recuerdos de un gran año

Vamos por partes. 1991 era una época difícil, y no lo digo porque muchos recién estuviésemos en el colegio o partiendo la universidad. Digo difícil porque en aquel tiempo no había internet, el cable recién estaba partiendo y con cueva existían los videoclubes. Descubrir información musical de buena calidad era una tarea difícil, lo mismo esperar un título determinado en disquerías. Los sellos no siempre atinaban y cuando publicaban algo que no viniese auspiciado por MTV o el Billboard, podían perfectamente pasar meses, o incluso años, en que se publicara por algún sello nacional alguna banda interesante, en casete más encima, si es que no sólo en cd. Las disquerías especializadas casi no existían y si alguna tienda tenía sistema de encargos, éste se podía tardar semanas en llegar a Chile. Había que tener la suerte de contar con parientes o amigos en el extranjero o que viajaran seguidito para poder asegurarse música buena.

Pero fue en 1991 que algo sucedió. Quizás por el buen ojo de algunas radios, principalmente la que en ese tiempo era la Concierto, por el camino de la paz, Tiempo, Futuro o uno que otro espacio de radio universitaria ocupado por los alumnos y no por las señoras que tejen que sólo programaban orquestas, que rápido y sin demora, llegaron a nuestro país un puñado de bandas que en el resto del mundo estaban dejando la escoba. Un puñado de tremendas agrupaciones lanzando discos que hicieron de ese lejano 1991 uno de los mejores años en la historia del rock. Porque pocas veces se ha dado que tanto filete de primera selección surgiera con tan poco tiempo de diferencia. Repasemos a sus responsables.

Out Of Time-R.E.M.

Había pasado una década desde su aparición en el entorno universitario gringo (no en vano R.E.M. fue punta de lanza de un subgénero dentro del rock alternativo yanqui conocido como college) y R.E.M lanzaba su segundo disco para una multinacional. Una placa de increíble factura que gracias a la alta rotación de singles como Shiny Happy People, Radio Song y la fundamental Losing My Religion, puso en el mapa del mainstream a una de las agrupaciones que se encargó de demostrar que sentimientos y sesos eran perfectamente compatibles entre sí y con el rock.

Achtung Baby-U2

Tras The Joshua Tree(1986) y la gira que le siguió, registrada en el documental Rattle and Hum (1988) a U2 le faltaba un sólo paso para convertirse en la banda más importante del mundo. Y este trabajo, siempre con la producción de Brian Eno, era lo que Bono y sus chicos necesitaban. Dejando a un lado su devoción por el rock de raíz blusera al que homenajeaban abiertamente en el tour/película/disco en vivo precedente, y rescatando su fanatismo por el David Bowie de su etapa alemana(la trilogía que grabó entre 1977 y 1980 con, oh coincidencia, Brian Eno en la producción y composición) aparece este trabajo que simplemente la rompió no sólo por su alto nivel, sino también por la seguidilla de hits que trajo: One, The fly, Even better than the real thing, Until the end of the world, Misterious Ways, Who’s gonna ride your wild horses. Para que hablar del Zoo TV Tour que le siguió a este disco. Si U2 no conquistaba el mundo con este trabajo, nada lo haría. Y lo hizo.

Blood Sugar Seg Magik-Red Hot Chilli Peppers

Otra banda gringa que daba el salto del circuito alternativo al mainstream, aunque en realidad ya lo habían hecho mucho antes. Los RHCP ya llevaban su buen tiempo dando que hablar con un sonido poderoso, mezclando en la licuadora el funk, el metal y algo de hiphop, pero fue con este trabajo de casi 90 minutos de duración que incorporando al baterista Chad Smith y el guitarrista John Frusciante a las filas, y con el respetable Rick Rubin en la producción, los RHCP arrasaron con todo a su paso. Cuando uno vio el videoclip de Give it away por primera vez, sintió que algo grande estaba por pasar.

Nevermind-Nirvana

Sucedió que los grandes grupos de glam metal de los 80 pasaron por las oficinas de sus sellos y vieron que sus posters eran retirados de las paredes de las oficinas, dando paso a fotos de tipos vestidos con lo primero del cajón, melenas totalmente despeinadas y simples arreglos de guitarra, bajo y batería. La culpa vino de varias bandas que venían haciendo ruido en el entorno universitario (Pixies, Sonic Youth, los citados R.E.M.) aunque sus integrantes eran poco menos que analfabetos. Ese es el mundo en el que empezó a sonar Smells like teen spirit, primer single del segundo disco de este trío de Seattle, un grito desesperado, que delataba toda la rabia, furia, y angustia de su líder Kurt Cobain. Y el mundo nunca fue lo mismo a partir de hoy.

Ten-Pearl Jam

La respuesta lógica al fenómeno Nirvana fueron sus vecinos de Pearl Jam. Ambos compartían no sólo la ciudad, el tipo de música que tocaban y hasta el look, pero donde Nirvana era fundamentalmente un grito de desesperación, PJ, con Eddie Vedder a la cabeza, lograba cotas mayores de virtuosismo y musicalidad. Por algo, mientras Nirvana se convertía en mito tras la muerte de Cobain tres años más tarde, PJ se alzaba como la banda fundamental del movimiento grunge, y uno de los grupos imprescindibles de la escena actual. Cosa que veremos estos días con la tercera venida de la banda próximamente y con el documental PJ20, de Cameron Crowe, realizador que mucho tuvo que ver con el auge del movimiento.

Metallica (The Black Album)-Metallica

Otra banda que se consagraría en 1991. Metallica ya llevaba años girando en festivales y era una de las bandas más importantes del trash ochentero, esa corriente más dura del heavy metal ochentero, más preocupada de hacer ruido y reventar tímpanos hablando sobre pesadillas, fantasmas y alienación que en cantar canciones sobre amor y romance usando peinados bien cuidados. Así como ocurrió con otras bandas antes mencionadas, después del disco negro, todo el mundo supo de la existencia de Metallica. Enter sandman, Wherever I may roam, Sad but true, Nothing else matters, Unforgiven ayudaron a ese fin, con alta rotación radial y mediática, incrementando las ventas del album a niveles inimaginados. Luego vendría una tremenda gira que los tuvo recorriendo el planeta por más de dos años, que los trajo a Chile incluso. Ven que es posible ser superventas sin dejar de ser inteligente? Lástima que luego se cortarían el pelo, grabarían Load y Reload y todo se iría al carajo.

Use your illusion I-II-Guns N´Roses

Esta fue un arma de doble filo. GNR no necesitaba consagrarse ni justificarse ante nadie, estamos claros. Pero aún así, la banda de la que W. Axl Rose terminaría apropiándose era ambiciosa y quería lanzar una obra sublime, algo que los dejara en la historia. Y así fue, lanzaron este disco doble que, efectivamente, llevó a GnR a su punto más alto en lo musical, en lo creativo y, contrario a lo que decían algunos agoreros que auguraban un fracaso por el formato doble del trabajo, un superventas. Pero por otro lado, marcó el principio del fin de esa tremenda banda de las pistolas y las rosas, pues luego de la gira de rigor, y de un disco de covers que bajó los bonos considerablemente, GnR cayó en una espiral de conflictos en sus integrantes que se resolvió con la salida de varios de ellos, el acabronamiento de Axl Rose al registrar a su nombre la marca GnR (pese a ser el último que se integró a ella) y un vacío musical que se mantuvo por casi dos décadas.

Leisure-Blur/Screamadelica-Primal Scream/Loveless-My Bloody Valentine

Pese a que el fenómeno del brit-pop se demoraría tres años más en explotar, lo cierto es que así como algunas bandas estadounidenses aqui mencionadas llevaban su tiempo girando fuera del mainstream, las bandas aqui mencionadas, a las que habría que sumar a Pulp y Happy Mondays, sumaban kilómetros y minutos en la escena subterránea de Manchester y Londres, y comenzaban a traspasar el canal de la Mancha para darse a conocer a ambos lados del Atlántico. Repito, tal vez no era el momento de explotar, pero en sus primeros pasos iban mas que bien encaminadas.

Doble opuesto-La Ley/Los Tres-Los Tres

Y con Los Prisioneros recién separados, el trono de la banda chilena más importante de la escena nacional había quedado vacante, y fueron estas dos agrupaciones, muy diferentes entre sí, quienes compartirían ese cetro a lo largo de la década. Por un lado, La Ley presentaba su tercer disco, el primero a nivel mainstream, recogiendo y reeditando lo mejor de sus dos primeros trabajos de 1988 y 1990 con un estilo que le debe mucho al new wave y al post punk ochentero, para empezar su camino que rápidamente les abriría las fronteras. Por su parte, Los Tres, tras varios años de haber salido de su Concepción natal, y alternando sus presentaciones personales (donde incluso llegaron a telonear a Los Prisioneros en su peak) con la participación de sus integrantes en el Gran Circo Teatro y como parte de bandas de acompañamiento de estelares y programas de tv, debutaban con su hasta ahora inmejorable álbum debut. Tanto La Ley como Los Tres pronto sacarían provecho de la aparición de MTV Latino y de pertenecer a sellos multinacionales para su internacionalización. Decir cual de las dos bandas fue la gran banda chilena de los 90 es difícil porque, por un lado son bandas muy distintas entre sí, aunque siguiendo caminos relativamente parecidos, además que luego aparecerían otros personajes como Lucybell, Chancho en Piedra o Tiro de Gracia, pero de no haber sido por los discos aqui reseñados, poco camino habrían podido recorrer. Simplemente no habrían tenido camino alguno.

Otros trabajos importantes de ese año: Innuendo-Queen; Roll the bones-Rush; Holidays in eden-Marillion; Ai Dalai-Mecano; 24 Nights-Eric Clapton. Como decíamos antes, Los Prisioneros se separaban, pero no sin antes haberse sacado la espina de estar en el Festival de Viña, donde la prensa chanta que siempre ha cubierto el evento premió a Jorge González con el premio limón, mismo escenario donde Mike Patton le pegaría un agarrón a Vodanovic, dedicaría una antorcha a Myriam Hernández y dejaría en patatús a los encopetados espectadores de primera fila. Pocas veces se vio un festival tan rockero. Mismo año en que murió Freddie Mercury, y Juan Luis Guerra se convertía en grito y plata con su disco Bachata Rosa que a algún pelotudo se le ocurrió programar en una radio FM. El momento en que todo se fue al carajo.

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s