Entre nadie y ninguno

De seguro a usted el nombre de Mario Girotti no le dice nada. Si le digo que fue un popular actor de spaghetti western italiano, puede que le suene, pero ni tanto. Si le menciono que fue parte de un memorable duo dedicado a las comedias de acción de los setentas, el recuerdo será algo más claro…ahora, si le digo que su nombre artístico fue Terence Hill, lo más probable es que usted se ponga de pie, se emocione, traiga a su mente muy buenos recuerdos y corra al videoclub más cercano en busca de sus recordadas comedias junto al también italiano Bud Spencer.

untitled

Terence Hill, actualmente dedicado a protagonizar y producir series para la tv peninsular, y que se inició en pequeños papeles de cine antes de los 15 años, dejó una marca indeleble en el inconsciente colectivo cuando se une a Carlo Pedersoli, a.k.a. Bud Spencer y comienzan a protagonizar una serie de comedias de acción, primero en España e Italia y luego en Estados Unidos, aunque siempre con colaboradores italianos o ítaloamericanos, como su habitual director Sergio Corbucci y las canciones del dúo Oliver Onions, integrado por los hermanos Guido & Maurizio De Angelis. Estas colaboraciones partieron en los ’60, cuando estaba en pleno apogeo el spaghetti western, ya saben, películas de vaqueros rodadas mayormente en suelo italiano o español, que llegaron a constituirse en un estilo propio, desmarcándose del western americano tradicional, que tuvo su punto más alto con El Bueno, El Malo y El Feo (Sergio Leone, 1964). Nombres como Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Gian Maria Volonte, Eli Wallach, Klaus Maria Brandauer, Franco Nero, Giuliano Gemma se hicieron habituales en las carteleras, con Hill y Spencer entre todos ellos, por filmes como Le llaman Trinity, Dios perdona, yo no y otros semejantes.

Lo que resulta difícil de creer (hay poco registro a este lado del mundo de ello) fue que Terence Hill comenzó su carrera en filmes épicos, históricos y dramas, y con los años se fue dando cuenta que se le daban más los papeles graciosos y las escenas de acción. Asi, llegamos a 1973, cuando protagoniza un filme, que sin la grandeza de un Bueno-Malo-Feo, no obstante Sergio Leone haber sido su productor: Mi Nombre es Nadie (My name is nobody a.k.a. Il mio nome e’ Nessuno), junto a Henry Fonda.

mynameisnobodyfront

La historia transcurre a fines del siglo XIX y trata los últimos días en América del legendario pistolero Jack Beauregard(Fonda), conocido por su rapidez y precisión a la hora de desenfundar, quien ha decidido partir a Europa y retirarse de una vida dedicada a los balazos. Para viajar, pasa sus últimos días buscando a un tal Nevada Kid, otro pistolero con quien mantiene una vieja deuda.

Hay quienes piensan que nadie podrá igualar la eficiencia de Beauregard con la pistola. Y es así literalmente, pues ha comenzado a hacerse notar un joven pistolero, que se hace llamar, precisamente, Nadie (Terence Hill), un vago sin oficio ni beneficio, cuya imaginación es tan o más ágil que su revólver, cuyo modelo a seguir es el propio Bearuegard. Cierto día, al llegar a un pueblo, un pequeño empresario minero, que tuvo en el pasado tratos con Beauregard contrata a “Nadie” para que ejecute al mítico pistolero…

Símbolo de la última época del spaghetti western, y del cine de vaqueros en general antes que cayera en un prolongado letargo, Mi nombre…fue el empujón necesario para que Terence Hill se diera el salto a los EEUU con su compadre Bud Spencer y protagonizara un puñado de filmes que, con todos los defectos que pudiesen tener, se convirtieron en uno de los grandes hitos de la cultura pop.

2583

fjretamalt@gmail.com fretamalt@hotmail.com