será justicia

Ustedes saben, muchas veces simplemente estamos perdidos. Decimos “Por favor, Dios, dinos lo que es correcto, cual es la verdad” Y sucece que no hay justicia: el rico gana, el pobre es débi. Nos cansamos de escuchar mentiras, hasta que después finalmente morimos..un poco. Llegamos a creer que somos víctimas. Y nos volvemos víctimas. Nos quebramos. Dudamos de nosotros mismos, de nuestras creencias, de nuestras instituciones…y de la ley. Pero hoy, el jurado es la ley. USTEDES SON LA LEY, no un libro, no los abogados, no una estatua de marfil, o los lienzos. Esos solo son símbolos de un deseo de justicia. Ellos son…de hecho, una esperanza, una ferviente esperanza. En la religión uno dice “Actúa como si tuvieras fe…y la fe te llegará” Si…si nosotros tenemos fe en la justicia, sólo necesitamos creer en nosotros mismos. Y actuaremos en justicia. Y yo creo en la justicia de nuestros corazones.

the_verdict_dvd20-20poster

Paul Newman, en el rol del abogado Frank Galvin, en el filme Veredicto (Sidney Pollack,1982) haciendo su presentación final ante un jurado, donde defiende a una mujer víctima de una negligencia médica sufrida en un importante hospital.

A propósito de nada, sólo de que el otró día volví a ver esta película.
Gran película. Grán párrafo. Gran Paul.

un fracaso condenado al éxito

Dragon Ball debe ser, después de Watchmen la obra de ficción más infilmable de la historia. No tanto por su complejidad artística, como en el caso de la obra de Alan Moore, sino porque cualquier adaptación nunca iba a dejar conforme a todos los fanáticos. Hubo, de hecho, una adaptación cinematográfica de DB a mediados de los ’90, hecha en Japon y con un nivel técnico lamentable, pero que igual tenía su chiste. Hubo fans, siempre los hay, que reclamaron, pero eso fue un pelo de la cola al lado de la tendalada que tiene el inminente estreno de Dragon Ball Evolution.
Publicada desde mediados de los ’80, y creada por el dibujante Akira Toriyama, DB es uno de los productos culturales e íconos pop más importantes para el Japón. Convertida en un éxito de ventas desde sus inicios, el éxito del manga, y sus adaptaciones a animé y OVA se convirtieron en best sellers a nivel internacional. Tanto ha sido el dinero ingresado al país del sol naciente por concepto de regalías derivadas de DB y sus secuenlas Dragon Ball Z Y Dragon Ball GT que a Toriyama se le ha otorgado un trato preferencial casi tan importante como el que se le da al emperador Akihito.goku-kid017

 

Con esa cantidad de lectores y fans alrededor de todo el mundo, la realización de una versión live action era, más que un deseo, una obligación.

El problema viene en como cumplir esa obligación tratando de dejar contento a todo el mundo (aunque por cierto, tratar de agradar a todo el mundo, a veces es la primera receta del fracaso). Zack Snyder hizo lo que pudo con Watchmen y realizó una lectura que, sumando y restando, ha sido positivamente evaluada. No puede decirse lo mismo de DB Evolution, incluso sin estrenarse aún y solo con los adelantos que se han subido a la web (como va la cosa podemos armar ya toda la película en base a trailers, spots y teasers).

Porque claro, una adaptación de cualquier obra no cinematográfica (literaria, musical u otra) en ningun caso tiene que ser una copia fiel de su matriz. Le resultó quizás a Rodriguez y Miller con Sin City, pero esa es la excepción. Lo normal es que el traspaso de comic a cine no sea literal, lo que puede ser muy bueno (Batman Inicia) o traer consecuencias funestas (The Spirit convertido en SinCity 2).

Pero ¿es necesario cambiar TANTO un argumento?

Conocemos la historia de DB: En un planeta tierra algo fantástico, donde hay animales que hablan y coexisten con las personas, vive como ermitaño un niño llamado Goku quien, pese a su corta edad y tamaño, goza de una fuerza increible y una gran agilidad, aunque su cerebro es como una hoja en blanco. Además, tiene una cola. Cierto día, una aventurera llamada Bulma, lo convence de unirse en su búsqueda de las llamadas Esferas del Dragón, siete tesoros que al unirse permiten invocar a un dragón mágico capaz de cumplir cualquier deseo. Y Goku tiene una de ellas. En su camino, conoce a un excéntrico maestro de artes marciales, y viejo verde, Mutenroshi, a un ladronzuelo llamado Yamcha, y una infinidad de amigos y enemigos.

Según DBE, la cosa es distinta: Goku (Justin Chatwin) es un adolescente, va a un highschool gringo, usa un peinado emo(no chascón como el original) y es bueno para los combos. Y no tiene cola. Bulma también busca las esferas de dragón, Mutenroshi (Chow Yun Fat) es su maestro de artes marciales -pero ya no un viejo pícaro- y su enemigo es Lord Piccolo (un personaje que sólo aparece hacia el final de DB, que aqui lo hace ¡al principio! No hay animales parlantes, la Tierra no es un continente sin nombre ni atemporal, y muchos elementos fantásticos de la serie original desaparecen.

dragon-ball-z-evolution

La nominación de Stephen Chow (Shaolin Soccer) en la dirección aseguraba por lo menos el factor humor que era esencial en el animé. Sin embargo, quedó claro que como director pesa menos que un wantan, y se nota, a kilómetros, que los que tomaron las decisiones fueron los productores, quedando Chow relegado a decir si, señor. No es que si Chow hubiese tenido más control sobre la historia la cosa hubiera mejorado, en todo caso.
Las discusiones aumentan conforme se acerca el estreno de la película, y las reacciones van desde simples posteos con insultos hasta amenazas que dejarían a Osama Bin Laden como un niño problema de básica, pasando por quienes desde ya han dicho que no verían la película o a lo más, la bajarían de internet, lo que me parece la actitud más sensata, en todo caso. Lo peor de todo esto es que la película será, de todas formas, un éxito de taquilla, y alimentada por estas discusiones, lo único que se logra es aumentar el morbo y, en consecuencia, hará más taquillera la producción que, a más de algún aparecido, le parecerá la mejor pelicula de todos los tiempos.
fjretamalt@gmail.com

fretamalt@hotmail.com