momentos nada de desechables

Se viene el retorno, después de 15 años, de Depeche Mode a las pistas chilenas, y ahí voy a estar escuchando a una de las bandas que, junto a Pink Floyd, David Bowie, Nirvana, Los Prisioneros y The Cure forman el soundtrack de mi propia película. No es que sólo me gusten esas bandas o solistas, pero estas son las que siento que de alguna manera me han acompañado en los distintos momentos de mi pasar por este mundo.
DM00Para conmemorarlo, aqui la selección de mis discos favoritos de DM…por orden cronológico.Some great reward (1984). Cuarto disco de la banda y la demostración que una canción bien hecha no tiene porque quedar fuera de las parrillas radiales. Master and servant, People Are People, Blasphemous Rumours, Something to do, Somebody. Cinco singles de un disco de nueve pistas, todos exitosos. Todos grandiosos, tendencia que se repetiría en el siguiente Black Celebration(1986) y que sería sólo el preludio de lo que vendría después… 

 

Music for the masses

(1987) 

Si DM ya era una banda importante en Europa y EEUU, luego de este disco pasó a tener jerarquía mundial. Incluso acá, siendo este el primer titulo de su discografía publicado por un sello chileno, en cassette. Otra batería de singles de alta rotación radial, como Never let me down again, Things you said, Strange love, Little 15, Behind the wheel e incluso la instrumental Pimpf, destacan en el disco que me permitió, con 12 años, conocer a DM, justo en la edad en que uno descubre la música que le va a gustar el resto de su vida. 

Violator

(1990) Simplemente el mejor disco de DM…digo, ¿puede ser malo un disco que trae como emblema ese temazo que es Enjoy The Silence? Y sin olvidar ese fenómeno que fue Personal Jesus, otra buena muestra del sonido DM que inspiró incluso a un legendario como lo fue Johnny Cash. Aprovechando el vuelito heredado de Music for… y el doble en vivo 101(1989) el mundo ya está a los pies de DM. ¿En qué estaba yo, entonces?Ah, primero medio. Difícil año, pero sin cosas como Violator habría sido mucho peor.

DM01

Songs of faith and devotion

(1993) si en los discos anteriores DM insinuaba el paso de los sintetizadores a las guitarras, fue en Songs of…su último disco como cuarterto,con el que ratificaron esta tendencia. Misma que seguirían en sus posteriores álbumes (Ultra-1997 y Exciter-2001) aunque sin la grandeza de temas como I feel you, Walking in my shoes o Condemnation. Iba en cuarto medio cuando lanzaron este álbum y entrando a Derecho en la Central cuando vinieron el año siguiente, en uno de los mejores conciertos que ha habido jamás en Chile. 

Playing The Angel

(2005) A esta altura empecé a creer que DM y yo estamos ligados de alguna forma. Los conozco terminando la básica, me gustaron desde que empecé la media, los vi entrando en la universidad, y ahora lanzan este disco en que guitarras y sintentizadores funcionan en perfecto equilibrio y armonía, en momentos en que daba mi examen de grado y preparaba mi titulación. ¿Simbiosis?

Sound of the universe

(2009) Ratificando lo antes expuesto, aparece este notable último trabajo de la banda y que es el motivo de su visita de este jueves 15 en el Club Hípico. Intuyo que algo importante me habrá de suceder este año, como para seguir la tradición, no les parece? Por lo menos sirve para cerrar una muy buena semana (vi Bastardos sin Gloria, Chile clasificó a un mundial de fútbol, y…quien sabe).

DM02fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com