meyer a los pocos meses.

Sin embargo, cuando uno podría pensar que este es el paso necesario para entrar al mainstream hollywoodense, Anna optó por quedarse al margen, participando en filmes menos ruidosos como Up In The Air, de Jason Reitman, junto a George Clooney (donde se roba algunos de los mejores pasajes de la cinta) y, qué cosas no, Vera Farmiga, y la notable Scott Pilgrim vs The World, que aquí ya hemos elogiado antes más de una vez.

Para entonces, cuando formó parte de la respetable comedia 50/50, junto a Joseph Gordon-Leavitt y protagonizar videoclips de LCD Soundsystem y Ben Folds Five, ya teníamos más que una mera noción de la existencia de Anna Kendrick y su rostro ya se nos hizo más familiar, siempre en películas de no mucho presupuesto pero si harto más corazón, a la par de una incipiente carrera como cantante pop, sumando una docena de películas, de diversos géneros, y frecuentes reconocimientos, en sólo los últimos tres años.

Mientras se encuentra rodando la secuela de la comedia musical Pitch Perfect, estrenada sin muchas pretensiones en 2012 y que se convirtió en una de las sorpresas de la taquilla ese año, sólo el tiempo dirá si Anna Kendrick, al igual que todas las actrices que señalábamos al principio termina por conquistar a la industria con la misma dedicación y virtudes que ha conquistado a tantos espectadores. Quitada de bulla, sin hacer escándalos y preocupada más de hacer bien su trabajo que de salir en TMZ, creemos que Anna va muy bien encaminada. El tipo de estrellas que agradecemos que se dejen ver de vez en cuando.

Le tenemos fe.

annakendrick02

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata