operación rescate

Es el 4 de noviembre de 1979. En Teherán, Irán, una turba iracunda invade la embajada estadounidense en dicha ciudad y, en represalia de la intervención de ese país en la caída del Sha, Mohammed Reza Pahlevi, y toman el inmueble con todos sus ocupantes como rehenes, de los cuales seis alcanzan apenas a escapar, refugiándose en la cercana embajada de Canadá.

En Washington, la CIA reúne a su personal para planear una estrategia de rescate respecto de los seis refugiados. Uno de ellos, Tony Mendez (Ben Affleck), propone una solución que descoloca a sus superiores: simular ser director de una película de ciencia ficción en busca de locaciones en Irán, de manera de hacer pasar a los refugiados como parte de su equipo de producción.

argo03

Algo me pasa este año, pero me ha costado dar con la mejor película del 2012. Todas las que están cerca de lograr dicho título tienen sus méritos, pero también tienen sus carencias. Pues bien, Argo, el tercer largometraje de Ben Affleck como director, me provocó algo parecido con Prometeo: las dos películas llegaron totalmente alabadas por la crítica y cada una fue mencionada, en su momento, como la mejor película del año.

Y la verdad, es que sí, méritos tiene de sobra. Y está en la parte más alta de la mitad de arriba de la lista, pero, tal como me pasó con el filme de Ridley Scott, ¿la mejor del año? A título personal, creo que no.

Lo cierto es que Ben Affleck es un muy buen director de suspenso, quién lo diría. Sus trabajos anteriores tuvieron una muy buena acogida de público y crítica (aunque The Town, 2010, no me gustó tanto como su increíble debut Gone Baby Gone, de 2007) y este, su tercer filme, basado en hechos reales por irrisoria que parezca su premisa, la verdad es que marca un alza considerable en sus aptitudes como director.

Y es interesante la manera de abordar el tema por parte de Affleck. Sabida es la complicada relación entre Estados Unidos y Medio Oriente, sobre todo a partir de fines de los ’70, y fue temática habitual en la cinematografía de la década siguiente. Stallone, Schwarzenegger, Dolph Lundgren forjaron sus carreras en base a este tema. Affleck, por su parte, se aleja del camino fácil (ese del hipertrofiado e invulnerable héroe americano de la era Reagan que vuela tanques y aviones, salva a los rehenes y se fuma un habano como recompensa) y opta por una historia donde quizás faltaran balas, faltarán explosiones, pero sobra inteligencia, tensión y emoción.

¿Qué esperaban? Estamos hablando de unos tipos que hicieron creer a los iraníes que filmaban una película, no de unos gigantones armados hasta los dientes haciendo bolsa construcciones a balazos. Lo que se agradece.

argo04

La gestión de Affleck como director es sobrecogedora, pues no solamente se encarga de manejar a la perfección los tiempos, movimientos y ritmos precisos en el filme, sino que construye un relato entretenido y emocionante sin perder una molécula de seso. Después de todo, la base de esta operación estaba en el uso del ingenio antes que de las ametralladoras.

Pero la tarea de Affleck no sólo funciona detrás de las cámaras. Siempre he tenido la sensación que Ben Affleck es un muy buen actor, pero mal asesorado. Lo he creído desde sus tempraneras películas a las órdenes de Kevin Smith o Gus Van Zant, pero que ha tomado erradas decisiones a lo largo de su vida (Daredevil, por ejemplo). Bien asesorado, Affleck cumple un cometido más que respetable (¿y quien mejor para asesorarlo que él mismo? ¿No dicen “ayúdate a ti mismo”?), y logra una muy buena química con consagrados como John Goodman y Alan Arkin(encargados de dar vida al experto en efectos especiales y al productor que la CIA contrata para hacer más realista la operación) y al cada vez más en alza Bryan Cranston, encarnando a su jefe en la oficina, quien al mismo tiempo que considera que el plan de Mendez es una locura, lo auspicia.

¿Qué le falta? No sabría decirlo, tiene todos los condimentos para ser una gran película, y lo es. Tiene emoción, tensión, un argumento y narración inteligentes que muchos echan de menos en Hollywood. Los recursos humanos y materiales han sido muy bien empleados. Así que mi conclusión es que simplemente hubo películas que me han gustado más. Es todo. Totalmente subjetivo. Y tan legítima es mi posición como la de aquellos que la han endiosado. El que sea capaz de hacer los gustos personales a un lado, tire la primera piedra.

***3/4

ARGO

BAdirect

Director: Ben Affleck

Intérpretes: Ben Affleck; John Goodman; Alan Arkin;  Bryan Cranston; Victor Garber; Clea DuVall; Tate Donovan

Suspenso

2012

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s