y sigue corriendo

La vida es como una caja de bombones. Nunca sabes lo que te va a tocar.

No sé si la vida sea como una caja de bombones, pero la televisión abierta en Semana Santa sí que lo es. El ingenio de los programadores, por culpa de los realitys, farándula y similares se ha vuelto tan simplón, que siempre nos vemos obligados a ver las mismas películas cada Viernes o Sábado Santo. Grandes películas la mayoría de ellas, por cierto, pero que las circunstancias hacen que el público les dé la espalda.

Sin embargo, como la suerte le sonríe a los tontos, y a los vivos que nos aprovechamos de ello, este sábado nos reencontramos una vez más con Forrest Gump, la notable película de Robert Zemeckis y protagonizada por Tom Hanks, a fines de 1994.

La historia, ya la conocemos: Forrest Gump, un ciudadano cualquiera, con un leve retraso mental, pero un gran corazón, se encuentra sentado en una parada de autobus, mientras narra su vida. Con una sencillez increible, Forrest cuenta pasajes de su existencia que coinciden con los pasajes más relevantes del siglo XX: conoció a un joven Elvis Presley, fue campeón nacional de fútbol y mundial de ping pong, conoció a tres presidentes, estuvo en Vietnam, compartió con John Lennon, se hizo millonario, corrió de costa a costa durante tres años…pero lo que más impacta a quienes escuchan su historia es la tranquilidad con que todos estos hechos dejan ciertamente indiferente a Forrest, quien sólo ha dedicado su vida a tratar de hacer mejor la vida de los demás, y a pensar en Jennie (Robin Wright), la chica que amó desde que lo dejó sentarse a su lado en el bus a los seis años.

En su oportunidad, Forrest Gump logró un reconocimiento unánime de la crítica, adjudicándose seis premios Oscar (incluyendo Mejor Película, Director y Actor) y tres Globos de Oro, en iguales categorías, entre otros reconocimientos. además de un rotundo éxito de taquilla, logros que se explican no sólo en sus innegables cualidades cinematográficas, así como en su casi perfecta banda sonora, sino por la enorme empatía generada por el personaje principal, encarnada a la perfección por Tom Hanks.

Porque Forrest, por incapacitado que haya sido, enfrenta la vida con una ingenuidad, una sencillez y una falta de pretensiones, que lo han hecho un buen tipo, generoso y siempre preocupado por los demás. Así es como la vida se ha vuelto generosa con él, y le ha dado tanto.

Aunque todo eso que le ha dado la vida: fama, fortuna, la posibilidad de estar en los grandes momentos de la historia, para Forrest son cosas que pasan no más. A Forrest le basta hacer feliz a los demás, para ser feliz él.

Este tipo de detalles que he descrito sirven de fundamento a aquellos que se han hecho cargo de despedazar este filme con los años, sólo para sentirse superiores que el resto. Hay que decir que sus esfuerzos en tal sentido han sido en vano, y Forrest Gump es una película que no sólo ha envejecido de maravillas, sino que cada vez que se vuelve a ver uno le tiene más cariño.

Y un título y un personaje con mucha más humanidad que todos los medio o largometrajes animados o liveaction producidos por estudios financiados por las distintas iglesias que suelen tirarse como relleno estos días (del género peplum no diré nada, son filmes demasiado grandes para tomarlos a la ligera).

Lo dice una persona que la ignoró en su oportunidad y que ahora espera, ojalá no en vano, que para su 20° Aniversario en dos años más, se relance en cine. Aunque sea en 3D. Por ahora, con la notable edición de dos discos en BR que llegó a mis manos hace algún tiempo, intento redimirme.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s