festín a la romana

Roma es una ciudad donde se ve de todo…y pasa de todo:

Leopoldo (Roberto Benigni) es un individuo común que un buen día comenzó a ser acosado por la prensa. Jerry(Woody Allen) es un retirado productor de música selecta que escucha a su consuegro Giancarlo (Fabio Armiliato) de dedicarse a la ópera tras escucharlo cantar en la ducha. Los recién casados Antonio (Alessandro Tiberi) y Milly(Alessandra Mastronardi) tienen una extraña forma de pasar su luna de miel cuando ella se pierde en la ciudad y él es visitado por Anna (Penélope Cruz) una prostituta enviada a su cuarto de hotel por error. Y Jack(Jesse Eisenberg) estudiante de arquitectura, ve tambalear su noviazgo con Sally (Greta Gerwig) cuando viene a visitarla su amiga Monica (Ellen Page), y un exitoso arquitecto estadounidense, John (Alec Baldwin) pasa a ocupar el lugar de su consciencia.

La etapa europea de Woody Allen no pretende terminar: ya recorrió Inglaterra (Matchpoint, Scoop, El Sueño de Cassandra y Conocerás al Hombre de Tus Sueños), España (Vicky, Cristina, Barcelona) y Francia (Medianoche en París). Y producto de una invitación de una serie de productores y distribuidores italianos llega A Roma con Amor¸filme que recopila una serie de historias que Allen escribiese aisladamente y que tienen como telón de fondo la capital del más grande imperio de la antigüedad.

Y lo cierto es que si bien es un filme muy divertido, ese es precisamente su problema: la disparidad de la calidad entre las historias. Porque con tanto personaje y tanta tela que cortar, la verdad es que a Allen, si bien consigue llegar a puerto, parte del trámite se le va de las manos a ratos.

No es que Allen haya perdido definitivamente la brújula y su senilidad se haya vuelvo evidente como dicen sus detractores. Para nada, sino el público habría abandonado la sala mucho antes y sin embargo, se queda hasta el final. El problema es que tanto personaje y tanto cuento metido en el mismo paquete, además de su urgencia por hacer un filme al año, confunde. O está de más. O simplemente pudo haber tenido mejor trato. ¿Cómo así?

Las historias protagonizadas por Roberto Benigni y por el propio Allen están más que bien armadas. Divertidas y contadas en forma muy amena, se entienden clarito y se disfrutan, llegando en algún momento a las carcajadas (nótese, estoy celebrando una actuación de Benigni, actor al que he tenido en la lista negra después de las mil repeticiones que ha hecho de La Vida es Bella).  La tercera historia, protagonizada por Alec Baldwin, Jesse Eisenberg y Ellen Page tiene sus altibajos, pero al final se levanta. Y la última, con Penélope Cruz como cara visible, simplemente no debió salir a la luz.

Esto no convierte a  A Roma… en un mal filme. Sabemos los altibajos por los que la carrera de Allen ha pasado los últimos años, pero tampoco es tan terrible. Cierto que no alcanza los niveles de la notable Medianoche en París, acaso la mejor película alleniana en años, lo que me lleva a pensar que Allen tal vez debería dejar su manía de hacer un filme al año, guardarse un tiempo y estrenar sólo cuando vale la pena. Aún así, tampoco cae en los vacíos de filmes como Whatever Works (2009) o la mencionada Conocerás al hombre…; A Roma tiene sus vacíos, pero alcanza para quedar dentro del promedio, con una leve tendencia hacia arriba.

Por más de la mitad de su trama; por el correcto desempeño de gran parte de su casting y por la muy buena fotografía, que hace total justicia a Roma como uno de los grandes destinos para visitar en esta vida. A ver como le va con su próximo trabajo, con locaciones en Rio de Janeiro, Brasil, si logra traspasar el lugar común de las playas, las tangas y el futebol. De más que le resulta.

***

TO ROME WITH LOVE

Director: Woody Allen

Intérpretes: Penelope Cruz; Alec Baldwin; Woody Allen; Judy Davis; Allison Pil; Flavio Parenti; Roberto Benigni; Alessando Tiberi; Alessandra Mastronardi; Jesse Eisenberg; Ellen Page; Greta Gerwig; Ornella Mutti; Fabio Armiliato

Comedia

2012

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata