contar mucho, decir poco

Luego de ver morir a su padre a manos de sus patrones y enloquecer a su madre por esta misma causa, Cecil Gaines huyó, apenas pudo, del campo de algodón donde vivía como esclavo, para emplearse como garzón en una cafetería de Georgia.

Sin saber leer ni escribir, Cecil (Forest Whiteaker), casado con Gloria (Oprah Wimfrey) y padre de dos hijos gana prestigio por su buen desempeño y dedicación, lo que llama la atención de un amigo de su patrón quien lo contrata ni más ni menos como mayordomo para la Casa Blanca, donde ingresa en 1957, y se convierte en testigo presencial de los grandes cambios que su país vivirá los siguientes cincuenta años…

mayordomo01

Por temática, por estética, por elenco, muchos daban por hecho que El Mayordomo iba fija en la carrera por el Oscar y diversas premiaciones más, pero no pasó mucho. En parte por la irrupción de 12 años de esclavitud, en parte porque en los hechos, no estuvo a la altura de las expectativas.

A simple vista la idea es buena: afroamericano sin mucha preparación termina siendo testigo privilegiado de la evolución de un país, especialmente en lo que a la igualdad de razas se refiere: la historia empieza en plena segregación y termina con el ascenso de Barack Obama en su primer período. ¿Una suerte de Forrest Gump afroamericano? No suena tan descabellada la comparación.

La falla está en las pretensiones de sus creadores, que tratando de convertir este cuento que, con algo más de simpleza pudo haber sido una muy buena película, termina siendo un título apenas cumplidor. Seguramente, nadie le enseñó a Lee Daniels, su director, que quien mucho abarca, poco aprieta, y pareciera que por tratar de meter la mayor cantidad de tópicos posibles (la relación de Cecil con el poder, con su familia, que le recrimina su poca dedicación hacia ella, proporcionalmente distinta con su atención hacia su trabajo, la evolución de sus hijos en activista y luego político uno y en soldado el otro, y la aparición de diversos personajes históricos y otros tantos hitos del mismo tipo) terminan confundiendo al espectador, y esta indecisión del realizador lleva a tocar todos estos temas, muy superficialmente. Lee Daniels no es Robert Zemeckis.

De nada sirve la muy buena actuación de Forest Whiteaker en el rol principal y las convincentes actuaciones de Robin Williams, James Mardsen, Liev Schreiber, John Cusack y Alan Rickman encarnando a diversos presidentes estadounidenses (Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon y Reagan) y los no pocos momentos emotivos de la cinta, si uno, a decir verdad, no consigue saber a donde se dirige la historia. Demasiado paño que cortar, en tan poco tiempo, juega en contra, dejando que la película se quede en las buenas intenciones, las cuales, no siempre, son suficientes.

En eso se parece El Mayordomo a la gran mayoría de estrenos de temporada pre Oscar este año: se limitaron a cumplir con lo que se esperaba de ellos. Si en el colegio a uno le ponían un cuatro cuando hacía las cosas por cumplir, no esperen el mismo trato con las películas que uno ve.

mayordomo poster

***

THE BUTLER

Director: Lee Daniels.

Intérpretes: Forest Whiteaker; Oprah Wimfrey; Cuba Gooding Jr; Terrence Howard; Clarence Williams III; Robin Williams; James Mardsen; Liev Schreiber; John Cusack; Alan Rickman; Jane Fonda; Lenny Kravitz; Mariah Carey

Drama

2013

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s