y algo sobre cómics

La noticia que marcó la semana, y quizás el mes, en materia de entertainment…y no es la muerte de Elisa, sino los cuatro mil millones de dólares que desembolsó Disney para incorporar a su holding a Marvel, la otrora empresa líder en el mundo de los cómics, lugar compartido hoy con DC Comics. Una jugada estratégica que, a mi al menos, me parece bastante positiva, ya que las probabilidades de ambas empresas por expandirse son recíprocamente enormes: con Marvel en su haber, Disney puede abarcar un mercado y un público objetivo al que antes no tenía acceso. Por otro lado, Marvel puede contar con los canales y recursos que nunca nadie pensó que tendría, ganando en exposición, presencia y publicidad. Ya me imagino un Spiderman realizado por Pixar.

Si algo ha dejado claro la última ComiCon, fue el que freakpower está más poderoso que nunca, y que la industria del entretenimiento se ha vuelto la única instancia en que, de verdad, la opinión popular tiene fuerza vinculante. Obviamente, la casa de Mickey Mouse no ha querido quedarse fuera, y ha atestado este golpe que dejará K.O. por mucho tiempo todavía al mercado.

Pero tanto poder a veces puede dañar el pensamiento (que lo diga Chávez) y no son pocos quienes han rasgado vestiduras ante la reciente anexión de la editorial (que por cierto,los últimos años se ha mantenido gracias a los subproductos derivados de sus personajes -películas, videojuegos, animaciones, merchandising- que de sus publicaciones) al imperio Disney, abrumados por la tragedia que sería ver a los X Men convertidos en una versión superpoderosa de High School Musical o al Hombre Araña deteniendo a los Chicos Malos momentos antes de saquear la bóveda de McPato, alegando desde una traición de la editorial hacia sus leales lectores hasta de cometer una blasfemia.

Sitcom5

Creer eso es de exagerado o ridículo inclusive. Disney es más allá del castillo de Orlando, Florida y del universo de personajes antropomorfos, y si pretende sacar algún provecho de esta alianza, es respetar las directrices creativas de Marvel. La competencia tradicional, DC Comics, hace casi treinta años es parte de Warner y aún no vemos a Batman visitando el universo Looney Tunes ni al Coyote persiguiendo al Correcaminos en Metropolis (al margen de una que otra parodia a cargo de los socios de Bugs Bunny, que tampoco es tan grave). De hecho, Marvel ya informó que los proyectos cinematográficos de sus personajes actualmente en producción seguirán su curso normal con los estudios ya contratados (como 20th Century Fox, en el caso de X Men Origins o Paramount, respecto de Ironman 2), decisión que Disney respetará. Tal como lo hace con productos de otras de sus subsidiarias como Miramax, Touchstone o Gibli.

Además resulta ingenuo eso de acusar a Marvel de traición. ¿De qué estamos hablando? Por mucho que se dedique a crear historias de superhéroes Marvel es ante todo, una empresa, y su objetivo esencial es generar ingresos, no hacer beneficencia. Aunque duela, así es la cosa no más.

fjretamalt@gmail.com fretamalt@hotmail.com

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s