Hay algo allá afuera

En una cualquiera noche de mayo, un grupo de amigos neoyorkinos se reúnen en el departamento de uno de ellos, Rob(Michael Stahl-David) en Manhattan, para sorprenderlo con una fiesta en su honor, pues al día siguiente éste parte a Tokio durante un largo viaje de negocios, celebración que es registrada en video por su amigo Hud(T.J.MIller),quien sin querer borra el video de un viaje de Rob y su novia de entonces, Beth(Odette Yuntsman) a Coney Island. Precisamente durante la fiesta los invitados presencian una discusión de la pareja, que ese día pasaba por un mal momento. Luego de la discusión, mientras Hud y Rob conversan del tema en la terraza, observan como las luces de la ciudad se apagan. Un gran temblor sacude a la ciudad, desatándose el pánico entre la multitud. Rob y sus invitados bajan a las calles donde cunde el terror, mientras se produce una seguidilla de temblores seguidos del horrible aullido de un reptil gigantesco reptil…

La premisa no es nueva: un monstruo de proporciones gigantescas destruyendo alguna gran capital de alguna superpotencia(son selectivos los monos éstos, nunca se ha sabido de una lagartija gigante destruyendo Santiago, Calcuta o Johannesburgo)…esto viene desde mediados del siglo XX cuando Japón, presa de la psicosis postnuclear, cimentó las bases de su ciencia-ficción en lo que se llamó el cine-kaiju, es decir, Godzilla, Montra, King Kong y todos esos esperpentos que destruían un edificio sólo con estornudar. Y como todo buen éxito del cine ajeno, Hollywood también tarde o temprano agarró papa.

Lo que diferencia a este proyecto, producido por el actual prodigio del entertainment americano, J.J. Abrahams(Lost, Alias)es que en vez de enfocarse en el pequeño puñado de valientes aventureros, soldados, científicos o pierdeteunas que luchan por acabar con la amenaza, sino que en los ciudadanos comunes y corrientes que deben escapar de ella. El recurso de cámara subjetiva empleado, dado que toda la historia se narra a través de la filmación que hace Hud, ayuda para transmitir la sensación de acoso sufrida por los protagonistas. Imagina que vas pasando por la calle y de pronto una muchedumbre corre aterrada, y ves una cola de gusano gigante moverse por ahi y providencialmente te salvas de que la cabeza de la Estatua de la Libertad te aplaste. Y toda la desesperación de saber que da lo mismo donde o cuanto corras, si no será más que retrasar lo inevitable. Y más encima en ningun minuto se ve con claridad qué se supone que es lo que nos está persiguiendo, qué busca, qué forma tiene o si es el único o hay más.

Sin ser ninguna maravilla ni querer cambiar la historia del cine, lo cierto es que con pocas pretensiones (no hay ningun actor conocido en el casting, de hecho) Cloverfield levanta bastante al género del terror, bastante venido a menos con sagas interminables y repetidas como Saw (creo que ya viene la Saw 5…y con qué ropa!?) y además, ayuda a pasar un muy buen rato y elevar la tensión. Muy en la línea de las películas de catástrofes que reinaron durante parte de los 70 donde el mundo, y el espectador, quedaban como la mona.

3,5/5

CLOVERFIELD

Director: Matt Reeves

Protagonistas: Michael Stahl-David; T.J. Miller; Odette Yunstman; Jessica Lucas; MNike Vogel

Terror

2008

fjretamalt@gmail.com    fretamalt@hotmail.com