olvidar no es fácil

Es el año 2077 y la vida en la Tierra es tan sólo un recuerdo lejano.

Los últimos sesenta años, tras enfrentar a una despiadada raza alienígena, la vida terrestre ha sido casi exterminada, luego de que se haya empleado arsenal nuclear para enfrentar a estos invasores, y la gran mayoría de sobrevivientes se ha mudado a Titan, una de las lunas de Saturno, cuyo ambiente es el más viable para la subsistencia humana.

Dentro de los escasos supervivientes que aún permanecen en Tierra, está Jack Harper (Tom Cruise), quien pasa sus días supervisando y reparando las instalaciones y mecanismos de seguridad, como los llamados “drones”, dejados en el planeta a fin de prevenir nuevas invasiones.

Sin embargo, Jack tiene reiteradamente sueños y visiones de otras realidades, pero que resultan tan vividas que duda seriamente si son solo alucinaciones…y de que realmente tiene sentido lo que está haciendo en el desolado planeta…
oblivion01
Si algún problema ha tenido la ciencia ficción los últimos años es que es un género que lucha incesantemente por ser tomado en serio, y demostrar que es más que las fantasías de descubrimiento, como Star Trek o la épica casi de ópera de Star Wars. Por reivindicar el género como una expresión cinematográfica válida ha habido muchos, desde las obras fundamentales (Blade Runner, 2001, Inteligencia Artificial, Encuentros Cercanos) hasta las basuras más repudiables, pasando por las obras más o menos logradas (Prometeo, Moon, Minotiry Report). Oblivion¸de este año, si bien está lejos de las obras fundamentales y fundacionales, lo cierto es que tiene los argumentos para estar en el segundo grupo, el de las obras logradas.

Oblivion parte de una base interesante y que ha alimentado toda clase de filmes. El argumento de planeta inhabitable por descuido del hombre ha sido utilizado repetidamente, y hay que reconocer que el trabajo del director Jospeh Kosinski es acertado, al mezclar esa realidad con las alucinaciones de Harper (Tom Cruise recordándonos que por sobre el máximo relacionador público de la cientología, es un buen actor) que llevan a este último a intuir que las cosas no son como le han hecho creer, otra constante en la ciencia ficción.

El problema es justamente lo que hablaba al principio: la necesidad imperiosa de pasar por cine serio. Esa desesperación le juega en contra a Oblivion y termina por quitarle intensidad a una historia que parece ir bien encaminada. A que me refiero? A algunas escenas que terminan haciéndose más largas de lo aconsejable y que hacen que rápidamente dejen de parecer todo lo interesantes (y entendibles) que estaban resultando.
oblivion02

Situaciones alargadas más o menos, con todo Oblivion está lejos de ser un paso en falso para la sci-fi. Con logradas secuencias de acción, las buenas actuaciones de Cruise, Morgan Freeman y Melissa Leo como secundarios de importancia, Oblivion destaca.No es un paso gigantesco, pero sirve al género para avanzar algunos metros y reafirmar su dignidad.

OBLIVION

Director: Joseph Kosinski

Intérpretes: Tom Cruise; Morgan Freeman; Olga Kurylenko; Melissa Leo

CienciaFicción

2013

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

descifrando el truco…

Estamos en el Londres de fines del siglo XIX, y dentro del mundo del espectáculo local, los magos e ilusionistas son quienes llevan la mayor popularidad. Y los mayores conflictos.

Una noche cualquiera, Robert Angier (Hugh Jackman), conocido como El Gran Danton, muere ahogado en un estanque tras un fallido truco. Y el único sospechoso es su colega Alfred Borden, El Profesor (Christian Bale), quien se había infiltrado en el escenario tratando de revelar sus trucos.

En prisión, Borden recibe un diario escrito por Angier con los años, y repasa los últimos años de sus vidas. Y como pasaron de ser colaboradores de un viejo mago a enfrentarse cada vez más salvajemente para arruinar al otro…
prestige04

Quizás porque no tuvo el aparataje mediático y viral de la trilogía de Batman o Inception, ni tampoco ese aire a filme de culto de Memento, Insomnia o Following, ni provocó un impacto de taquilla o recepción levemente parecido al de otros filmes, y hasta narrativamente es distinta del resto de la obra de su autor. Lo cierto es que The Prestige (El Gran Truco) es una especie de rareza dentro de la filmografía de Christopher Nolan.

Basada en la novela del mismo nombre de Christopher Priest, Nolan, como podría definirlo Cutter, el viejo ingeniero que colabora con Angier en sus espectáculos, impecablemente interpretado por Michael Caine (a estas alturas el actor fetiche/cábala de Nolan) recoge un relato que podría haber terminado como un relato convencional de época, en una historia original, nada de estándar y con abundantes vueltas de tuerca. Muy en su estilo. Está en el espectador la función de descifrar el truco. Cierto, eso descolocó a algunos cuantos y llevó a que calificaran mal esta película…lo que es una reacción muy infantil a algo más simple que eso: no aceptar que no descifraron el gran truco al que alude el título.

A la larga, este no es sino el relato de una obsesión compartida. La obsesión de dos profesionales por superar al otro…o al menos hundirlo. Aunque con estilos muy diferentes, tanto Angier como Borden persiguen ser el mejor en lo que hacen, cueste lo que cueste, especialmente si el costo mayor es para el rival, y sin importar encima de quien tengan que pasar. Otro factor común con los personajes de Nolan: la obsesión. Presente en un tipo desmemoriado y sediento de venganza, en un detective con problemas de sueño, en un huérfano hambriento de justicia, en un tipo capaz de interferir en los subconscientes de otros.
prestige01

Así las cosas, las actuaciones principales de Jackman y Bale funcionan a la perfección dentro del armatoste creado por Nolan, y ambos consiguen, juntos y por separado, interpretaciones memorables (será porque ya saben lo que es interpretar personajes obsesivos? Wolverine por un lado y Patrick Bateman y Bruce Wayne por el otro). Michael Caine y David Bowie, en el rol del legendario ingeniero eléctrico Nikola Tesla, aportan también lo suyo, pero es en el bando femenino donde se aprecian algunas flaquezas. Cierto, Scarlett Johansson, Rebecca Hall aportan lo que se les pide, y Piper Pearabo cumple un rol fundamental para la historia pero, en un cine como el de Nolan, abundante en personajes femeninos fuertes (Carrie Ann Moss en Memento, Hillary Swank en Insomnia, Maggie Gyllenhaal en The Dark Knight o Marion Cotillard en Inception), no alcanzan lo necesario para encajar.

Con todo, no se puede decir que The Prestige sea un punto bajo dentro de la carrera de Nolan, acaso uno de los cineastas más interesantes hoy por hoy. Si, es un filme distinto, es un registro distinto, pero en el fondo, sigue siendo parte de la familia.

***1/2
prestigebr
THE PRESTIGE

Director: Christopher Nolan

Intérpretes: Hugh Jackman; Christian Bale; Scarlett Johansson; Michael Caine; David Bowie; Andy Serkis; Piper Pearabo; Rebecca Hall

Suspenso

2006

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

el verdadero hombre de tu vida

Si usted es de los que visita seguido este sitio, seguramente sabe lo que me apesta Boris Quercia, su personalidad y su “obra”. Por lo mismo, no me extrañaría que pensara que esta columna ha sido motivada por la aversión que le profeso desde hace años. Y puede que lo sea, pero antes que decida seguir del largo, déjeme al menos explicarle por qué eso no tiene nada que ver con la presente columna.

Es que hace poco se estrenó El Hombre de Tu Vida, producción protagonizada por Quercia, y adaptada de una serie originalmente emitida por Telefe, y creada por el notable realizador argentino Juan José Campanella y protagonizada por el gran Guillermo Francella. Y a la hora de las comparaciones, la versión local tiene bastante que perder frente a su original trasandina.

hombrevida_02

La historia seguro ya la saben. Hugo (Francella/Quercia) es un hombre común. Prematuramente viudo, de clase media, sin más aspiraciones que ser un buen padre para su hijo Franco (Tupac Larriera en la original) y pasar la vida sin grandes complicaciones. O así era hasta el día en que fue despedido de su trabajo, y Franco tiene un incidente en el colegio que le provoca perder un diente, tratamiento cuyo costo Hugo no puede solventar con los ahorros que le van quedando.

Así, acepta el trato que le ofrece su prima Gloria (Mercedes Morán, Francisca Imbodem en la nacional, aunque aquí es su hermana), quien administra una agencia de búsqueda de pareja. La cosa es bien simple: llegan a la agencia mujeres buscando “al hombre de su vida”. Hugo acude a las citas, presentándose con las características que ellas soliciten (por ejemplo, si a una de ellas le gusta la escultura, Hugo se aparece hablando con soltura del tema), las impresiona, pero en breve las decepciona con algún detalle (mirar descaradamente a las garzonas, hablar con eructos, en fin), y se acabó.

El problema es que Hugo es un tipo de una bondad y honestidad que salta a la vista, y con la sensación de culpa por creer estar cometiendo un fraude escapa de su primera cita. Desesperado, va a parar a una iglesia, cuyo párroco, el padre Francisco (Luis Brandoni/Jaime Vadell), que estaba ahí a esa hora tomando confesiones, escucha su historia. El cura, que se hizo tal pasados los cuarenta, así que algo entiende de la condición humana más allá de la fe y de la vida mundana, escucha entusiasmado lo que Hugo le cuenta, ya que considera que son pecados más entretenidos de los que le cuentan a diario sus feligresas, termina por sugerirle que no tome esta actividad como un fraude, sino que aproveche la oportunidad para mejorar la vida de quienes acuden a él. Así lo hace, y con el tiempo Hugo va ayudando a las mujeres (y hombres, de rebote) que lo requieren, a conocerse mejor, quererse y sentirse mejores, a darse a respetar, en fin.

Ese es el ángulo principal de la historia, porque, en paralelo, Hugo deberá lidiar con los problemas propios de la adolescencia de Franco, con la complicada vida afectiva de Gloria (quien dice no creer en el amor mientras está enfrascada en una relación sin futuro con un abogado casado y de dudosa reputación)y con la posibilidad de rehacer su vida con Silvina (Malena Pichot/María José Bello) la joven profesora jefe de Franco.

hombrevida_03

¿Dónde está el problema con la versión chilena, si en el papel se ven tan iguales? Primero, un tema editorial. Porque la idiosincrasia argentina y la chilena son totalmente distintas (personalidad avasalladora, liberal y canchera una vs conservadora, reprimida e hipócrita la otra), lo que ya lleva a suavizar un poco el contexto en la adaptación. El personaje del cura es el mejor ejemplo de ello. Donde Luis Brandoni construye un personaje encarador, a la vez encantador y a ratos irreverente, y con una respuesta para casi todo, mientras que Jaime Vadell, pese a sus respetables cualidades histriónicas, debe trabajar con un personaje al que se le han cortado mucho las alas para no herir susceptibilidades.

(Hay que pensar que aunque Canal 13 pertenece a privados hace rato, la influencia de la Iglesia en el mismo sigue presente, así como la línea valórica de sus actuales ejecutivos, lo que ha influido mucho en ese “blanqueo”).

El otro gran problema es su personaje principal. Hugo es un tipo, como decíamos, bueno de adentro, al que le cuesta mucho hacer alguna maldad o pillería, por pequeña que sea. Francella, no en vano uno de los cracks de la comedia argentina y una de las figuras más respetadas y queridas por los medios de su país y por sus compatriotas, despierta esa empatía con la gente, esa bonhomía, esa bondad, fácilmente. Lo vemos y decimos “este es un buen chato” con solo verlo.

No es el caso de Quercia. Si algo me ha molestado de él desde siempre es esa necesidad por hacer quedar a sus distintos alter-egos como los buenos. Los sufridos. Los mártires. Los que no importa cuanto trapee con ellos la vida, ellos son generosos con ésta igual. Y en tal sentido, Quercia manipulará cuanto sea necesario para crear esa sensación. Lo que jamás me ha gustado de él: que se venda como artista sensible, cuando en realidad su mayor virtud es saber donde tiene que apretarlo a uno para que le caiga la lágrima y se emocione.

Es por eso que lo odié en Sexo con Amor, en El Rey de los Huevones, en Chile Puede, y a Juan Herrera me dan ganas de reventarlo a patadas.

hombrevida_04

Así, lo que en Francella resulta natural, en Quercia se nota forzado. Donde Francella cae bien con verlo, Quercia se muestra como un individuo desesperado por caer bien al resto.

Sé de lo que hablo. Vi completa la primera temporada de El Hombre de tu Vida original (que ya compró HBO para transmitirla a todo el continente) y hace rato que una producción latinoamericana me impresionaba tanto (quizás desde Prófugos que no veía una serie así de buena) mientras que la nacional no he pasado de los 10 minutos de verla. Porque, tal como ocurre con su protagonista, donde la versión original llega al público con facilidad, siendo una comedia bien agradable y atractiva por sí misma, la necesidad, la ansiedad de la versión local por lograr ese objetivo termina jugándole en contra.

Mi sugerencia? Olvídese de la nacional y espere que la original llegue a HBO o véala en youtube. Y deje de darle rating a la nacional, es darle más premio a una serie que está logrando más de lo que merece.

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata

retrato de una familia tradicional

El día de su cumpleaños número 18, la introvertida joven India Stoker (Mia Wasikowska) debió enfrentar la muerte de su padre, Richard (Dermont Mulroney), de quien era muy apegada.

Y aunque ya se había hecho la idea de que desde entonces viviría en la enorme casona de campo familiar junto a su emocionalmente inestable madre Evelyn (Nicole Kidman), de la nada aparece Charlie(Matthew Goode), hermano menor de Richard, quien dice haber interrumpido una larga expedición en Africa para despedir a su hermano.

Algunos días después, Charlie anuncia que se quedará algún tiempo en la casa, mientras la familia se rearma después de la tragedia. Si bien para Evelyn la noticia es un agrado, India se mantiene aprehensiva, toda vez que recién ahora se ha enterado de la existencia de este pariente, que en estos días no la ha dejado un instante sola…

stoker02

Decía en la columna anterior que la mayoría del mejor cine de terror hollywodense pertenece a realizadores no estadounidenses, sino principalmente latinoamericanos y españoles. Principalmente, pero no absolutamente.

Y esto porque tras el boom que lleva viviendo el cine oriental desde mediados de los noventa y hasta la fecha, cuyos directores han dado cátedra en todos los géneros imaginables, muchos de ellos han terminado tarde o temprano dirigiendo para las grandes compañías de Hollywood. Desde Ang Lee y Zhang Yimou, pasando por Wong Kar Wai y varios más, hasta el coreano Chan Woon Park, realizador de la trilogía de la venganza, compuesta por Simpathy For Mr.Vengeance, Oldboy y Simpathy For Lady Vengeance, y de otros filmes de culto como Thrist, que tiene en Stoker: Lazos Perversos, su primer trabajo en Norteamérica, estrenado en 2012 y producido por Ridley y Tony Scott (en uno de los últimos trabajos fílmicos de este último, poco antes de morir).

Y si bien la sola mención de la palabra Hollywood puede hacer temer lo peor (de hecho, el hasta ahora único trabajo de Wong Kar Wai en EEUU, My Blueberry Nights fue horrible, un mal chiste al lado de su filmografía), lo cierto es que eso no ha parecido afectar a Park en su desempeño cinematográfico, pues Lazos Perversos se alza como un interesante thriller, una cinta de suspenso donde la tensión está a la orden del día, se puede sentir hasta que empiezan a correr los créditos finales y la atmósfera se puede cortar no con un cuchillo, sino que con una sierra eléctrica a plena potencia recién alcanzas a hacerle un rasguño.

stoker03

Esa tensión está representada en el personaje de India, radicalmente distinta de la Alicia que la propia Mia Wasikowska interpretarse para Tim Burton hace unos años. Su padre, de quien siempre fue muy apegada, le ha enseñado desde chica a cazar y a defenderse sola, y ello ha creado una personalidad oculta que necesita un pequeño empujoncito para manifestarse. Este empujoncito lo viene a dar el hasta entonces desconocido Charlie, quien, conforme descubrimos con el transcurso del filme, se dio a si mismo el mismo empujón hace rato.

Park hace ver a sus personajes como los malditos que nunca han dejado de ser, aunque intenten disimular: Charlie es un monstruo que se ha mantenido dormido durante largo tiempo, mientras que India espera el instante preciso para salir a la vida y no colapsar. Y Evelyn, demasiado inestable para resistirse al influjo de uno, y luchar por el bienestar de la otra. Todo ello sazonado con cierta tensión sexual entre los personajes.

Chan Woon Park no sólo construye un thriller sin puntos bajos, sino que consigue que actores de los que hace rato no ofrecían roles convincentes. Nicole Kidman, luego de su Oscar por Las Horas (2003) no había estrenado nada que valiera la pena, por un lado, y por otro tanto Wasikoska como Good habían destacado por las planas e insípidas actuaciones ofrecidas cuando han tenido la oportunidad de ocupar roles protagónicos (Alicia en el País de las Maravillas y Watchmen, respectivamente).

Park no será Hitchcock, pero se nota que es uno de sus realizadores de cabecera y que ha tomado nota de sus lecciones. Se nota que le tiene cariño a la historia que cuenta, y que se la está jugando por contarla a su manera y llevarla a buen puerto.

Ágilmente narrada, sobriamente representada, Lazos Perversos tal vez esté lejos de destacar entre los grandes estrenos del año (ah, de veras que es del 2012, entonces ya no) pero siempre es bueno encontrarse con que la gran industria del cine aun tiene espacio para salirse un poco de los esquemas. Para el riesgo y para hacerle el quite a las historias convencionales.

***1/2

stokerBR

STOKER

Director: Chan Woon Park

Interpretes: Nicole Kidman; Mia Wasikowska; Mathew Goode; Jacki Weber; Dermont Mulroney

Thriller

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata