estados de inconsciencia

Cobb(Leonardo Di Caprio) dirige un equipo especializado en un inusual tipo de robo: introducirse en la mente de las personas y extraer su información más importante.

Pero si bien es cierto el equipo de Cobb es de muy alto nivel, la aparición, cada vez más constante del recuerdo de Mal, su fallecida mujer(Marion Cotillard) ha hecho fracasar la operación más ambiciosa del equipo hasta la fecha, y son descubiertos por su víctima, Saito(Ken Watanabe), un industrial japonés que ofrece a Cobb la oportunidad de reivindicarse y limpiar sus antecedentes, si cumplen un trabajo para él: la inédita operación de incepción, introduciendo ideas en una persona en vez de extraerlas. Desesperado por volver a EEUU y reencontrarse con sus hijos,y aun sabiendo que la operación es altamente riesgosa, Cobb acepta la misión.

Así, reune a sus principales colaboradores, Arthur (Joseph Gordon-Leavitt), su brazo derecho e investigador; Eames(Tom Hardy), falsificador e impostor, y Ariadne (Ellen Page) estudiante de arquitectura y diseñadora de realidades, para dirigirse contra Robert Fischer (Cyllian Murphy), heredero de un vasto imperio financiero a quien Saito quiere sacar del negocio, no importa como…

En una temporada particularmente baja en cuanto a la calidad de los estrenos, el mundo cinéfilo esperaba con ansias el arribo del más reciente filme de Christopher Nolan, aqui conocido como El Origen, un director que se ha encargado personalmente no sólo de mantener sus bonos, sino que en lo posible, irlos subiendo a cada filme. Contando con el respaldo de la crítica y el gran público ganado desde Batman Inicia, y ratificado con creces con The Dark Knight, y sabiendo que Warner Bros. lo protege de cara a la realización de Batman III, Nolan aprovechó para hacer realidad esta obra de su propia creación, acerca del subconsciente.

Hay que decir que es una historia difícil desde varios puntos de vista. Difícil de contar, toda vez que está constituida como un laberinto, donde a cada paso que se da, se ingresa a un escenario aún más complejo. Claramente, esto hacía más complicado vender la película a un gran estudio (por eso que fuera una suerte que WB tuviera listo a Nolan para Batman y así éste pudiera negociar más fácilmente) y consecuencialmente más difícil de venderla al espectador común, cada vez menos exigente, cada vez más pajero, que en su mayoría la tendría complicada a la hora de procesar el argumento.

Por lo mismo, era difícil que la cinta funcionara en taquilla.

Pero no debemos olvidar que estamos frente a Christopher Nolan, el mismo que no le hace el quite a los desafíos. El mismo que fue el último director capaz de sacarle una buena actuación a Al Pacino. El mismo que tomó una historia de magos ahí no más para convertirla en un casiepic win. El mismo que tomó un personaje muerto cinematográficamente y no sólo lo resucitó, sino que además, lo hizo más grande y real que nunca.

Y supera el desafío con creces, construyendo un filme inteligente, emocionante, capaz de mantener al espectador pegado a la pantalla las casi dos horas y media que toma su exhibición, con la boca abierta y necesitando en más de un caso, verlo de nuevo para asegurarse que nada se ha pasado por alto.

Pero, aqui está lo más interesante, por muy inteligente que se haya planteado el filme, Nolan tiene la virtud de no hacer pensar que el tiene más sesos en la cabeza que el espectador o que éste es más tonto (claro que no, para eso están los cineastas cuyos filmes pueblan festivales y salas de cine arte). Fiel a su estilo, Nolan hace un cine inteligente, entretenido y respetuoso de quien paga una entrada para ver lo que ha filmado.

Y una vez más manejando un muy buen elenco que responde cabalmente a lo que éste requiere. Si alguien realmente es capaz de dudar del buen actor que es Leonardo Di Carpio (él mismo, incluso) encabezando un casting sin puntos bajos. Basta con verlo en los primeros segundos de la película, malherido, desarreglado y con los ojos irritados. El efecto que produce no es sólo cosa de maquillaje. Para lograr esa impresión, hay que ser un buen actor. Di Caprio, dúdelo quien quiera, es un buen actor.

Sumando y restando todo ello contribuye a cumplir con lo que uno esperaba de Nolan: que estrenara una de las grandes películas del año. La mejor del 2010 hasta ahora.

(y esperando que Batman III sea tan buena como esta y The Dark Knight, mejor incluso, pero no pido imposibles XD)

 

****3/4

INCEPTION

Director: Christopher Nolan

Intérpretes: Leonardo Di Caprio; Marion Cotillard; Ken Watanabe; Joseph Gordon-Leavitt; Ellen Page; Tom Hardy;: Tom Berenger; Michael Caine; Cyllian Murphy

Suspenso-Ciencia Ficción

2010

PD: Queremos un tótem!!!

fretamalt@hotmail.com  fjretamalt@gmail.com  pamp_2003@hotmail.com twitter.com/panchocinepata

Anuncios

Una respuesta a “estados de inconsciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s