horas desesperadas

Un buen día de mayo de 2003, el joven Aron Ralston(James Franco) ha partido a un desértico parque, en Utah, a fin de recorrer los difíciles cañones de la zona.

Amante de las emociones fuertes, y tras dejar atrás su bicicleta y a dos chicas que ha acompañado en parte del viaje, Aron se interna en un aislado sector del cañón, el Blue John Canyon, escalando sólo con sus manos. Una mala movida lo hace perder el equilibrio, tropezando y quedando atrapado en un estrecho espacio, cuando una roca cae aplastando su brazo izquierdo.

Con un brazo inhabilitado, escasas provisiones y algunas herramientas, Aron tiene las horas contadas, y sólo dependerá de su fuerza de voluntad para salir vivo de ésta…

Sin ser particularmente devoto de su cine, reconozco que Danny Boyle es uno de los buenos directores de la actualidad, con la virtud de saber acomodarse en los distintos géneros en que ha decidido incurrir. Filmes como Tumba al Ras de la Tierra, Trainspotting, La Playa, Vida sin Reglas, 28 Días Después, Millones, Slumdog Millionaire, Sunshine, tienen muy poco en común entre sí, pero Boyle se las arregla para salir del entuerto con dignidad, y más. Cada película de Boyle es distinta de la anterior, y 127 Horas, basada en la novela homónima y autobiográfica escrita por el propio Ralston para contar su experiencia, no es la excepción.

127 Horas tiene mucho en común con otro estreno reciente, Enterrado, por un lado, en cuanto juega con la desesperación de una persona puesta en una situación límite que no esperaban, así como por otra parte, el enfocar casi en su totalidad la narración en un solo individuo. Pero no nos confundamos, donde Ryan Reynolds debe esperar ayuda externa, la situación de James Franco es más trágica: no tiene por donde ni cómo recibir ayuda de otros, ni siquiera de si mismo. Otra diferencia entre ambas películas corre por cuenta del uso de los flashbacks y alucinaciones que experimenta Aron Ralston, que no se dan en el caso de Enterrados.

A no confundir, no etoy diciendo que una película copió a la otra, toda vez que son obras completamente diferentes una de la otra. Sólidas, interesantes, originales, pero diferentes.

Con tantas limitantes, lo cierto es que Danny Boyle no se ve sobrepasado por la historia, guionizada por él junto a su habitual colaborador Simon Beaufoy. Por el contrario, Boyle le sigue el ritmo al filme con comodidad, y el uso de flashbacks y alucinaciones que comentaba no afectan ni a la historia ni al espectador.

La actuación de James Franco, más habituado al cine de aventuras (Spiderman) o a la comedia (la notable Pineapple Express), sorprende, pues pudiendo caer en la facilidad de la morisqueta o de la sobreactuación, opta por algo más complicado, actuar bien. Lo logra. Uno lo ve atrapado en medio de la nada, y le cree totalmente.

Poco logró 127 horas en la última premiación Oscar, aunque anduvo bien en festivales y circuitos más modestos, menos parafernálicos. Bueno, la Academia se farreó una vez más la posibilidad de cambiar la historia premiando un filme original, inclinándose por algo más tradicional y políticamente correcto. Mal por ellos, y por la cantidad de gente que ingenuamente cree que en la Academia son los que más saben.

127 Hours

Director: Danny Boyle

Intérpretes: James Franco; Amber Tamblyn; Kate Mara; Treat Williams; Kate Burton

Aventuras, Suspenso

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s