el rockstar que quiso salvar el mundo

Para el año 1972, David Bowie se estaba convirtiendo en un nombre importante dentro de la escena rockera británica. Si bien nunca ha sido un superventas, a través de sus primeros álbumes Space Oddity(1969), The Man Who Sold The World (1970) y especialmente Hunky Dory(1971) se estaba haciendo rápidamente un nombre dentro del medio y, en forma quizás prematura para algunos, en uno de los personajes más influyentes del rock de su tiempo.

Sin embargo, faltaba algo que anotara a fuego su nombre en los archivos de oro del rock mundial, y ese algo llegó un día como hoy, hace 40 años, con la forma del álbum conceptual The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders from Mars.

Publicado originalmente por RCA, y producido por Ken Scott, este trabajo narra la historia de Ziggy Stardust, un andrógino ser extradimensional que llega a la Tierra para avisar a la humanidad su inminente extinción. Como nadie le da bola, Ziggy se inventa una personalidad de estrella de rock, y funda una banda, los Spiders from Mars, para a través de este alter-ego transmitir su mensaje de salvación. Pero su plan no resulta, pues se vuelve un rockstar con todas las de la ley y los excesos propios de la fama y fortuna terminan por pasarle la cuenta, al punto de ver el suicidio como única vía de escape.

La imagen andrógina y bisexual del personaje, que Bowie creó a partir de cruzar al rocanrolero inglés Vince Taylor con sus años en la compañía de mimos de Lindsay Kemp y de sus estudios de kabuki, ayudó a cimentar las bases de un movimiento que se venía gestando en la escena pop mundial de esos años: el glam rock. Si bien el movimiento ya se anunciaba pocos años antes, fue Bowie quien se hizo cargo de convertir el glam en un estilo hecho y derecho, donde a la par de las colorinches vestimentas se entonaban poderosos riffs para musicalizar letras sobre la ambigüedad sexual, la autodestrucción y la narrativa de anticipación.

Con una banda que incluía a Mick Ronson (guitarra), Trevor Bolder (Bajo) y Mick Woodmansey (baterías), Bowie presentó una placa que se convirtió en todo un golpe, llegando al número 5 en las listas inglesas, y con singles entrando fuerte en el medio estadounidense, aunque en ventas no superó el lugar 75. Pero más allá de su buena rotación y de haber creado el primer gran otro yo de un autor que se caracterizaría por sus constantes reinvenciones, lo que logró fue dar a una generación de futuros músicos el primer gran motivo para decidirse por el rock como opción de vida.

Que lo digan Bono, Robert Smith, Billy Corgan, Kurt Cobain, Marylin Manson, Trent Reznor, Noel Gallagher, Martin L. Gore, Gustavo Cerati, Morrissey, Muse, Damon Albarn, Peter Murphy, Queen (con quienes siempre estuvo la idea de colaborar, aunque sólo se pudo en 1981, en el single Under Pressure) Lucybell, Frank Black, Jarvis Cocker, sobre todo Placebo, y un largo etc. Todos ellos van a decir que tienen a Ziggy Stardust de cabecera.

Bowie siguió ocupando el alter ego de Ziggy por un par de años más, hasta que en 1974 dijo que ya era suficiente, y en el show final de su gira de ese año, en el Earl’s Court de Londres, anunció no sólo el fin del tour, sino que hasta aqui no más llegaba Ziggy. Ya era tiempo de crear otra cosa.

Como fuera, el legado de Ziggy Stardust como pieza fundamental del rock se mantiene hasta hoy, y a 40 años de su lanzamiento, sigue sonando igual, o mejor, que siempre.

Tracklist:

1-Five Years

2-Soul Love

3-Moonage Daydream

4-Starman (primer single del álbum, calificado como una joya por el célebre discjockey John Peel, frecuentemente mencionada en rankings de las mejores canciones de la historia).

5-It Ain’t Easy

6-Star

7-Lady Stardust

8-Hang On To Yourself

9-Ziggy Stardust

10-Suffragette City

11-Rock’n roll Suicide

A las que se sumaron en una reedición de 1990: John, I’m Only Dancing, Velvet Goldmine (ambos singles de 1972), Sweet Head (inédita hasta entonces) y versiones demo de Ziggy Stardust y Lady Stardust.

La portada y contratapa fueron trabajadas sobre fotografías en blanco y negro de Brian Ward, tomadas a Bowie en una fría noche en el número 23 de Heddon Street, en Londres, el que se ha vuelto un sitio de peregrinación para los bowiefans del mundo, quienes aprovechan de fotografiarse en la cabina telefónica que aún existe en esa zona.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s