la última(?) travesía

La Segunda Guerra Mundial sigue su curso y ha traído la división de la familia Pevensie. Mientras Peter y Susan, los hermanos mayores, han viajado junto a sus padres a Estados Unidos, los ahora adolescentes Edmund(Skandar Keynes) y Lucy(Georgie Henley) han debido permanecer en Inglaterra, bajo la custodia de un tío lejano.

hastiados de esta situación, y cansados de aguantar al mimado primo Eustace (Will Poulter), Edmund y Lucy añoran sus aventuras en el reino mágico de Narnia, con nostalgia y la esperanza de que algún día vuelvan a ser llamados por este mundo. Y así sucede, cuando los tres chicos observan atentamente un cuadro marino, para aparecer pronto en la cubierta del Viajero del Alba, el barco insignia capitaneado por el ahora rey de Narnia Caspian (Ben Barnes) iniciando una nueva aventura…

La floja taquilla lograda con el capítulo anterior de la saga de C. S. Lewis, El Principe Caspian (2008), hizo que los estudios Disney cancelaran el contrato con Walden Media, productora titular de los derechos de la novela, y de esta forma no producir nuevas adaptaciones, dejando a la saga en el olvido. Quiso el destino que la 20th Century Fox recogiera el guante y apostara por continuar esta, al menos por ahora, trilogía a medio terminar, aplicando un par de cambios.

El primero, recordar que, por mucho que Lewis haya buscado enseñar de una manera fantástica los principios fundantes del cristianismo, la saga de Narnia es, ante todo, un libro de aventuras, lo que lleva al segundo cambio: poner como director a Michael Apted, realizador ya curtido en el género de la acción (Gorilas en la niebla; El Mundo no basta).

Y el plan funciona.

Reconociendo que la primera película de la saga, El León, la Bruja y el Armario(2005) sigue siendo la mejor adaptación en todos los sentidos, hay que decir que Las Crónicas de Narnia: la Travesía del Viajero del Alba es por lejos la más entretenida: se disfruta, se hace corta, sobre todo en la primera parte. Incluso hay momentos en que uno se mata de la risa, gracias al equipo de Eustace y el ratón espadachín Reepicheep.

Ello porque Apted, un viejo zorro, aplica los códigos del viejo cine de matiné. Ese de piratas, exploradores, caballerías. La Travesía… tiene un poco de cada cosa, y como dicen los abogados, donde existe la misma razón, cabe la misma disposición, apliquemos los mismos criterios y ya está.

Sin dejar de lado, claro, el factor enseñanza/moraleja, fin último de C.S. Lewis. Cada uno de los protagonistas tiene una yayita que superar: Lucy debe aprender a quererse más a si misma; Edmund, a vencer sus complejos; Caspian, a superar la sombra de su padre, un gran y querido rey; y Eustace, a ser menos hinchapelotas.

El tema de la enseñanza es esencial para Narnia. Hasta ahí bien. El problema viene los últimos quince o veinte minutos de película, dedicado al sermón de Aslán, el cambio de 110 minutos de emociones fuertes a 15 de discurso es demasiado brusco. No hay nada malo en bajar las revoluciones, el problema viene cuando es de un viaje. En su defensa, convengamos que esta secuencia era necesaria para cerrar debidamente la historia, para no dejar cabos sueltos, pero está un poco de más si se rodara un nuevo episodio, lo que aún nadie sabe.

Reconocemos no haber leído, aún, las novelas de Narnia, así que no podemos hablar sobre la mayor o menor fidelidad al texto original, pero vamos a los hechos: los fans de Narnia serán mucho menos intransigentes y más tolerantes que los de El Señor de los Anillos, Harry Potter o Twilight, pero no por eso menos exigentes. Hasta ahora no han pataleado, así que suponemos que quedó bien. Otro punto para Apted.

Funcionó la apuesta de la Fox, al menos en lo fílmico, logrando en síntesis, un fin de trilogía más que digno. Esperemos que funcione además en boletería, para poder ver algún día el resto de las novelas. En EEUU al menos, ha funcionado, así que podemos abrigar esperanzas. ¿Por qué no? Es una historia emotiva y excitante para toda la familia. Soñar no cuesta nada.

***1/2

THE NARNIA CHRONICLES: THE VOYAGE OF THE DAWN TREADER

Director: Michael Apted

Intérpretes: Georgie Henley; Skandar Keynes; Ben Barnes; Will Poulter; Liam Neeson

Fantasia/Aventuras

2010

cabezón canalla

Hace unos treinta años, dos niños vinieron a parar a nestro planeta.
uno de ellos, dotado de grandes poderes especiales, fue a dar con una familia de muchos recursos. El otro, cabezón y de piel azul, cayó en la prisión del estado.
Las circunstancias hicieron que ambos niños vivieran diversos desencuentros a lo largo de la vida, que llegaron a su punto cúlmine cuando uno de ellos se convirtió en Metroman, el héroe de la gran ciudad de Metrocity, mientras que el otro llegó a ser el villano llamado Megamente.
Hoy, con la inauguración del museo de Metroman, Megamente, ayudado por su fiel brazo derecho Servil, prepara el golpe que acabara, ahora sí lo espera, con su clásico rival..

Ha sido un buen año para la animación: ocho estrenos del género, ninguno de ellos con puntos bajos. Hemos tenido obras maestras (Toy Story 3), gratas sorpresas (Como entrenar a tu dragón) y películas muy entretenidas, pero caídas, guatazos, fails, en rigor no.
Megamente sigue por ese camino, con un argumento fácil de entender, muchos cistas, escenas de acción y una que otra moraleja camuflada sobriamente por ahi, acompañada de una banda sonora respetable, abundante en clásicos del rock y del pop, recurriendo a los clichés del género de los superhéroes: el justiciero incorruptible, la dama en apuros (las referencias a Superman aqui son obvias) y el villano siempre vencido, siendo desde éste punto de vista a partir del cual se cuenta la historia.
Esto se ha hecho antes, en todos los formatos, incluso en la comedia, aunque los resultados suelen dejar mucho que desear, sobre todo viniendo de los intentos más pretenciosos. Megamente marca una diferencia en esto, pues sus realizadores, entre ellos Ben Stiller, no han buscado otra cosa que entretener. Punto, no le demos más vueltas al asunto. Y funciona. ¿No fue para eso que se inventó el cine?


Megamente puede resumirse así: comienza y nos matamos de risa; avanza dándonos risa; termina dándonos risa. Viene la escena post créditos, y nos reímos. Con eso, a veces basta, ¿es eso lo que a los estudios les cuesta tanto entender?

***1/2

MEGAMIND
Director: Tom McGrath
Voces de : Will Ferrell; Tina Fey; Brad Pitt; Jonah Hill; David Cross; Ben Stiller
Animación
2010
fretamalt@hotmail.com  pamp_2003@hotmail.com  twitter.com/panchocinepata  twitter.com/Alexa_Wolf