El Extraño Caso de Benjamin Vicuña

Como prácticamente hay que vivir en medio del desierto o perdido en un bosque del sur para no haberse enterado del fallecimiento de Blanca, la hija mayor del matrimonio entre Benjamin Vicuña y “Pampita” Ardorahin. Y junto con lamentarlo profundamente (la muerte de un hijo es algo que no le deseo a nadie) me puse a pensar cuanta gente ese mismo día estaba mandando su apoyo al Benja (si, así tal cual) y cuanta de esa gente normalmente lo ningunea.

El chaqueteo del chileno, no más, pensé. Sin embargo, le seguí dando vueltas al tema.

Y es que algo pasa con Benjamín Vicuña. No le tengo mala, para nada, me cae bastante simpático. Pero me da la sensación que siempre está tratando de convencer al resto, y a sí mismo, que es un actor, y talentoso, por sobre su buena pinta, apellido cuico u origen ABC1.

Y he ahí el problema, creo.

Porque Benjamín Vicuña no necesita demostrarle nada a nadie. Benjamín Vicuña es, por sobre todas las cosas, un buen actor. Quizás no extraordinario, pero si uno de los buenos, un intérprete hecho y derecho, que -en mi modesta opinión- pierde demasiado tiempo en demostrarlo.

Cierto, muchos le enrostrarán sus orígenes como actor de teleseries (lo que no es tan terrible, sabiendo que la mitad de actores nacionales surge de ese medio) o su condición de rostro de multitienda y otras firmas comerciales (como si el tuviera la culpa de la dudosa reputación de estas empresas) o incluso el hecho de llevar uno de los apellidos más asociados, tradicionalmente, a los sectores pudientes del país. Estos reparos pueden ser legítimos, si Vicuña estuviera optando al premio Nobel de la Paz, pero no así en su profesión de actor. Y este tipo de cuestionamientos no le hacen bien a nadie.

No le hace bien a Vicuña, y es por esto, por tratar de agradar y convencer a todo el mundo, ha incurrido en equivocaciones garrafales como protagonizar bodrios como Fuga o Drama, creyendo que por aparecer en películas eufemísticamente consideradas “de arte” se va a legitimar como artista. Ni le hace bien al público, porque por las pretensiones “intelectuales” de un pequeño sector, el resto queda como estúpido.

Como dije, Vicuña es un buen actor, no necesita demostrárselo a nadie y si creérselo él mismo un poco más. Vicuña ha sabido dejar su marca en personajes memorables de películas como Promedio Rojo (filme debut de Nicolás López, otro habitual en el ranking de los más troleados), Héroes: La Gloria Tiene Su Precio (encarnó a Manuel Rodríguez, en dos telefilmes), Se Arrienda (como parte del corto dentro del largo Las Hormigas Asesinas) o Dawson Isla 10 (película que cumple, pero que pagó los platos rotos de una polémica por pago de favores políticos) o en series como Los Simuladores, Huaiquimán y Tolosa, los Archivos del Cardenal y la celebrada producción de HBO Prófugos. HBO no trabaja con cualquier pelagato.

Pienso en Benjamin Vicuña e inmediatamente se me viene a la mente el caso de Tom Cruise o Leonardo Di Caprio. Los tres tienen en común un pasado de chicos guapos, mucho talento y la necesidad de convencer a medio mundo que son talentosos, lo que los lleva a tomar decisiones equivocadas. Vicuña en Fuga, Cruise en Operación Valkirya, Di Caprio en Revolutonary Road. Todos tipos talentosos metidos en bostas para que algunos pseudointelectuales se convenzan del obvio talento que tienen.

Hasta que Vicuña, y los otros, no asuman y se crean el cuento, van a seguir aceptando proyectos de pacotilla para dejar contentos a los que nunca quedarán así, por el puro gusto de trolear. Y no se dan cuenta del tremendo daño que se hacen a sus propias carreras. Ese mismo tiempo que pierden convenciendo a algunos palurdos, podrían emplearlo en tirar aún más para arriba sus profesiones.

Porque la base está: el talento. Y por sobre la facha o el estilo, Vicuña tiene talento de sobra. Ese es un inmejorable punto donde empezar.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

4 Respuestas a “El Extraño Caso de Benjamin Vicuña

  1. Perdona pero tu comentario o informe carece de investigación y mezcla temas, que tendrá que ver lo que le pasó con su hija Blanca a sus dotes de actor? eso de que quiere convencer a los demás ¿? es una opinion tuya, yo no estoy de acuerdo.no se a que quieres llegar. saludos.

    • Puede que no tenga que ver, pero sirve para poner al lector en el contexto en el que estoy hablando. La columna es de opinión y si no estás de acuerdo, al menos dime porque, de lo contrario el que queda como idiota no seré yo.

  2. Hola… lei tu “columna”, y comparto la opinion del otro comentarista que se dio el tiempo de opinar, y a quien de mala forma le respondiste (“…al menos dime porque, de lo contrario el que queda como idiota no seré yo.”).
    A mi parecer, cuando te das el derecho de hablar de alguien, tienes ciertas opciones para escribir de modo informativo 1.- ensayo: escribir una opinion sobre un tema, y apoyar tu opinion con antecendentes que lo avalen, o bien:
    un informe, donde lo que escribes debe ser veridico y certero, con el simple afan de informar desde la base del tema hasta lo complejo de una forma facil de entender.
    Segun me parece, tu columna es un ensayo, o algo parecido a eso, aunque en realidad hablas de Benjamin Vicuña como si todo lo que dices fuese cierto, y claramente es solo tu opinion, aunque importante, pero tu opinion al fin y al cabo. De hecho, el que Benjamin “se esfuerza en demostrar que es un buen actor y que no debe demostrarlo, mas bien creerselo el mismo”, es tu opinion, ha eso me refiero.
    Cierto tambien es que mezclas opiniones, lo que hace que el lector pierda el interes y el hilo de tu “columna” ademas de redundar sin nuevos anexos ni soportes que ameriten la repeticion tematica.
    Buen nombre o titulo, te felicito, aunque lo encuentro algo verborreico para lo que desarrollas en tu escrito.
    Eso, gracias de todas formas por escribir… faltamos escritores en Chile, y sobretodo interesarte en actores nacionales, mal que tambien padezco.
    Atte, Loe.

    • Chitas, ahora todos son expertos en blogueo °°
      Por más que busco no veo donde traté mal al individuo anterior…lo traté mejor de lo que se merecía incluso (si lees bien, el empezó con la bronca)…en un día normal, hasta habría borrado el post. Simplemente pedí argumentos de por qué no le gustó el posteo y nunca me los dio (ni tú tampoco)
      Soy consciente de que no domino el tema a cabalidad (no soy periodista ni tengo formación literaria alguna, sólo escribo conforme lo voy sintiendo). Pero aún así tengo clara una cosa: este post NO ES UN INFORME SINO UNA OPINION y si tanto sabes más que yo del tema, debiste haberte dado cuenta antes de eso. Y no, no me siento dueño de la verdad como otros que pasan a los blogs sólo a corregir lo que no son capaces de hacer por sí mismos. Admito, mi opinión puede estar equivocada, pero al menos háganme saber porque me debería estar equivocando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s