un viaje accidentado

Alguna vez, la Montaña Solitaria de Érebor, reino de los enanos, fue el poblado más esplendoroso de la Tierra Media, principalmente gracias a las riquezas que la minería le otorgaba. Sin embargo, cuando se descubrió oro en las inmediaciones, la ambición del Rey Enano Thór (Jeffrey Thomas) creció desmedidamente, provocando la ira del dragón Smaug, quien despertó de su letargo, desterrando a los enanos de Érebor y apoderándose de la ciudad, a vista y paciencia del ejército de los elfos, quienes desoyen los ruegos de ayuda de los enanos.

O al menos así es como Bilbo Bolsón (Ian Holm), hobbit de la región conocida como La Comarca, recuerda el inicio de la mayor aventura de su vida, en un libro que escribe para su sobrino Frodo (Elijah Wood). Ocurrió sesenta años atrás, cuando siendo aún un joven hobbit (Martin Freeman), conoce a Gandalf el Gris (Sir Ian McKellen) y se une a la compañía de enanos encabezada por Thórin Escudo de Roble (Richard Armitage), nieto de Thór, para enfrentar a Smaug y recuperar Érebor…

hobbit02

Costó que saliera. Que iba a ser muy caro y no se garantizaban ganancias. Que la MGM estaba dando lástima y no podía costearla. Que Guillermo Del Toro la dirigiría y Peter Jackson la produciría, y finalmente fue al revés (Del Toro además colaboró en el guión). Que en una película no cabe. Que mejor en dos. Que por qué tiene que ser en dos películas si puede ser en tres. Que como alargar un libro de menos de 400 páginas en tres filmes de dos horas y media, cuando la trilogía del Anillo, compuesta de tres libros de igual volumen cupo lo más bien en una película por libro. Y así.

Lo cierto es que finalmente El Hobbit: Un Viaje Inesperado, primera parte de una nueva trilogía basada en una obra de J.R.R. Tolkien y que sirve de base para todo lo que ocurre en El Señor de los Anillos, vio la luz a fines de 2012. La pregunta es, después de tantos obstáculos ¿valió la pena? Soy de la opinión que sí, que vale la pena, porque es un filme entretenido, atractivo y grato de principio a fin, capaz de generar esa sensación de estarse encontrando con una historia, un mundo y unos personajes ya conocidos y que nunca está de más volver a ver. Es un entorno que Peter Jackson ya conoce, maneja con comodidad y esa sensación se transmite al espectador, lo cual le hace ganar a El Hobbit sus primeras tres estrellas.

Ahora, la pregunta es ¿cumple las expectativas? Depende. No voy a ponerme en los zapatos de los fans tolkenianos, cuyas opiniones pueden ir desde el simple “Se pasó!!” hasta enumerar todos y cada uno de los errores u omisiones en que Jackson pudo haber incurrido (vamos, a 12 años del estreno de La Comunidad del Anillo aún quedan quienes no le perdonan no haber puesto a Tom Bombadil). Desde el punto de vista del espectador no fan tampoco puedo hablar de una sola opinión, aunque su reacción mayoritaria fue encontrar entretenida la película (“aunque medio enredada”, “muy larga”, “muy fantástica” agregaron muchos). Así que no me queda más remedio que quedarme con mi propia opinión. Y según eso…¿las cumple?

Gandalf in The Hobbit: An Unexpected Journey

Como buena película épica, de aventuras, magos y dragones, si, las cumple a cabalidad. El problema viene a la hora de poner El Hobbit en la misma balanza que su predecesora fílmica, El Señor de los Anillos. Sí, las comparaciones son odiosas e injustas, sobre todo si pensamos que con El Señor… Jackson tocó el cielo. Claramente, con El Hobbit, al menos con esta primera película, eso ya no sucedió, no obstante la excelente taquilla obtenida por el filme.

Porque, no obstante las abundantes emociones que transmite la película, las logradas secuencias de acción, y los infaltables momentos de humor, El Hobbit no tiene ese “algo” que hizo de El Señor.. una de las obras más memorables del cine de la pasada década.

Con todo, es un progreso. Todos aquellos que sintieron que Jackson había perdido el rumbo en la buena-pero-era-necesario-que-fuera-tan-larga King Kong (2005) y en la confusa Desde Mi Cielo (2009), pueden sentirse aliviados. Como decía antes, Jackson se siente cómodo en Tierra Media, lo que se nota con el ágil trámite que le da a la historia.

Quiero creer que esto se produce por el difícil escenario que tuvo que enfrentar primero Del Toro y luego Jackson durante la pre-producción del filme, con quiebra de la MGM incluida. Y quiero creer que ambos han tomado nota para no incurrir en las mismas omisiones o vacíos o como quieran llamarle a esos detalles que están de más, que faltan y en general que impiden que El Hobbit sea la obra grandiosa que está llamada a ser.

No quiere decir que tenga que durar tres horas. Esta dura poco más de dos y media y de todos modos se desenvuelve bien. No es necesario estirar diez, quince o veinte minutos una secuencia, cuando basta con la mitad. El problema no está en la duración, está en el contenido, y vaya que le faltó un contenido más vitamínico a El Hobbit.

Porque es una historia que nació para volar cabezas, dejarnos con el corazón en la garganta y las pulsaciones a mil por hora. Como Jackson descubra que le faltó para ello, y que sólo le permitió estrenar un filme bueno y cumplidor, habremos avanzado mucho.

hobbit BR

(PD: No, del famoso efecto HFR3D no tuve la más mínima idea, y para ser franco me da lo mismo).

***1/4

THE HOBBIT: AN UNEXPECTED JOURNEY

Director: Peter Jackson

Intérpretes: Martin Freeman; Sir Ian McKellen; Richard Armitage; Ian Holm; Elijah Wood; Hugo Weaving; Cate Blanchett; Christopher Lee; Benedict Cumberbach; Andy Serkis

Fantasía Épica

2012

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s