revisitando a Schindler

schindler01

Lo que son las cosas, el mismo día en que por el cable veo, ya por tercera o cuarta vez, La Lista de Schindler, y pensando que esperaba su director y gestor, Steven Speilberg, para lanzarla como corresponde en blu-ray, me entero por la prensa que ya se lanzó una edición por su 20° Aniversario, en un combo BR+2DVD+Ultraviolet+Digital Copy.

Era cosa de tiempo que así sucediera. No en vano, estamos en presencia de una de las películas más celebradas del tío Steven. Éxito de taquilla, celebrada por la crítica, premiada tanto la película como su director con diversos galardones, incluyendo siete Óscar, entre ellos mejor película y director en 1994, es además uno de los proyectos más ambiciosos de Speilberg, pues desde que tuvo noticia de la existencia de Oskar Schindler, a partir de la novela de semificción El Arca de Schindler, de Thomas Keneally, que se encontró en la necesidad casi obsesiva, de rodar esta historia. Esto fue a principios de los 80, casi al terminar el rodaje de otro de sus clásicos, E.T. Cabe señalar que este filme ha tenido no pocos detractores (Speilberg suele tenerlos cuando toma tópicos de relevancia social, ya le había pasado pocos años antes con El Color Púrpura), pero no vamos a decir nada al respecto, más allá de un “ladran, Sancho”.

Huelga decir que este traspaso a BR ha sido supervisado por el propio realizador, procurando mantener muy en alto la calidad de la película. Las reseñas publicadas hasta ahora destacan esto último, en cuanto a que la calidad del traspaso roza la perfección y favorece enormemente a la película. No así los extras que, en relación a su edición en dvd, no agregan nada nuevo.

Pero no nos olvidemos que en este blog hablamos no tanto de extras, como si de las películas mismas, y este lanzamiento sirve como excusa para referirnos a esta cinta, que quería reseñar hace un tiempo.

La historia comienza en 1939, con la invasión de la Alemania nazi sobre Polonia, y la erradicación de los barrios judíos de Cracovia, su capital. Por esa misma época llega hasta esta ciudad un joven alemán, de ascendencia checoslovaca, Oskar Schindler (un tremendo Liam Neeson, entonces en su primer gran protagónico).

schindler04

Schindler, en esta época, está lejos de ser un héroe, mártir o ángel. Al contrario, es un oportunista y ambicioso hombre, miembro del partido nazi, que llega a Cracovia con un ambicioso plan, dinero en efectivo y, sobre todo, su voluntad. Rápidamente entra en contacto con las altas jerarquías del Reich en Polonia, con los vecinos, alemanes o judíos, con recursos de la zona, para explicarles su idea: instalar una planta de manufacturas de metal (ollas, cubiertos, accesorios) operada por sólo por prisioneros judíos.

El plan de Schindler funciona a la perfección: a los pocos meses su fábrica comienza a producir artefactos metálicos y ganancias a montones, contando con una mano de obra más que barata: prisioneros que prefieren trabajar en precarias condiciones que morir en los campos de concentración. Por eso, muchos judíos tratan de ser catalogados como “trabajador esencial”, condición que les habilita para prestar servicios para Schindler, lo que consiguen a través de Itzhak Stern (Ben Kinglsey), judío que se desempeña como administrador de la empresa de Schindler.

Oskar, en un principio, no se muestra muy interesado en las condiciones de sus trabajadores, más preocupado de sumar ceros a su cuenta corriente, divertirse y beber que de las vidas de sus obreros. En algún minuto, incluso recrimina a Stern por confundir las cosas y hacer ver su fábrica como una obra benéfica.

Pronto, otros empresarios seguirán el modelo de Schindler, incluso un duro oficial alemán, Amon Goeth (Ralph Fiennes) recluta algunos judíos para que atiendan su casa de campo. Claro que ninguno de ellos tiene el mismo trato que Schindler para sus trabajadores, especialmente Goeth, quien a la menor provocación, dispara a matar. Estas y otras circunstancias (como haber presenciado desde poca distancia la erradicación del gueto judío en Cracovia, y la matanza que le siguió) hacen que Oskar reflexione acerca de su papel en la sociedad en que le tocó vivir.

Se nota que Speilberg se la jugó totalmente por esta producción, cosa que se nota en lo tremendamente logrado de su realización. Filmada en Polonia, en escenarios que replicaron en forma casi exacta los lugares en que se desarrolló la historia. Por ejemplo, la locación en que se escenificó la Deutsche Emailewaren-Fabrick, la empresa de Schindler, es prácticamente calcada de su original que aún se mantiene en pie. Sin embargo, La Lista…trascendió más allá de sus innegables logros técnicos.

Lo que nos deja en la necesidad de irnos por su contenido. Muchos han criticado que por el hecho de ser Speilberg judío, su cercanía con la historia subjetiviza demasiado su visión de la misma. Eso que puede ser un defecto, a la larga ha contribuido a hacer más accesible, cercana la historia. Convencernos de que lo que Speilberg cuenta en pantalla son emociones genuinas y verificables. El resultado es una obra donde, más allá de mostrar a la Alemania del Reich (de eso se han encargado y seguirán haciendo muchas otras películas), Speilberg opta por contar su visión del Holocausto, desde el punto de vista de la esperanza. Más que referirse a los culpables de la masacre, Speilberg prefiere mostrarnos a alguien que, haciendo el camino inverso, se convirtió en una luz de esperanza para un pueblo completo.

Y sin caer en emotividades forzadas como otros especímenes del tipo de La Vida es Bella o Jakob The Liar. El guión, escrito por un habitual colaborador de Speilberg, Steve Zaillian, contribuye a crear dicha sensación. El espectador se emociona con la historia de Schindler, no porque le hayan apretado donde duele, sino que por que de verdad no puede mantenerse impasible frente a la historia que se narra frente a sus ojos. Speilberg evita tocar esas teclas donde Roberto Benigni se va  a la segura, sabiendo donde va a hacer llorar al público. Y si lo hace, claramente aplica el  método con sobriedad y seso.

schindler02

Y claro, no podemos dejar de lado las actuaciones del trío principal. Tanto Ralph Fiennes como Liam Neeson encarnaban aquí sus primeros protagónicos después de varios años en roles secundarios, y cumplen a la perfección. Ralph Fiennes se luce en el rol de un absoluto malnacido, capaz de dispararle a alguien sólo porque se le atravesó en el horizonte mientras el mira el atardecer. Por su parte, Liam Neeson construye una actuación sobrecogedora, en el rol de un hombre que, paulatinamente, debe dejar de pensar sólo en su metro cuadrado y darse cuenta que no está solo en el mundo. La secuencia final, con los rusos entrando en Polonia y terminando la ocupación alemana, con la consiguiente fuga de Schindler,es sobrecogedora. Schindler llora, se quiebra, pero no por cobardía o por suplicar perdón por su vida, sino que un hombre que lamenta no haber podido salvar a nadie más, teniendo los medios para hacerlo. Un hombre destrozado. Si uno termina tan hecho pebre como Schindler en ese minuto, es por la gran interpretación de Neeson.

No podemos dejar de mencionar a Ben Kingsley, a cargo de Itzhak Stern, un personaje que a la primera podemos pensar que es un mero secundario más, pero que con el correr de la cinta nos damos cuenta que resulta ser un elemento fundamental en esta ecuación. Kingsley es consciente de ello y responde lo que se espera de él. O más.

La Lista de Schindler es un filme que a 20 años de su estreno se sigue disfrutando como la primera vez. Es de aquellos filmes que resisten no sólo el paso del tiempo, sino el hecho de verla una y otra vez. Me la he repetido ya tres veces, voy para la cuarta. Y me sigue asombrando igual. Como solo los clásicos pueden hacerlo. Como sólo Speilberg sabe hacerlos.

****

SCHINDLER’S LIST

schindler_BR

Director:  Steven Speilberg

Intérpretes: Liam Neeson; Ralph Fiennes; Ben Kingsley; Caroline Goddall; Embeth Davidz

Drama biográfico

1993

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s