el primer año del resto de sus vidas

Batyear1_02

Pasan los años y hay clásicos que sobreviven, incluso a los desastres que los editores suelen provocar.

Por mucho que con New 52, la DC haya decidido dar un borrón y cuenta nueva, que no necesitábamos, por cierto, a su universo de superhéroes, dejando esta obra prácticamente obsoleta. Batman Año Uno, publicada en 1986, ha sabido sobrevivir estoicamente a las malas decisiones editoriales y a los cambios propios del paso del tiempo.

Escrita por Frank Miller y dibujada por David Mazzucelli, quienes ya venían de trabajar juntos en Daredevil para Marvel (y Miller reinventado el cómic de superhéroes con la inmortal The Dark Knight Returns, algunos meses antes) Año Uno fue realizada en el marco del reinicio por el que entonces atravesaba el Universo DC tras la miniserie Crisis On Infinite Earths, y relata el primer año de actividades de Bruce Wayne en la piel de Batman, pero paralelamente, la llegada a Gotham City de un joven teniente de policía, James Gordon, a la larga, el gran aliado del Señor de la Noche en su cruzada contra el crimen. Con un formato que recuerda más al cine policial, a la novela negra y al género pulp, Miller sitúa la historia en una Gotham City donde el que no ejerce algún grado de corrupción es turista.

Todo comienza con la llegada de James Gordon, por tren, a Gotham, mientras Bruce Wayne regresa a la ciudad tras muchos años en el exterior. Gordon, casado y próximo a ser padre, viene trasladado de Chicago, luego de algunos desencuentros con sus superiores, que no tardan en repetirse cuando manifieste su rectitud y su negativa constante a seguir el juego de corrupción y vileza en que se encuentra hundida la policía local, debiendo enfrentarse a la ira de su jefe, Gillian B. Loeb, muy cercano al capo Carmine Falcone, el Romano, y a su insufrible compañero Arnold Flass, un tipo tan bueno para recibir coimas como para dar palizas por puro gusto (y porque nadie le impide que lo haga).

Por su parte, Bruce Wayne tiene una misión clara. Aunque no así los medios, luego de que sufriera una paliza a manos de los malvivientes del barrio rojo de la ciudad. Malherido, yace en su biblioteca tratando de encontrar respuesta, y como cumplir una promesa hecha casi veinte años atrás, cuando sus padres fueron asesinados, en su presencia, jurando que nunca nadie más debía sufrir lo que él por el crimen y la impunidad. En ese preciso instante, un murciélago entra violentamente por la ventana y se posa sobre el busto del fallecido padre de Bruce, el doctor Thomas Wayne, y el joven millonario ya sabe lo que debe hacer.

Pronto, los caminos de Gordon y el vigilante conocido como Batman se cruzan cuando, tras algunas semanas de dedicarse, con mayor o menor dificultad, a cazar maleantes comunes, irrumpe en una cena ofrecida en la mansión del Romano, con Loeb como uno de los principales agasajados, y cuando interrumpe una operación de drogas en la que Flass intervenía (claro que cobrando un soborno considerable), lo que lo convierte en prioridad para la policía.

Batyear1_04

Gordon queda en la encrucijada cuando debe poner en la balanza la institución para la que trabaja, entregada totalmente al vicio, y la existencia de este vigilante que, por dudosos que sean sus métodos, tiene sus objetivos muy claros…y que son los mismos que los suyos.

Adaptada al formato animado hace unos pocos años, Batman Año Uno destaca no sólo por su aporte como punto de partida para las aventuras del murciélago, sino que por estar lo más alejado posible del cómic de superhéroes como lo conocemos, apostando por una historia más próxima al policial, dejándonos en claro que, antes que un individuo en mallas capaz de las más increíbles hazañas, Batman es un investigador, un vigilante, un cazador, dueño de una inteligencia superior y una voluntad de hierro. Miller se encarga de dejarnos en claro que éstas son las principales virtudes del personaje, pero además, recordándonos que no está solo en esta cruzada, sino que tiene a su lado a un hombre sin cuya presencia no habría llegado ni a la esquina. Miller quiere dejar bien en claro la importancia de James Gordon en la trama, y la importancia que este detective tiene para su ciudad. Y de dejar en claro lo bien que oficial y encapuchado se complementan.

Batman Año Uno ha sido reeditada con frecuencia y no es complicado encontrarla en librerías especializadas, pero esta semana ha sido relanzada en quioscos por Unlimited, en otra gran jugada de esta editorial local. Y si usted aún no la ha leído, mejor que corra por su ejemplar. Perderse esta obra maestra estando tan al alcance de la mano es blasfemar (por no decir ser estúpido).

Batyear1_05

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s