confesiones de mall

Algo tiene la comedia romántica. Se ha vuelto uno de los géneros con que los estudios van a la segura: no reventarán la taquilla como los blockbusters, pero igual les sirve para apartar una tajada de la torta, y sacar números azules cuando la millonaria apuesta a ganador no es tan ganadora ni tan millonaria. Y de paso, sirve de comodín para aquellos filmes que no se sabe definir con precisión de qué se trata (demasiado sensible para ser comedia, demasiado amable para ser un drama).

Sin perjuicio de ello, es un género que me agrada. Porque ha dado lugar a buenas películas (Cuando Harry conoció a Sally, Alta Fidelidad, Cuatro bodas y un funeral, gran parte del Woody Allen de antaño) y porque, si se le trata con respeto y cuidado, genera personajes e historias con que podría identificarse cualquier hijo de vecino, cosa que no sucede, por ejemplo, con personajes fantásticos o de ciencia ficción. No todos pueden ser Darth Vader, pero más de alguien ha conocido una Annie Hall, un Rob Gordon o una Bridget Jones.

shopaholic

Un subgénero asociado, más por descarte que por otro motivo, es el que se ha dado en llamar chick flicks, películas de chicas, una especie de comedias protagonizadas por mujeres de entre 25 y 35 años y lo que se ha convenido sean sus principales motivaciones: conseguir un trabajo, una situación estable y por supuesto, al hombre de su vida. El problema de estas películas es que parecieran estar escritas o dirigidas por realizadores machistas, misóginos o despechados, ya que sus protagonistas suelen ser chicas superficiales y chillonas…es por eso que uno termina odiando filmes como Guerra de Novias, Todo sobre las mujeres y si alguna lectora sigue pensando en Sex and the city como un deber ser, mejor que se haga ver lo antes posible.

Sin embargo, de repente se dejan ver algunos títulos en que la protagonista va descubriendo su verdadero ser, sus reales propósitos y motivaciones en la vida y la posibilidad de ser mejor persona de lo que pensaba (suena a libro de autoayuda de cuneta, pero eso no le quita sentido a la frase). Es el tipo de chick flicks que me ha gustado más: Alicia Silverstone en Ni idea; Reese Witherspoon en Legalmente Rubia y Anne Hathaway en El diablo viste a la moda son algunos ejemplos, y al que habría que agregar a Isla Fisher en Loca por las compras (pésimo título en español, no podían dejarlo como Confesiones de una comprahólica…la palabra se me ocurrió recién)

Esta es la historia de Rebeca Bloomwood (Fisher) una veinteañera periodista que tiene una debilidad incontrolable por las multitiendas, las liquidaciones y los malls, que se está volviendo una pesadilla cuando la revista en que trabajaba cierra, su línea de crédito está más que sobregirada y está en la mira de un incansable recaudador de deudas. Necesitada de trabajo, envía su curriculum a un importante holding periodístico, para integrarse a la planta de una popular revista de modas, pero que por un error va a dar a la editorial de una pequeña pero influyente revista de negocios. Luke Brandon (Hugh Dancy), el director de la revista, examina el currículum y se da cuenta que Rebeca tiene dedos para el piano de la economia, y le ofrece una columna semanal. Vista como un escalón para llegar a su objetivo final, Rebeca asume el cargo, pero ocultando lo más que pueda su situación patrimonial (que se contradice con su rol de experta en finanzas personales) y su adicción.

shopaholicpic1

Basada en una popular serie de novelas escrita por la inglesa Sophie Kinsella, lo que la convertiría en otro ejemplar de esos supuestos emblemas del género femenino que son Sex and the city, Desperate housewives o Lipstick jungle. Sin embargo Loca… si funciona, conecta con el espectador y no agobia con esas vueltas sobre sí misma que tienen las demás cintas (recuerdo que corté S&TC antes de la media hora, porque me tenía chato tanto cosmopolitan o manolo blahnik, cosa que aqui no ocurre). En parte por el buen trato que el director P.J. Hogan, un conocedor del género, imprime a la historia. En parte por Isla Fisher, pocas veces se ha visto últimamente a una actriz sentirse cómoda en un personaje cómico, o tragicómico, sin caer en la autoflagelación, en la autohumillación. Al contrario, Isla Fisher se ve cómoda en el papel, a gusto, disfrutando lo que hace, lo que trae como consecuencia lógica un muy buen feedback tanto con sus compañeros de reparto (un muy buen abanico de secundarios, por cierto, con John Goodman, Joan Cusack, Kristin Scott Thomas y John Litghow) y sobre todo, con el público.

Uno no se ríe de Isla Fischer, se ríe con Isla Fisher. Y logra lo que Scarlett Johansson ya no logró ni logrará por mucho auspicio de Woody Allen que tenga.

El tipo de chica que me gustaría conocer más de cerca, más seguido, creo.

(Y de paso confirma una vez mas la abismante diferencia entre el sentido del humor inglés respecto del yanqui)

Loca por las compras no sienta en absoluto precedente alguno, ni creo que se le recuerde en los recuentos de fin de año, pero que consigue hacer pasar un buen rato, eso es innegable. Se la compro totalmente

Está por aparecer en dvd, aunque extraoficialmente…bueh, ya saben.

***

confessions-of-a-shopaholic

CONFESSIONS OF A SHOPAHOLIC

Director: P.J. Hogan

Intérpretes: Isla Fisher, Hugh Dancy; Joan Cusack; John Goodman; Kristin Scott Thomas; John Lithgow

Comedia/Romance

2008

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

Un comentario en “confesiones de mall”

  1. Realmente agradable es Isla Fisher…Y eso hace que Loca por las Compras agarre vuelo sola. Tuve la oportunidad de leer el libro meses antes del estreno de la pelicula -son como 4- pero el primero está “ligeramente” introducido en la pelicula, ligeramente porque hay un par de detalles; en el libro Rebecca vive en Londres y no en Estados Unidos, además hay un dato curioso, en el libro mencionan a cada rato a Kristin Scott Thomas -¿a santo de qué? creo que era de mujeres inglesas poderosas-…y precisamente ella trabaja en la cinta. El libro es liviano, pero la pelicula consigue ser mejor que el libro -algo que rara vez ocurre-.

    Personalmente sobre otros titulos mencionados, Bride Wars me entretuvo, pero podria haber tenido mas desarrollo la amistad de ambas protagonistas, mucho más profundidad en algunos aspectos, pero ya la vi y me siento pagado este año con haber visto a Hudson y Hattaway juntas, ojala se animen y hagan algo de nuevo -si la Hudson repite con McConaughey ¿Por qué no con la Hathaway?-.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s