el pecado de reírse

Interesante. En apenas un mes dos comediantes, o elencos de comedia, nacionales han estado en la palestra por lo “incorrecto” de su humor. Hace algunas semanas, el títere Murdock, despedido de Chilevisión por un chiste sobre el Holocausto, y esta misma semana, una polémica (con mucho de artificial) por la parodia que El Club de la Comedia hace del reality Los Méndez. Son dos hechos que han vuelto a poner en el tapete un tema tan viejo como el humor mismo: los límites del humor.

¿Es necesario ponerle límites al humor? Partiendo de la base que vivimos en una sociedad y que últimamente la diversidad ha dejado de ser una excepción, claro que es necesario. El problema es quien pone esos límites. Porque sucede que todos los que han rasgado vestiduras y se han sentido ofendidos con un chiste, por lo general son los mismos que se hacen los desentendidos cuando el atacado es otro.

limites_humor01

Pensemos en el caso de Murdock. Vale, su chiste sobre los judíos y la leña es cruel, pero por cruel que sea…ES UN CHISTE!!! No una declaración de principios ni la manifestación de un modo de pensar. La comunidad hebrea en Chile tiene todo el derecho del mundo a sentirse ofendida, pero..no estarán exagerando la nota? Dirigente de dicha colonia dijo hace unos días que Murdock debía pedir perdón al país por su broma. ¿Cómo dice? ¿Pedir perdón a todo Chile? ¿Por qué, si a mi no me ha hecho nada?

El otro caso es el del Club de la Comedia. Vi la rutina de Los Meléndez y la verdad no fue para tanto. En todo caso, no es primera vez que alguien se molesta con estos chistes. La rutina de Jesús y sus Apóstoles fue largo tiempo atacada por los sectores más conservadores, pero su reacción, al igual que la de DJ Méndez, no hizo más que subirle el rating al programa de Chilevisión, por lo que de a poco, simplemente dejaron de quejarse.

Todo esto no habla bien de nosotros como sociedad. Por un lado, demuestra la estrechez de mente de ciertos personajes, en cuanto no son capaces de separar un CHISTE de una afirmación en serio. Por otro, debieran tener claro que cuando se asume una imagen pública, eso lleva implícito un pequeño factor: están expuestos a la crítica, a la opinión popular y a la broma. Si no son capaces de aceptar eso, entonces cabe preguntarse qué diablos hacen en la vida pública.

Peor aún, con todo esto mostramos al mundo una hipocresía que ya raya en la estupidez. Cierto, se despide a un humorista por reírse de la etnia equivocada, meterse con un grupo humano que, a diferencia de otros países, pertenece a un estrato social influyente y económicamente poderoso (para que andamos con cosas, en EEUU habrá judíos pobres, medios y ricos, cosa que no pasa por acá) pero ¿Qué pasa si se hubiese burlado de un inmigrante? ¿de un homosexual? ¿de un pobre?

limites_humor_03_1

Nadie se ha quejado por la imitación, que raya en lo humillante, que hace Fernando Godoy de un peruano. Cuando el cada día más repelente Yerko Puchento subió y bajó a Andrés Caniulef (homosexual y de ascendencia mapuche), su canal todo lo que dijo fue “No lo vuelva a hacer”. Nadie le ha puesto nunca una amonestación verbal siquiera a Kike Morandé (quien pomposamente ha hecho pública su homofobia recientemente) por subir su rating con un humor especialmente déspota con homosexuales, con las mujeres, con los pobres y en general con todas las minorías posibles. Y todos ellos también han reclamado por eso, pero nadie ha despedido a Morandé, por el contrario, le suben el sueldo. Hace unos años, un comercial de un champú antipiojos tenía como rostro a un rastafari, y aunque los rastafaris hicieron pública su molestia, el comercial se mantuvo al aire por años. Y qué decir del “negro de Noble” ¿En qué quedamos?

O nos reímos de todos por igual o nos ofendemos todos por igual. Así como un judío se ofende porque le dicen leña, un homosexual también se siente mal cuando sale Tony Esbelt. ¿Por qué uno puede hacer que un humorista se quede sin trabajo y el otro tiene que resignarse a que se sigan riendo de él?

limites_humor04

Por eso me pregunto ¿de qué límites del humor me hablan, cuando un video de una señora que está cantando, pierde la compostura y le pone un par de coscachos a un niño se convierte en un fenómeno en las redes sociales? ¿de qué límites hablamos cuando por años La Elvira, rutina basada en la vida de una mujer siempre pasada a llevar, física y psicológicamente, por su marido, subía la audiencia en televisión? (en un país donde el femicidio es un tema grave) ¿Podemos hablar de límites del humor cuando uno de los más altos ratings de la historia del Festival de Viña lo protagonizó un humorista que encarna a un alcohólico, en un país donde la tasa de alcoholismo no es menor y es la causa de muchas situaciones de desgracia (desde violencia intrafamiliar hasta accidentes vehiculares? ¿Para que quieren límites si nadie está dispuesto a respetarlos?

Ya quisiera ver a los que se sienten ofendidos con Murdock o con el Club de la Comedia en Estados Unidos, donde series como South Park, Family Guy, Drawn Together o incluso los alicaídos Simpson hacen mofa a diestra y siniestra de todos los sectores posibles*. Vayan a hacerle sus pataletas a ellos, a ver si alguien les da bola. Y eso es porque, con todos sus no pocos defectos, EEUU SI valora a sus creativos, los protege y respalda de vez en cuando (los creadores de South Park tienen pase libre para reírse de lo que quieran, es la esencia del programa y lo que les da rating). Por lo demás, un pelmazo como Méndez mataría por aparecer troleado por Homero Simpson, ahí no diría nada que le pasaran a llevar la reputación a la hija de sus entrañas o que le enrostraran su pasado delictual.

limites_humor02

En definitiva, hay que limitar el humor? Si, pero eso es tarea de cada comediante, humorista o guionista autoregularse, ya que las regulaciones exógenas, por así decirlo, sólo funcionan cuando conviene.

Siempre tienes que soportar a los que no entienden los chistes, dice en un cómic de Batman el Joker, su némesis, y agrega que esta afirmación es una de las grandes verdades de la comedia. Puede ser que haya quienes no entiendan el chiste, por ignorancia, falta de conocimientos, en fin (The Big Bang Theory o Futurama tienen encubiertos un lote de chistes que hay que ser físico para entenderlos) pero cuando no se entienden por un tema de ego, por un inexplicable complejo de superioridad, la culpa no es del que cuenta el chiste.

Por lo demás, ofenderse con un chiste, no es otra cosa que enojarse por no ser capaz de aceptar que se es lo bastante estúpido para entenderlo.

*no confundir. Si bien el humor de estas series es políticamente incorrectísimo, no pretende ser un humor racista u homofóbico (entenderlo así es ser derechamente imbécil). Más bien se burla de esa forma de racistas u homófobos, diciéndoles en forma muy piola “Si, así de ridículos es como se ven”

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s