universidad para todos

Empieza un nuevo año de clases y como es tradición, los alumnos nuevos de las universidades son recibidos por sus antecesores con el clásico mechoneo.

El problema para Miguel (Fabrizio Copano), Dallas (Sergio Freire), Dakota (Pedro Ruminot) y Guata (Rodrigo Salinas) es que sin ser alumnos nuevos son año a año humillados y ni siquiera por sus compañeros del humilde Instituto Michael J. Fox, sino que por los adinerados estudiantes de la vecina, y carísima, Universidad Superior.

Escapando de sus agresores, Miguel, acaso el único con algo de sentido común del grupo, va a parar al Campus de la mencionada Universidad, donde le ocurrirán dos cosas que cambiarán su vida para siempre: por un lado, conoce a Isidora (Juanita Ringeling), alumna e hija de uno de los directores de la casa de estudios, de quien se enamora en el acto, y descubre un concurso llamado Un Robot Para Chile, cuyo premio, un viaje a Silicon Valley, lo que le permitiría, junto a sus amigos, salir de una vez por todas de la miseria.

BUniv02

Lo que son las cosas, la misma semana que el cada vez más repelente Yerko Puchento hace noticia por otra de sus homo/xeno/loqueseafóbicas y aburridas rutinas (poniendo a su canal contra la pared), parte de El Club de la Comedia estrena su primer largometraje, Barrio Universitario. Y considerando la buena taquilla lograda en estos primeros días de exhibición, reconforta saber que hay más gente de la que uno cree interesada en reírse de otras cosas que no sean trapear el piso con el prójimo.

¿Eso hace de Barrio Universitario la gran comedia que el cine chileno está esperando? Ciertamente no, pues esa cinta todavía no se filma. Y si bien su humor puede verse de buenas a primeras bastante simple, no cae en ningún momento en lo simplón y obvio. El humor de Barrio… está varios peldaños más arriba que el de otros “humoristas” o “comediantes” nacionales, que han hecho carrera sobre la base de reírse hasta la humillación de personajes de otras nacionalidades, razas o géneros. Siempre he dicho que el chileno se ríe fácil con burlarse del minoritario, de los temas de la cintura para abajo y de lo que sucede en la intimidad, y sobre esos temas muchos han contado diez mil veces el mismo chiste. El caso de Barrio, por suerte, está lejos y muy por encima de esto. Y si bien tiene sus falencias, se agradece que evite los clichés y los lugares comunes del humor nacional. Y si lo hace, lo hace con gracia (hay chistes de homosexuales, por ejemplo, pero ninguno es del estilo de Tony Esbelt, gracias a Dios).

Así, tenemos un cuarteto protagónico que si bien no ha caído a la indigencia y de vivir de la caridad, está aún más lejos de tener al menos un buen pasar, enfrentado a un mundo proveniente de un estrato social y económico muy superior. Y es curiosamente respecto de estos últimos en quienes vemos quizás la única caricatura de la que “abusa” la película: el joven de clase acomodada chileno, bien vestido, bien alimentado, que se jacta de su conciencia social porque va a misa todos los domingos y una vez al año va a trabajos voluntarios, pero que a la hora de la verdad, humilla y maltrata de lo lindo a los mismos que dice ayudar. Pongo la palabra “abusa” entre comillas porque, para que andamos con cosas, en este estereotipo, la caricatura y el personaje real se parecen demasiado.

(Si, se ve poco eso de burlarse del más fuerte en vez de hacerlo con el más débil, no?)

BUniv01

Lo que lleva al otro punto a favor de Barrio Universitario. Leí en alguna parte que una de las grandes virtudes del humor es poner en el tapete los grandes temas sociales. Coco Legrand en sus rutinas lo hace seguido. Roberto Arigoitía quiso hacerla (sin éxito) en la fallida Paseo de Oficina. Y Barrio Universitario lo hace con varios temas de relevancia nacional: el problema de la educación superior, las abismantes diferencias sociales las y  desigualdades gigantescas que existen en la comunidad nacional. Esta película, con todos sus defectos, en 90 minutos pone estos temas en la palestra y consigue generar más consciencia de ellos en la colectividad que tres años de manifestaciones.

Sumando, si bien tiene sus falencias (mejorables, en todo caso, no olvidemos que en buenas cuentas es un filme debut)Barrio Universitario tiene mucho a su favor, y pone su grano de arena al buen momento del cine nacional, en tiempos en que nuestra pequeña industria goza de buena crítica, nominaciones a premios importantes y una nada despreciable taquilla, que nos lleva a pensar que por fin se está dando la identidad entre el cine local y sus espectadores. Es un aporte, pequeño quizás si pensamos en macro, pero mucho mayor que los no pocos pelmazos que por las redes sociales han lloriqueado por que “no usan la misma plata para cosas más útiles”, pero que son incapaces de responder cuando les dicen “como cuales?”.

***1/2

BARRIO UNIVERSITARIO

Director: Esteban Vidal

Intérpretes: Fabrizio Copano; Sergio Freire; Pedro Ruminot; Rodrigo Salinas; Juanita Ringeling; Luis Dubó; Felipe Avello; Marcial Tagle; Ingrid Cruz; Antonia Zegers

2013

Bunivlogo

PD: No porque la película sea del equipo de Club de la Comedia quiere decir que aparezcan los mismos personajes.  Asi que olvídese que aquí va a encontrarse a la Rosa Espinoza, al Ratoncito o al Hombre Ardiente. No haga el loco!

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s