como la mona? para nada!

Cuando el científico Will Rodman(James Franco) parecía haber encontrado la cura para el mal de Alzheimer, un súbito arranque de furia de Ojos Brillantes, la chimpancé usada en el experimento, obliga al laboratorio a cancelar el proyecto y sacrificar a los simios utilizados en el mismo.

Will alcanza apenas a rescatar a un bebé chimpancé, el crío recién nacido de Ojos Brillantes. El chimpancé, a quien llama Caesar, rápidamente da señales de una inteligencia superior a la media y aumentando cada vez más, por lo que Will decide adoptarlo y usarlo para buscar a través de él la cura del Alzheimer de su padre, Charles(John Lithgow).

Pero, por inteligente que sea, Caesar sigue siendo un animal, y tras un incidente con un prepotente vecino, Will se ve obligado a encerrar a Caesar en un refugio para simios, donde por primera vez conocerá a sus iguales, y desarrollará a pleno sus potencialidades…

¿Como te das cuenta de que estás ante una película tremenda de buena? Porque pasas una hora desde que saliste del cine y no has podido hablar de ella y de lo muy pa’entro que te dejó, sin cansarte del asunto.

Eso nos pasó con @Alexa_Wolf, luego de salir de Planeta de los Simios, la (R)Evolución: no dejamos de comentarla sino hasta varias horas de abandonar la sala. Y my probablemente lo seguiremos haciendo con el correr de los días y con las obvias repeticiones en dvd o bluray. Y al leer los no pocos sitios en la red donde se buscan los vínculos entre este filme y la cinta original de 1968.

Constituyendo en rigor más un reinicio que un remake, secuela o precuela, este file dirigido por Rupert Wyatt retoma los personajes de ciencia ficción de la novela de 1963 escrita por Pierre Boulle y los reivindica tras el paupérrimo remake de 2001 firmado por Tim Burton, en una película entretenida, ágil de la cual resulta imposible desviar la mirada aunque sea por un segundo.

El horrible desempeño del filme de 2001 que el propio Burton y su equipo terminaron por odiar, fue tal que sepultó a la franquicia de los simios, relegándola al cajón de los recuerdos. Así, la noticia de este nuevo episodio fue toda una sorpresa.

Y una grata sorpresa, porque el Planeta… consigue aquello que no se ve tan seguido: ser una película entretenida e inteligentye a la vez. El trabajo de Wyatt en la dirección, unido al excelente guión de Amanda Silver y Rick Jaffa construyen una película que atrapa y sorprende más y más conforme va transcurriendo.

Súmese el trabajo de Weta Digital, el mismo estudio tras Avatar y la trilogía de El Señor de los Anillos, en la creación de las docenas de simios en escena. Cierto, por ahi debe haberse colado uno que otro antropoide real, pero por bien entrenado que esté un animal, ninguno de ellos se manda las enormes actuaciones de los monos involucrados. Y es ahi donde Weta hace su mejor trabajo.

Y eso nos lleva al siguiente punto, las actuaciones, destacando en primer lugar al siempre notable John Lithgow, fiel a su costumbre, dando un gran desempeño en el rol de Charles, antes un célebre músico, hoy caído en desgracia. Lo mismo el cada vez más en alza James Franco, a cargo de encarnar a Will, un personaje vencido por la desesperación, la angustia por encontrar una cura para su padre enfermo, ansiedad que lo deja tan fuera de foco que tarde se dará cuenta de las consecuencias de sus actos. Franco demuestra ser un actor cada vez más versátil y calificado, acaso uno de los mejores de su generación.

Pero es Andy Serkis quien justifica cada centavo de la entrada, responsable de gran parte de los méritos del filme, siendo el encargado de dar vida, cuerpo y rostro a Caesar. Ok, Weta convierte a Serkis en chimpancé, pero es Serkis quien se encarga de darle alma, corazón y vida a este mono hecho en CGI. No te sirven de nada los efectos especiales, vacíos y meramente estéticos, sin una buena actuación que le de solidez y realidad. Es por Serkis que conocemos a Caesar, su evolución, sus virtudes, su amargura, su rabia. La actuación de Andy Serkis logra niveles tan altos que uno termina por solidarizar con Caesar, comprender y compartir sus motivos.

Planeta… es, además, generosa en fan service, trivia y vínculos ocultos con la saga original, algunos más evidentes que otros. Nosotros observamos tres (la estatua de la libertad, el titular del diario y el mono de circo), pero vaya uno a saber que más tenemos por descubrir en una próxima revisión de la pelúicula. Si usted va a poder verla sólo una vez, le sugerimos tener ojo.

Otro aspecto a comentar: como muy pocas películas lo hacen, Planeta … consigue dejar callados a todos los espectadores de la sala. No le diremos porqué, eso deberá descubrirlo ud. mismo cuando vaya al cine. Se acordará de nosotros.

Sumado todo lo anterior, no podemos sino concluir que El Planeta de los Simios: (R)Evolución no sólo reivindica una franquicia bien a mal traer, sino que lo hace con la que debe ser claramente, hasta ahora, y quizás más, la mejor película del 2011.

****3/4

RISE OF THE PLANET OF THE APES

Director: Rupert Wyatt

Intérpretes: James Franco; Andy Serkis; John Lithgow; Freida Pinto; Brian Cox; Tom Felton; David Oyelowo

Ciencia ficción

2011

PD: perdonen la tardanza con estas dos últimas reseñas…hubo unas fiestas padrias en medio, no sé si sabían.

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata twitter.com/Alexa_Wolf

larga vida al rey

La selva rinde honores a un nuevo rey, cuando el viejo Rafiki alce en sus brazos a Simba, el recién nacido cachorro de león, primogénito de Mufasa, el respetado y querido rey de la jungla.

Con los años, Simba crece como un cachorro inquieto, juguetón y travieso, siempre bajo la atenta mirada de Mufasa, quien procura enseñarle todo lo necesario para ser un soberano sabio y justo.

Pero alguien más vigila a Simba. Scar, el ambicioso hermano de Mufasa, heredero al trono hasta que nació su sobrino, quien no conocerá límite alguno en su camino por usurpar la corona, sin importar las vidas que para ello deba arrebatar…

Estrenada originalmente en 1994, El Rey León marca varios hitos. Marca el cierre de un inicio de década tremendo para la Disney, tras La Sirenita, La Bella y la Bestia y Aladdin, Constituye el último exitazo, en todo sentido, de la casa del tío Walt antes de la Pixar-dependencia y del nacimiento de Phinneas y Ferb. Constituye además una obra superior a la media del cine animado de su tiempo y de todos los tiempos, todo un referente para callar a aquellos energúmenos que odian la animación por tener de protagonistas a animales que cantan.

Como el clásico que es, la Disney tiene a El Rey León como una de sus obras fundamentales, que de cuando en cuando relanza en los distintos formatos existentes, y previamente a su inevitable lanzamiento en blu-ray, en una jugada sorprendente, le dio una nueva pasada en cines, esta vez, en 3D.

Lo cierto es que la nueva llegada de Simba a las salas, no puede sino ser considerada un acierto, por diversos motivos.

Primero, reivindica a todos los que se quedaron fuera de este fenómeno cinematográfico en su momento y debieron conformarse con verla en vhs. No olvidemos que en 1994 y los cines tampoco eran tantos como para dar abasto a las multitudinarias filas. @Alexa_Wolf da fe de ello, hizo una kilométrica fila y aún así no pudo entrar.

Segundo: le enseña a las nuevas generaciones que hubo una época en que los dibujos animados se hacían a mano por dibujantes que trabajaban como chinos, literalmente.

Tercero: Reviva una de las más profundas y complejas historias Disney, demostrando que la traición, la intriga y la venganza podían ser temas tratables en un filme familiar, cuando se sabe tocar el tema, así como la lealtad y el honor. Todos estos son asuntos que El Rey León aborda sin caer en el melodrama de llanto fácil ni en el sermón simplón.

Cuarto: La excelente remasterización y adaptación al 3D que hace total justicia a la obra.

Quinto: Timón y Pumba, secundarios extraordinarios que se robaron la película sin opacar a su protagonista.

Podríamos agregar una suerte de paralelo entre El Rey… y Bambi, otro de los clásicos Disney. Veamos: protagonista llamado a ser un líder recto y sabio, pero que sólo quiere divertirse, que deberá pasar por un doloroso bautismo de fuego (la muerte de la madre de Bambi, la muerte de Mufasa) para asumir su destino. Ambos vuelven a sus reinos en la postadolescencia, encuentran el amor en sus amigas de la infancia aunque en un principio les hicieran la desconocida, y tienen amigos particulares, medio tontos pero leales. Y, aunque no sin dificultad, después de todo siguen siendo unos jóvenes, aprenderán a reunir el valor y sabiduría para reconstruir sus reinos y reivindicar sus nombres.

¿Cuánto pasó entre un filme y otro?¿40, 50 años? Más o menos, pero la historia central de ambos sigue fresca y vigente, incluso a casi dos décadas del estreno del más reciente de ellos.

No es casualidad que el tema central de Rey… sea el ciclo sin fin de la vida, de rescatar lo que la enriquece, repetir lo que hace de ella una experiencia única. Ya que hablamos del ciclo de la vida, lindo es tener oportunidad de compartir con tus hijos, sobrinos, en fin, aquellos inolvidables recuerdos y momentos de tu infancia.

No nos extrañemos si en cinco décadas más, El Rey León vuelva a las salas, sólo para seguir rompiéndola. Es que simplemente las obras maestras no perecen.

****

THE LION KING 3D

Directores: Rob Minkoff/Roger Allers

Voces en inglés: Matthew Broderick; Moira Kelly; James Earl Jones; Jeremy Irons; Madge Sinclair; Robert Guillaume; Rowan Atkinson; Nathan Lane; Whoopi Goldberg; Cheech Marin

Animación

1994/2010

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata twitter.com/Alexa_Wolf