la película de mi vida…columna 700

(Esta columna está dedicada principalmente a mi mujer, @Alexa_Wolf, sin cuya paciencia, apoyo, inspiración y buenas ideas difícilmente hubiera llegado siquiera a la mitad)

alt_fid02

Esta es la vida de Rob Gordon (John Cusack), un individuo como cualquier otro. Como usted o como yo. Rob lleva una vida normal, digamos. Tiene un negocio y un trabajo estable, amigos con onda y una novia guapa….

Ehh..bueno, en realidad, es el dueño de Championship Vinyl, una tienda de discos de vinilo que hace aguas por todos lados. Sus mejores amigos son el gordo Barry(Jack Black) y el nervioso Dick (Todd Louiso), los dos maniáticos que trabajan en la tienda. Y su novia, Laura (Ibhen Hejle), lo acaba de dejar, harta de sus inseguridades.

En un momento crucial de su vida, cada vez más lejos de la adolescencia y más cerca de los 40, ha llegado la oportunidad para Rob de avanzar, exorcizando su pasado, cambiar su manera de vivir…o quedarse estancado en una etapa que, aunque le cueste reconocerlo, ya se fue.

He comentado antes algunas cosas acerca de mi película favorita. Dije en algún momento que en un punto determinado de mi vida, me di cuenta que mi película favorita no tiene espadas lásers ni anillos mágicos, balaceras entre la Cosa Nostra, en fin, sino que muchos vinilos. Así, creo que justicia dedicar esta entrada número 700 a la que, en conclusión, es mi película favorita.

Adicto al formato vinilo como soy, así fue como llegué a Alta Fidelidad, creyendo que era otra película sobre adictos al rock sazonado con algo de comedia romántica. El hecho de que el protagonista tuviera una obsesión por armar rankings me acercó aún más todavía. Pero cuando la vi, y me di cuenta que era mucho más que eso, sentí un golpe de K.O. del que todavía no me repongo. De eso, 12 años, mínimo.

alt_fid03

Y es que la primera vez que vi Alta Fidelidad, me encontraba en un momento crucial de mi propia vida. En el verano de 2002, recién había terminado mis estudios de derecho y estaba en ese momento en que, terminada recién la universidad, uno se pone a pensar si realmente eso que estuvo estudiando es lo que quiere seguir haciendo en la vida (a la luz de los acontecimientos, me doy cuenta que si, que no me equivoqué, pero ese no es el tema aquí), así que por eso, encontrarme con un personaje que, no sólo tenía una devoción parecida a la mía por escuchar música buena en el mejor formato que existe, sino que en cierta forma pasaba por una situación similar a la mía. Y a la de muchos.

Y es que Alta Fidelidad, adaptación realizada por Stephen Frears a partir de la novela de Nick Hornby trata precisamente de eso. Hornby, uno de los más importantes escritores ingleses de los últimos años, hizo su carrera sobre el haberse convertido en la voz de un grupo humano que siempre existió, aunque nadie quería reconocerlo en público: el hombre, por lo general soltero, entre 25-30 y 40 años, que desconfía de la madurez, por cuanto ve en ella la obligación de renunciar a ciertas pasiones, gustos o fetiches.

Vamos, aunque lo nieguen todos hemos pasado por ello. Por eso, es que tanto la novela como la película han calado tan hondo en la gran mayoría de sus espectadores.

alt_fid01

Gran mérito lo tiene Nick Hornby, no lo vamos a negar. Hornby quiere mucho a sus personajes, por mucho que los haga pasar por situaciones adversas, dolorosas o incluso ridículas (o por mucho que el personaje de Rob, para algunos pelmazos intelectualoides, no sea sino un mocoso cabrón y llorón). Gran narrador en primera persona, Nornby cuenta con tal naturalidad las aventuras y desventuras de Rob que uno termina creyéndoselas totalmente, por insólitas que lleguen a parecer.

Es importante hacer el anterior acápite., porque así queda más que claro el buen trabajo de Stephen Frears, dueño de una filmografía que quizás no le suene al gran público, pero que no conoce de puntos bajos, sobre la novela y el inteligentísimo guión escrito por el propio Cusack, D.V. De Vicentis, Steve Pink y Scott Rosemberg, (tres de ellos también son productores de la cinta, lo que sirve para ilustrar lo prendidos y comprometidos que estaban por llevar esta adaptación a buen puerto). Y si bien la adaptación introduce algunas diferencias en el guión (cambia la acción de Londres a Chicago, el apellido de Rob orginalmente es Fleming) son cambios que no sólo no desnaturalizan la historia, sino que además la hacen mucho más llevadera. Así, Alta Fidelidad pasa de ser una premisa interesante (el camino del hombre hacia la madurez cuando ambos elementos no se llevan del todo bien) en un trabajo cinematográfico digno del mayor de los respetos. O incluso más, un trabajo digno de devoción.

Y si a estas alturas Alta Fidelidad es una obra de excepción, repasando el casting alcanza los niveles de fundamental, de obra mayor y de imprescindible. Partiendo por John Cusack, quien además guioniza y produce, encarnando de manera no sólo convincente a Rob Gordon, sino que llega al punto de convertirlo en un personaje digno del mayor de nuestros aprecios, ese amigo que siempre hemos querido tener. La compenetración, la indiscutible química entre personaje y actor es tal, que tenemos que decirlo, haga lo que haga o hubiera hecho, Gordon es el papel por el que Cusack se recordará en los anales del cine de todos los tiempos.

El aporte del resto del elenco es igualmente sólido. Jack Black se roba los pasajes más divertidos de la película (cosa que en menor medida logran Todd Louiso y Joan Cusack), mientras que Ibhen Hejle, encarnando a Laura, nos deja bastante claro porque el mundo de Rob se ha descolocado tanto cuando ella ha partido, y como ha llegado a ser el factor del equilibrio en la vida del protagonista. Joelle Carter, Catherine Zeta Jones y Lily Taylor se lucen en los roles de tres anteriores novias de Rob, cuya reaparición le ayuda a mirar las cosas con una mayor perspectiva, cerrando con un Tim Robbins inspirado y sólido, como de costumbre, en el rol de Ian Raymond, el detestable adulto-joven, amante de la música étnica, de la autoayuda y de la superación personal que se convierte en el némesis de Rob.

Ah, y sin dejar de lado el tremendo cameo del Boss, Bruce Springsteen. Jefe hay uno solo.

alt_fid04

Tal vez Alta Fidelidad no sea la mejor película de la historia, ni siquiera de su año. Tal vez no tenga premios por kilos a su haber ni se escriban tratados sobre ella. Tal vez ni siquiera se lancen ediciones especiales de ella en bluray para sus aniversarios (sólo el 2012 apareció en este formato, en una edición standart..y a lo más ha inspirado un musical en Broadway). Pero no los necesita. Como las grandes cosas en la vida, no necesitan adornos ni reconocimientos externos para mostrarse como lo que es: un verdadero tratado acerca de la vida, y un perfecto manual sobre como hacer menos terrorífico el paso a la adultez. Al menos el mío, ahora que ya estoy más preocupado de formar una familia que de tener una banda, fue menos traumático gracias a ella.

****1/2

HIGH FIDELITY

Director: Stephen Frears

Intérpretes: John Cusack; Iben Hjejle; Jack Black; Tim Robbins; Todd Louiso; Joan Cusack; Lily Taylor; Catherine Zeta Jones; Lisa Bonet.

Comedia/Romance

2000

Y SI, LA QUIERO EN BLU-RAY!!!!!!!!!!!

alt_fidBR

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Una respuesta a “la película de mi vida…columna 700

  1. NOTABLE mister………es de esas peliculas que puedes ver una y otra vez, donde en cada pasada encuentras mas detalles que antes, ya sea por la etapa de la vida en que se vea, no distinguimos o simplemente no queremos hacerlo. Es parte de mi videoteca fundamental. Saludos!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s