libertad de desinformación

No hace mucho que se suscitó en los medios nacionales una polémica acerca del periodismo de investigación, a propósito de los reportajes del programa Contacto sobre la calidad de los productos ofrecidos por ciertos supermercados, cadenas de retail y de comida rápida. Y aunque las falencias denunciadas por el programa estaban lejos de ser una novedad, el impacto fue fuerte.

Sin embargo, los denunciados en vez de acusar recibo de la denuncia y mejorar su servicio, no escatimaron esfuerzos para esquivar las acusaciones, limpiar su imagen y desacreditar ante la opinión pública el reportaje. Por otra parte, Canal 13 no tardó nada en bajarse los pantalones y amenazar con las penas del infierno a sus periodistas con tal que no volvieran a cometer tal barbaridad como la de poner en tela de juicio el noble y probo  funcionamiento del comercio nacional.

Interesante el conflicto: libertad de prensa/poder económico/bien común/intereses corporativos, todos en el mismo escenario. Esta vez, claramente, la libertad de información y el bien común salieron perdiendo, ante el enorme poder de las grandes empresas que, nos quedó claro, bien poco le importa el bienestar de sus clientes.

informante01

Todo eso me trajo a la mente una excelente película de 1999, El Informante, que plantea una situación parecida, confirmando eso de que la vida imita al arte, y viceversa.

Basada indistintamente en hechos reales, así como en la obra The Man Who Knew Too Much, de Marie Brenner, El Informante nos cuenta lo que pasó cuando el químico Jeffrey Wigand (un sublime Russell Crowe) es despedido de su cargo directivo en una poderosa tabacalera, y obligado a firmar un acuerdo de confidencialidad con sus ex empleadores.

Pocos días después, Wigand es contactado por Lowell Bergman (Al Pacino), periodista y productor del programa de reportajes de la CBS 60 Minutos, para dar su opinión como experto, en un reportaje que prepara sobre las tabacaleras. Pero al entrevistarse, Wigand se ve bastante tenso, a punto de explotar, y decide exponer al público todo lo que sabe en torno a las operaciones de la industria del tabaco y todo el enredado sistema que han elaborado para aumentar sus ganancias a costa de la salud pública.

Desde entonces, las vidas de ambos se van por el caño. Wigand debe enfrentar acoso y amenazas anónimas (aunque teniendo claro que son pagadas por sus ex empleadores por faltar a su acuerdo de confidencialidad), el empleo de recursos legales y no legales para forzarlo a guardar silencio, y una dura campaña de desprestigio en su contra que lo lleva a perder incluso a su familia. Por su parte, Bergman debe luchar duramente por poder llevar la entrevista al aire, desde que el directorio de su canal presiona al departamento de prensa para no emitir el programa, encontrándose latente la salida de poderosos auspiciadores (las tabacaleras) y el consiguiente desplome financiero de la empresa.

Todo esto lleva a preguntarse por un tema de límites. Como definirlos y como respetarlos. Wigand debe actuar dentro de los límites que su empleador le indica, incluso después de que ha dejado de ser su empleador, pero estas empresas no están dispuestas a hacer lo mismo para asegurar sus intereses, no importando si en el proceso destruyen la vida de un individuo. A su vez, Bergman tiene todo el respaldo de su equipo…salvo si se mete con los peces gordos e influyentes que podrían incluso afectar a quienes han aprovechado de lo lindo lo obrado por Bergman.

informante03

O sea, los límites corren para el ciudadano, pero no para las corporaciones, los poderes fácticos y los grupos de interés. Libertad de prensa para todo, menos para irse en contra de los accionistas.

La historia de Wigand y Bergman tuvo un final feliz, si se podría decir, cuando éste, combatiendo fuego con fuego, denuncia la censura que aplica su propio canal ante otros medios igual de poderosos, consiguiendo en consecuencia poner las prácticas turbias tanto de las tabacaleras como de los mismos medios, al punto de lograr que la Corte Suprema ordenara a estas empresas pagar una millonaria indemnización a la comunidad por ocultar o tergiversar información acerca de las consecuencias del tabaquismo.

El Informante tiene el mérito de poner un tema delicado en el debate: intereses privados (a defender por cualquier medio y a costa de quien sea) versus libertades civiles individuales y colectivas, pero sin olvidar su vocación fílmica. Para panfletos está Michael Moore, o Costa Gavras. Michael Mann es más que eso, siempre ha sido más que eso. Un crack a la hora de narrar historias donde la angustia, el suspenso, la tensión trascienden la pantalla y atrapan al espectador sin soltarlo hasta el final.

Al Pacino pone mucho de su parte en la que debe ser una de sus últimas actuaciones fundamentales, muy distinto de la autoparodia en que se ha convertido en sus filmes más recientes (pueden creer que este actorazo sea el mismo que canta un horroroso jingle en la igualmente horrorosa Jack & Jill, con Adam Sandler?). Aunque los aplausos se los lleva con justicia Russell Crowe, confirmándonos que cuando tiene buen ojo para escoger sus proyectos, la rompe.

Qué manera de imitar la vida al arte. Qué manera la de algunos pocos de limpiarse allá atrás con el bien común. Y qué lástima encontrarnos en un país donde grandes empresas y medios son, a la corta o a la larga, pertenecientes a los mismos dueños. Así cualquiera.

****

informanteBR

THE INSIDER

Director: Michael Mann

Intérpretes: Russell Crowe; Al Pacino; Christopher Plummer; Philip Baker Hall; Debi Mazar; Michael Gambon; Rip Torn.

Suspenso

1999

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Una respuesta a “libertad de desinformación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s