sentimientos encontrados

Evadiendo como pueden los ataques de los orcos, los enanos encabezados por Thorin Escudo de Roble (Richard Armitage) continúan su travesía rumbo a Erebor, su antiguo reino, para luchar contra Smaug, el gigantesco dragón que los expulsara de su ciudad.

Sin embargo, Gandalf, el mago (Ian McKellen) no ha dejado de pensar que detrás de los orcos existe una fuerza superior que los está empujando a la gestación de un conflicto mayor, por lo que decide separarse de la expedición, ordenando a los enanos seguir adelante, mientras uno de los viajeros, el hobbit Bilbo Baggins (Martin Freeman) ha comenzado a sufrir diversos cambios en su personalidad, principalmente producidos por ese anillo que hurtara tiempo atrás a la criatura conocida como Gollum. Y aunque Erebor pareciera no estar muy lejos, diversos contratiempos demorarán la llegada de los enanos a su antigua ciudad y pondrán en juego las frágiles lealtades entre los miembros de la misión…
hobbit2_03

Parece que Peter Jackson tomó nota de todos los no pocos desaciertos incurridos en El Hobbit: Un Viaje Inesperado. Porque, aunque sigue sin lograr el insuperable desempeño de la trilogía de El Señor de los Anillos (2001-2003), lo cierto es que El Hobbit: La Desolación de Smaug tiene varios puntos a su favor que mejoran lo logrado por su precedesora de 2012.

Partamos de la base que es quizás la más corta de todas las películas de Jackson, apenas dos horas y media frente a las tres (o incluso más) de las otras cuatro basadas en los universos creados por Tolkien. Otro punto a su favor corre por las escenas de acción, más ágiles, más logradas y más convincentes que en Un Viaje, además de más frecuentes, lo que le ayuda mucho al trámite. Las actuaciones principales cumplen con dignidad. Martin Freeman se desenvuelve con comodidad en el rol de Bilbo y representa muy bien el proceso que está experimentando. Como se sabe, el Anillo único corrompe a su portador, y así queda demostrado, cuando el mismo Bilbo que en el capítulo anterior no mataba una mosca y prefería quedarse sentado en el antejardín mirando el vacío no tiene problemas en usar una espada y pelear a matar o engañar si es preciso. Por lo demás, se nota su enorme química con su compañero en Sherlock, Benedict Cumberbach, aunque aquí sólo escuchemos su voz, dándole vida al malévolo Smaug.

Pero, como dije, es una película con ripios, y no me refiero a la inclusión de personajes como Thauriel o Legolas (no he leído el Hobbit, así que no me consta si aparecen o no, como dicen los puristas más radicales…y tampoco es de mi incumbencia). El problema va en la intención (voluntaria o no) de Jackson por convertir esta saga en una suerte de versión 2 de El Señor de los Anillos. Por un lado, por la construcción de algunos personajes, adaptados lo más parecidos posibles a otros de la trilogía del Anillo. Quizás no sean así en el libro, pero Jackson los hace ver lo más parecido posibles a tal o cual. Bardo, el arquero (Luke Evans) nos lleva a pensar inevitablemente en Aragorn o Faramir, así como el gobernador de Eberforth, egocéntrico y de escaso juicio, resulta una copia al carbón del Senescal de Gondor.
hobbit2_02

Por otra parte, Jackson parece empeñado en enlazar lo más posible ambas trilogías, llegando a forzar incluso los nexos entre ambas. Como que nos quiere decir “vean El Señor de los Anillos! Vean el Señor de los Anillos!”, lo cual resulta innecesario porque la mayoría ya la vimos. Innecesario y un poco molesto. ¿Incidirá esto último en la sensación de que los finales de las dos películas hasta ahora sean cliffhangers tan obvios? La primera trilogía te dejaba enganchado y necesitado de ver el siguiente capítulo, pero el gancho era más sutil y no tan vinculante como sucedió en el primer Hobbit y vuelve a pasar en este.

Tal vez no sean detalles tan determinantes, y no hacen que La Desolación.. merezca ser condenada a muerte de buenas a primeras pero si le bajan el puntaje frente a otras producciones. Hace pensar que la trilogía de El Hobbit, como parte de un todo puede que funcione sin problemas (entendiendo por todo la unión de esta saga y la de El Señor…), pero como serie independiente no sale muy bien parada, necesitando el soporte de Anillo para lograr consolidarse Y, peor todavía, nos da la razón a los pocos que hemos tenido la osadía de decir que no era buena idea alargar tanto una novela tan corta.

La conclusión que queda es que, pese a todos los innegables avances de este filme en relación al primero, pareciera que Jackson aún no entiende por donde abordar la historia, la cual a ratos se le sale peligrosamente de las manos. Y eso ha dejado a más de alguno, entre los que me cuento, con no pocos sentimientos encontrados.

***
hobbit2_01
THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUG

Director: Peter Jackson

Intérpretes: Martin Freeman; Ian McKellen; Benedict Cumberbach; Richard Armitage; Lee Pace; Evangeline Lily; Orlando Bloom; Luke Evans; Cate Blanchett; Stephen Fry

Fantasía

2013

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s