el tata volador

En su más tierna infancia, el solitario niño Carl Fredricksen vivía pendiente de las aventuras del explorador Charles Muntz, y es asi como conoce a otra niña de su edad, Ellie, más impulsiva, con quien compartirá algo más que el deseo de aventura.

Setenta años después, Carl sigue siendo un solitario, pero las demás cosas han cambiado: su mujer Ellie ha fallecido hace no mucho, su antiguo barrio ha dado paso a enormes proyectos inmobiliarios y su quehacer diario se reduce a sentarse en el sillón de su jardín a ver como lo que conocía ya no existe. De repente recibe visitas ocasionales como la de Russell, un hiperkinetico y gordo boyscout que habla sin parar y que necesita una última medalla para ser ascendido en el escalafón de su patrulla.

up_pixar

Cansado de vivir de recuerdos que no volverán, de las presiones de las constructoras para abandonar su casa, y de recibir correspondencia de casas de retiro, Carl decide cumplir el sueño de su difunta esposa, amarra miles de globos a helio que solía vender en parques a la base de su antigua casa, convirtiendo esta en un muy original dirigible, y fija rumbo a Cataratas del Paraíso, en pleno Amazonas. Cuando ya ha recorrido un trecho considerable, descubre un inesperado polizón en Russell, quien estaba en la entrada de la casa al iniciarse la travesía…

Tercer año seguido que un filme Pixar se anota entre lo mejor del año, y no creo que sea casualidad. Y al igual que con Ratatouille y Wall-E, Up tiene toda la emotividad, inteligencia, simpatía carentes en la gran mayoría de producciones hollywoodenses (y de otras latitudes también) de la actualidad.

Y eso que parte de una premisa difícil para un público familiar, malacostumbrado a historias simples de niños con mascotas simpáticas o teenagers bailarines: un anciano solitario y parco (Carl bien podría ser un clon animado del Walt Kowalski de Gran Torino, que casualidad, otra de las grandes películas de esta temporada) en compañía de un mocoso tan abandonado como él. Esta premisa sólo podría desembocar de dos formas: en un melodrama cebollero de aquellos que proliferan en la programación del Hallmark Channel…o en una muy buena historia si se sabe contar.

up04_Carl-Ellie

Y en Pixar, ignoro como lo hacen (y como a los magos no se les pide que revelen sus trucos para no perder el chiste, tampoco quiero que me lo digan), pero consiguen narrar esta historia en la suya: creando personajes que tengan una fuerte llegada con el espectador, mayor o menor de edad, de modo que el observador sea capaz de sentir la historia que está viendo como la suya propia. No exagero si digo que vi adultos visiblemente emocionados durante y a la salida de la película. Ese tipo de emoción que no se deja ver muy seguido en el cine actual. La delicadeza y cariño puesta al servicio de un buen guión, de una buena historia y de personajes entrañables (el que siga creyendo que Roberto Benigni en La vida es bella y sus posteriores autoplagios es un personaje entrañable, tírese a un río) transmite una genuina sensación de estar frente a una epopeya única y grandiosa.

Altamente recomendable, podría decirse que la frase de Buzz Lightyear, el juguete astronauta de Toy Story, filme que puso a Pixar en el mapa, refleja mejor que cualquier otra cosa el principio que mueve a este estudio: Al infinito y más allá. Y tras ver filmes como Up uno solo puede estar de acuerdo con él.

****

UP (Una Aventura de Altura)

Director y guionista:Pete Docter, Bob Peterson.

Voces en inglés de Ed Asner(Carl); Christopher Plummer(Charles Muntz);Jordan Nagai(Russell)

Animación

2009

UPpix

A propósito de Buzz Lightyear, antes del filme aparece el primer teaser trailer de Toy Story 3, para el año próximo. The Toys are Back in Town. Great!

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

(de aqui en más, aplico el viejo sistema de calificación en estrellas, mínimo 1 (*) maximo 5 (*****) razones prácticas, nada más)