un amigable nuevo vecino

Cuando era muy niño, Peter Parker fue dejado al cuidado de sus tíos Ben (Martin Sheen) y May (Sally Field), luego de que sus padres debieran dejar Nueva York por razones desconocidas.

Años después, Peter Parker (Andrew  Garfield) pasa un día normal, enfrentando al matón del colegio, añorando que alguna vez su compañera Gwen Stacy(Emma Stone) se fije en él y sacando fotos para el diario mural del colegio. Esa tarde, limpiando el sótano, encuentra un antiguo maletín de su padre, en los que encuentra antiguos apuntes de éste y fotos en colaboración con el conocido bioquímico Curt Connors(Rhys Ifans), a quien llega a conocer tras burlar la seguridad del edificio Oscorp, la empresa en que Connors trabaja.

Mientras recorre las instalaciones de Oscorp, Peter irrumpe en un experimento  con arañas genéticamente alteradas, siendo picado por una de ellas. Al poco rato, mientras sube al metro rumbo a su casa descubre una fuerza y agilidad que nunca había tenido antes, y que serán el inicio de una nueva etapa en su vida…

Cierto que la trilogía de Spiderman realizada por Sam Raimi en 2002 partió bien, tuvo un segundo capítulo gigantesco en 2004 y un tercero que dejó un sabor bien agrio en 2007, tanto que implícitamente se le consideró el fin de esta etapa fílmica del personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko en 1964. Sin embargo, Sony Pictures, titular de los derechos cinematográficos, no quería perder una fuente segura de taquilla, planteándose como continuar con la historia del arácnido. Y tras muchas vueltas de tuerca, optaron por la única opción viable. El reinicio.

Noticia que fue resistida por fans a nivel mundial, especialmente, cuando se anunció que el director de la nueva versión sería Marc Webb. Claro, un director de una comedia romántica que hasta el día de hoy produce emociones encontradas (500 días con ella)…¿qué tenía que hacer en un filme de superhéroes?

Lo cierto es que, con toda esta publicidad en contra, El Sorprendente Hombre Araña tenía mucho que perder…pero finalmente ganó mucho más.

Constituyendo una rareza dentro del género, toda vez que el personaje que da nombre a la película aparece recién a la hora de película y sus apariciones no alcanzan una tercera parte del metraje, esta nueva entrega de Spiderman resulta bastante sorprendente, pues si bien nos cuenta desde el principio una historia que ya conocemos, lo hace de una manera poco usual, enfatizando en los hechos que rodean a Peter Parker y la decisión de dedicar su vida a luchar contra el crimen.

Cierto, omite algunas cosas esenciales, como los primeros intentos de Peter por lucrar con su nueva condición, la actitud confrontacional que asume con su entorno a causa de lo mismo y una frase sacramental que es el principio rector de su carrera como Spiderman (todo gran poder conlleva una gran responsabilidad), pero no la forma dolorosa por la cual Peter decide dejar de pensar en sí mismo, convirtiéndose en el amigable vecino del barrio.

Y si bien este enfoque más personal de la historia tiene lugar en perjuicio de las menos frecuentes escenas de acción (aunque muy logradas y bien dosificadas) lo cierto es que funciona, pues permite generar un lazo entre Peter/Spiderman y el público, sea solidarizando con él o bien considerándolo un pelmazo. Tampoco compromete el factor entretención de la película: como he dicho, las escenas de acción si bien se dan en forma más dosificada (un exceso de las mismas terminó por hundir la saga de Raimi en el tercer filme) son bastante logradas y se aprecian perfectamente, incluso sin 3D, además de abundantes chistes y bromas.

El reinicio no le vino nada mal al Trepamuros favorito de todos y nos permite conocerlo un poco más de cerca, recordándonos que la esencia de Spiderman es que, por sobre un héroe, es un individuo como cualquier otro, que antes de salvar el mundo, tiene que pensar como llegar a fin de mes. Esa es la esencia del Hombre Araña, lo que lo ha convertido en el personaje querido que es y que la película respeta como nunca lo hizo Sam Raimi. Bueno, Raimi si lo hizo, pero no muy bien enfocado: Peter vive pensando en su mala suerte y en sus mil preocupaciones diarias sin uniforme, pero sin llegar a la autocompasión. Webb lo entendió clarito, y por eso es que genera la empatía que consigue crear en la audiencia.

Claro, difícilmente lo hubiera logrado sin la sorprendente actuación de Andrew Garfield, otro que captó a la perfección el mensaje de ser “superhéroe muy a pesar suyo” como es la tónica de varios de los personajes de la casa Marvel, construyendo un Peter Parker creíble, empático y fuera de la caricatura en la que terminó cayendo su antecesor, Tobey Maguire. No porque interpretes un personaje de cómic tienes que convertirte en un intento de chiste con pies.

Garfield destaca dentro de un buen elenco que en general, pasa la prueba. Emma Stone arma una Gwen Stacy convincente, pero que parece que le faltó algo más de desarrollo, lo mismo a Sally Field como la tía May. Ambos son personajes demasiado importantes para el desarrollo que tuvieron en este filme, aunque creemos firmemente que ambas correrán mejor suerte en las inevitables secuelas de esta historia. Martin Sheen se muestra sólido, como de costumbre, pese a la brevedad de su papel y Rhys Ifans no falla en la construcción de su Curt Connors, otra víctima de la fatalidad (insisto, la tónica en Marvel) quien termina por convertirse en el Lagarto, uno de los enemigos clásicos de la Araña. Otro intérprete que deja una muy grata sensación es Dennis Leary, en el rol del Capitán Stacy, padre de Gwen y oficial de policía, perseguidor de Spiderman primero y aliado-a-la-fuerza después.

Sumando los aciertos y restando los errores e imprecisiones, la sensación que queda es de que el buen nombre de Spiderman ha sido limpiado y  los pecados cometidos por la tercera entrega de la primera serie han sido purgados. Quizás Sorprendente… no sea tan fiel al cómic como les pudo haber resultado a algunos puristas, pero si es muy respetuosa al espíritu del personaje y de su historia, lo cual siempre es un muy buen pie desde donde empezar.

P.D.: No se olviden de ubicar el habitual cameo de Stan Lee!!

***3/4

THE AMAZING SPIDERMAN

Director: Marc Webb

Intérpretes: Andrew Garfield; Emma Stone; Rhys Ifans; Sally Field; Martin Sheen; Dennis Leary

Superheroes

2012

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s